miércoles, mayo 22, 2024

Teatro | Crítica de ‘Dolores y Esperanza‘: Intensidad y desgarro

Las críticas teatrales de Laura Zurita:
Dolores y Esperanza 

En Dolores y Esperanza, dos jóvenes de larga trayectoria, nos invitan a ver a través de sus ojos la realidad, su mundo y sus vivencias. Nos introducen dentro del sombrío mundo de la prostitución y todo lo que ello conlleva. Al mismo tiempo, asistimos a una hermosa hermandad donde la complicidad y la risa entre mujeres nos descubren situaciones cómicas y tiernas.

Veremos los orígenes de Dolores y su historia hasta nuestros días, pero no veremos esto mismo en Esperanza, quizá porque la esperanza, como tal, es un misterio. No sabemos de dónde viene, pero siempre está. Ya no son Dolores y Esperanza, somos todas “porque somos noticia en todos lados, pero nadie nos escucha”.

Dolores y Esperanza es una obra de la compañía Enredadera. Está dirigida por Laura Balo y Beatriz Rivas, y escrita por Sara Perogil y Laura Balo, que son también las actrices en la obra. Se representa en El Umbral de Primavera todos los sábados de febrero y el 25 de marzo.

Los dolores y la esperanza de las muñecas rotas

Dolores y esperanza son unos nombres enormemente significativos. A Dolores le duelen el cuerpo y el alma que el personaje tiene, tanto los internos como los físicos. En contraste, Esperanza alberga ese sentimiento que casi no se atreve a nombrar, pero que brilla al menos parcialmente sobre su vida al final de la obra

La casa en la que habitan es modesta y oscura. Muñecas desvencijadas y rotas son el único tesoro de nuestras protagonistas, como una metáfora transparente de nuestras protagonistas. Los juguetes rotos no sirven ya de mucho, y nadie se preocupa ni se siente culpable al tirarlos a la basura.

Dolores y Esperanza son dos mujeres jóvenes que se ganan la vida, a trancas y barrancas, con la prostitución. Por precios irrisorios ponen su vida y su integridad en peligro ofreciendo servicios sexuales a desconocidos.  Varias veces las vemos ofreciéndose a paseantes casuales. Nada de glamour o relumbrón, citas exquisitas ni hoteles de lujo. Nada de dinero fácil, sino que, parafraseando a Donna Summer «They work hard for their money», trabajan duro por sus escasas ganancias. Se ofrecen de manera muy poco sutil a paseantes al azar, y bailan de manera dolorosamente torpe y explícita. Duele ver el mismo baile un poco más tarde, por parte de Dolores después de una paliza, momento en el que ella misma es una muñeca rota.

La voz de las sin voz

La obra no es explícita en lo que se ve, pero lo que se imagina, se insinúa y se disimula es sórdido y desagradable. Por sus palabras y sus actos adivinamos tristes historias de pobreza y rechazo, de familias desestructuradas o ausentes, vidas que las han dejado solas ante su destino, un destino que no parece que hayan elegido, sino al que se sienten abocadas.

En un momento muy revelador, oímos distintas voces que nos hablan de la prostitución como problema, como proyecto, como noticia. Se dan cuenta entonces, y nos hacen darnos cuenta, de que todo el mundo habla sobre estas personas, pero muy pocas veces se les pregunta y se les da voz, sin representaciones ni mediaciones.

Intensidad y desgarro

Las actrices de Dolores y Esperanza actúan con intensidad y desgarro, se percibe que sienten un deseo urgente de comunicar un mensaje. Esa urgencia se transmite de manera inmediata al espectador, y crea una atmósfera muy especial en la sala. Sería bueno, eso sí, que se puliera un poco la técnica vocal, de manera que el texto se comunicara de forma más clara, sin perder con ellos naturalidad.

La obra es una contribución dramática al debate tan actual sobre la despenalización de la prostitución y la normalización de las condiciones de trabajo de las personas que se dedican a este oficio. Una contribución que no es unívoca porque por una parte se comprende el deseo de hacer la vida de estas personas más segura, pero por otra parte produce rechazo la evidente cosificación de las prostitutas y la alineación que es producto de esta. Salimos del teatro conmovidos y, quizás, habiendo aprendido y reflexionado un poco sobre una cuestión tan controvertida y difícil.


¿Qué te ha parecido la obra Dolores y Esperanza?

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Prime Video publica el tráiler y el póster de ‘Mi Lady Jane’

Prime Video ha desvelado el tráiler oficial de Mi Lady Jane, la nueva serie de fantasía romántica de capa y espada ambientada en un...