Crítica de ‘Me llamo Venganza‘: Siguiendo el manual del género

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Me llamo Venganza

Cuando unos enemigos del pasado asesinan a su esposa y a su cuñado, un antiguo sicario de la mafia y su hija escapan a Milán para planear su venganza. Me llamo Venganza es una película trepidante de acción, supervivencia y venganza ambientada en el norte de Italia. Escrita y dirigida por Cosimo Gomez y protagonizada por Alessandro Gassmann (Transporter 2), Ginevra Francesconi (Regina) y Remo Girone (Le Mans ’66), completan el reparto Alessio Praticó, Francesco Villano, Gabriele Falsetta, Marcello Mazzarella, Mauro Lamanna, Sinja Dieks y Luca Zamperoni. La película se estrena el 30 de noviembre de 2022 en Netflix.

La familia es la familia

Me llamo Venganza no esconde sus intenciones de mostrarnos todos los clichés italianos, desde la pasta al caos del tráfico pasando por la mafia. No hay nada malo en introducir en la historia detalles que conocemos de otras películas, no siendo necesariamente un punto en su contra, especialmente cuando estos clichés se introducen en una historia de venganza en la que, claramente, son necesarios.

En Me llamo Venganza, Sofia es una adolescente tranquila que se pasa la vida jugando al hockey, deporte en el que es toda una campeona, y haciendo prácticas de conducción en todoterreno. Hasta que, desobedeciendo a Santo, su padre, le saca una foto sin que él lo sepa y la publica en su cuenta de Instagram. Esa publicación cambia sus vidas para siempre. Dos criminales siguen el rastro informático, irrumpen en su casa y matan a la madre y al tío de Sofia de forma brutal, lo que da lugar a un ajuste de cuentas que lleva veinte años gestándose.

Sofia descubrirá que siempre le han ocultado la verdad y que Santo oculta un turbio pasado como miembro de la ‘Ndrangheta, la mafia calabresa. A pesar de sus dudas, Sofia se entregará a ese legado de furia y violencia y se aliará con su padre en busca de una venganza despiadada.

Siguiendo el manual del género

Cosimo Gomez, que dirige pero también escribe junto a Sandrone Dazieri y Andrea Nobile, logra una dirección dinámica y con gran sentido del ritmo, capaz de alternar escenas repletas de emoción con otras que deben sostenerse a base de diálogos entre padre e hija, y es que esta película de acción repleta de cruda violencia tiene también tiempo para momentos reflexivos.

Las escenas de acción están bien rodadas, pero por desgracia la credibilidad deja mucho que desear, lo que tampoco es un impedimento si tan sólo se quiere disfrutar de una remesa de escenas violentas como mero vehículo de entretenimiento al estilo de las películas de los 90 donde la trama, en ocasiones, era lo de menos. En vez de mostrarnos el paso a la mayoría de edad de Sofía, que podría haber aportado algo adicional a la historia, la película prefiere centrarse en su objetivo de seguir estrictamente lo que se espera de una película de este género, por lo que no busca sorprendernos ni lograr nada memorable, quedando tan sólo como una producción de acción «familiar» con algún que otro toque de humor que no empaña la violencia.

Como si de una versión italiana de Liam Neeson se tratara, Alessandro Gassmann se mete en la piel de un padre que debe comenzar una auténtica batalla campal con motivo de una venganza tras el asesinato de su esposa. Junto a él debe llevar a su hija Sofía, a quien intenta entrenar para que deje de ser una especie de damisela en apuros a quien el padre tiene que proteger, lo que a poco que hayamos visto algunas películas, sabemos que acabará pasando de una adolescente común y corriente a una joven capacitada para ayudar a su padre en su particular vendetta. Aquí radica el punto fuerte de la película, pues el reparto está sabiamente elegido, empezando por Gassmann como protagonista violento y sin emociones, una combinación perfecta de vengador justiciero a lo Nesson con un toque de Bardem, estando perfectamente acompañado por la joven Ginevra Francesconi, quien resuelta una grata sorpresa en su rol de adolescente rebelde capaz de madurar en un mundo violento, y pudiendo lograr su propia y futura secuela. La elegancia de Remo Girone resulta ideal para el papel de Don Angelo, dispuesto a arriesgar su imperio para vengar la muerte de su hijo acaecida veinte años antes, demostrando que la venganza es el motor de las acciones de todos los personajes.

Me llamo Venganza es un thriller de acción repleto de violencia cruda que cumple con los mínimos que se exigen a una película de este género, sin una historia elaborada ni unos personajes bien desarrollados, pero rellena el catálogo de Netflix con algo más que películas navideñas en estas fechas.


¿Qué te ha parecido la película Me llamo Venganza?

Me llamo Venganza

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: