martes, mayo 21, 2024

Crítica de ‘Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones‘: La mejor adaptación posible del juego

Las críticas de Óscar M.:
Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones

En Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones, un ladrón encantador y una banda de aventureros increíbles emprenden un atraco épico para recuperar una reliquia perdida, pero las cosas salen rematadamente mal cuando se topan con las personas equivocadas.

La adaptación del legendario juego de rol (publicado por primera vez en 1974) a la pantalla grande está dirigida por Dave Arneson y John Francis Daley, y cuenta con un reparto de lujo: Chris Pine, Michelle Rodriguez, Regé-Jean Page, Justice Smith, Hugh Grant, Sophia Lillis, Chloe Coleman, Jason Wong, Daisy Head y Sophia Eleni. La película se estrena en cines el 31 de marzo de 2023 de la mano de Paramount Pictures.

Un juego complejo de adaptar

Nunca ha sido fácil realizar una adaptación cinematográfica de «Dragones y Mazmorras» que represente fielmente en qué consiste una partida de rol, principalmente por la base de conocimientos previos que hay que tener sobre el juego, el miedo infundado que existía en la sociedad cuando se creó y la dificultad de plasmar en pantalla la complejidad que implica. Niveles, capacidades, mundos imaginarios y seres extraños que sólo existen en la imaginación del grupo de jugadores que, posteriormente, se fueron apoyando en ilustraciones, tableros y figuras.

Podría considerarse a El umbral del juego (Mazes and monsters se hizo en 1982 con un jovencísimo e inexperto Tom Hanks) como la primera adaptación para televisión del juego «Dungeons and Dragons», basándose la película en un libro del mismo nombre donde se asustaba a la población sobre las posibles consecuencias de que se explotara la fantasía y la imaginación de los participantes en un juego de rol.

En 1983, sólo un año después, llegó la magnífica e infravalorada serie de animación Dragones y mazmorras (o Calabozos y dragones según su traducción latina) que nos hizo enamorarnos de un mundo fantástico, lleno de seres extraños y unos poderes otorgados por El Amo del calabozo. La serie también sufrió la persecución y la censura, y su cancelación después de tres temporadas nos dejó sin un final digno para una serie que sigue teniendo repercusión e influencia en el cine y la televisión cuarenta años después (El corredor del laberinto es, básicamente, el guión del primer episodio de la segunda temporada, llamado «La niña que soñaba el futuro», e Inmortals usó el arco de fuego que sale en la serie).

Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones

Las adaptaciones de las que nadie se quiere acordar

La llegada de El señor de los anillos a los cines puso patas arriba el mundo del cine y de las adaptaciones de libros a la gran pantalla, pero también sirvió para que en el año 2000 sufriéramos Dungeons and dragons, una aborrecible adaptación del juego donde se mezclaban personajes de La amenaza fantasma (el personaje de Thora Birch acababa de salir del Episodio I de la segunda trilogía de La guerra de las galaxias) con una trama similar a la de la obra de Tolkien, efectos especiales muy chuscos, chistes que daban vergüenza ajena y un pasadísimo Jeremy Irons.

La productora New Line Cinema se desentendió y los actores salieron bastante afectados de semejante despropósito, pero Zinc Entertainment Inc. se permitió el lujo de producir una secuela en 2005 e, incluso, una tercera parte en 2012 (estrenadas en televisión en EEUU y en vídeo para el resto del planeta), y con este historial no hacía presagiar que una nueva versión en cines consiguiera el aprobado.

Pero, al igual que El señor de los anillos sirvió de trampolín para la adaptación del 2000 y, al mismo tiempo, puso el listón muy alto para otras películas medievales, veintitrés años después hemos tenido la suerte de vivir el éxito de la serie Juego de tronos, la cual ha permitido que el público general tenga otro concepto y otra predisposición, al mismo tiempo que ha allanado el camino para la producción de Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones.

Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones

El mejor guión con la mejor dirección

Los directores John Francis Daley y Jonathan Goldstein venían de Vacaciones (la recuela de la saga Las vacaciones de una familia americana) y Noche de juegos, dos divertidas comedias que habían conseguido cierto favor del público. Esa experiencia cómica queda plasmada en el guión (en el que han trabajado junto al desconocido Michael Gilio) y en una dirección rápida, ágil y que mantiene al espectador alerta y concentrado en las dos horas de duración.

No hubieran conseguido que esta sea la mejor adaptación al cine posible del juego sin un reparto que encajase perfectamente con sus personajes: a pesar de que Chris Pine es el líder del equipo y el centro de la historia, Michelle Rodriguez roba físicamente cada escena en la que aparece (demostrando lo muchísimo que se ha divertido durante el rodaje), Justice Smith ofrece una interpretación muy acorde y alejada de Genera+ion y Regé-Jean Page viene a subir la temperatura de la audiencia.

Mención aparte merece Hugh Grant, quien, aún con la sombra del histrionismo de Irons sobre la cabeza, consigue ofrecer un personaje a medio camino entre el villano y el pardillo de la adaptación. Su interpretación más contenida era justo lo que la película necesitaba para permitir que Daisy Head se desplegara magistralmente como la malvada enemiga del grupo.

Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones

Una adaptación equilibrada para cubrir sus errores

Los defectos de Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones están tan bien equilibrados con el resto de elementos que la complementan como el propio nombre de la película, esa incomprensible e incoherente mezcla de inglés y castellano chirría como ya pasaba en Capitán América: Civil War o los títulos de las secuelas de La purga.

Sus imposibles de recordar e incontables nombres de personajes, razas, ubicaciones y artilugios se compensan con un generalizado aire desenfadado, unos efectos especiales espectaculares o unos personajes carismáticos (incluso los secundarios), al igual que la duración, que sobrepasa peligrosamente las dos horas, se equilibra con un sinfín de referencias, un ritmo constante y vibrante de aventuras (literalmente, la bajada a los infiernos o el laberinto final) y unos golpes cómicos que mantienen el interés del público (la escena del cementerio es hilarante, como se preveía desde el planteamiento).

Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones ha abierto, por fin, la puerta a posibles y dignas adaptaciones del juego de rol o de la serie de televisión al cine. Su estilo a medio camino entre una película de aventuras con un trasfondo serio recupera la esencia de las películas de los años ochenta y permite que ese universo pueda expandirse sin límites porque, una vez que entras, como dijo Venger, no hay escapatoria del Reino de Dragones y mazmorras.


¿Qué te ha parecido la película Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones?

Dungeons & Dragons: Honor entre ladrones

9

Puntuación

9.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES