Crítica de ‘La villa del amor‘: El romance tras la guerra de los Rose – Netflix

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
La villa del amor

El viaje de ensueño de Julie a Verona parece torcerse cuando descubre que la villa que ha alquilado ya está ocupada por un (fastidiosamente) atractivo desconocido. Kat Graham y Tom Hopper (The Umbrella Academy) se conocen y la lían parda en La villa del amor, una desenfadada comedia romántica dirigida por Mark Steven Johnson y cuyo reparto completan Laura Hopper, Raymond Ablack, Sean Amsing, Emilio Solfrizzi y Stefano Skalkotos. La película se estrena en Netflix el 1 de septiembre de 2022.

Un director abierto a cualquier género

Aquellos que lleguen a La villa del amor por su director Mark Steven Johnson puede que acaben algo sorprendidos, pues este director de cine, guionista y productor estadounidense es conocido por escribir y dirigir las películas de Marvel Daredevil y Ghost Rider: El motorista fantasma, aunque no sólo había estado implicado previamente en producciones de superhéroes, pues también es el guionista de clásicos de la comedia como Dos viejos gruñones y su secuela Discordias a la carta. No obstante, antes de escribir, dirigir y producir La villa del amor para Netflix ya había realizado comedias románticas como En la boda de mi hermana o Amor garantizado, por lo que es un género que también ha trabajado.

En esta nueva y desenfadada comedia romántica, después de una ruptura sentimental, una joven (Kat Graham) viaja a la romántica ciudad de Verona (Italia) y se encuentra con que la casa que alquiló recibió dos reservas simultáneas. Ahora, tendrá que compartir sus vacaciones con un británico (Tom Hopper) muy cínico, pero también muy atractivo.

Un romance clásico que inspira a cualquiera

Antes de llegar a nuestras vidas las series y películas románticas, durante años la historia romántica por excelencia fue el romance de Romeo y Julieta, y es esa obra de William Shakespeare la que inspira románticamente a la protagonista de La villa del amor, una obra a la que se hace referencia en múltiples ocasiones y anima a seguir sus pasos en el viaje que realiza la protagonista a Verona.

Como no podría ser de otra forma, la película no oculta nada, ni se guarda cartas bajo la manga, pues pronto sabremos quién será el motivo de la aceleración de las pulsaciones de Julie en Verona, cuando se encuentra por primera vez con Charlie y en inicio no se llevan nada bien, un recurso más que típico de este género. ¿Dos personas atractivas enfrentadas de inicio y que deben compartir una casa a regañadientes? No hace falta ser guionista para saber lo que sucederá.

La villa del amor intenta arrancar su historia romántica un poco más tarde de lo habitual, pues de inicio lo que nos ofrece es una comedia centrada en cómo dos personas completamente diferentes comparten casa y se ponen de los nervios. Lo que podría haber sido una buena comedia sobre personas enfrentadas al más puro estilo de La guerra de los Rose, deriva en lo que todos esperamos en su segunda mitad, que no es otra cosa que el romance que augura el título de la película con una narrativa genérica de una mujer románticamente desafortunada y que parece desesperada por encontrar su verdadero amor. Oportunidad perdida de nuevo al acabar siendo una película que carece de cierta originalidad y escasea de frescura en su predecible trama, con personajes sin profundidad y mucha superficialidad.

Los polos opuestos se atraen

Kat Graham y Tom Hopper saben muy bien en la película que se encuentran, y por tanto defienden sus personajes al saber de sobra cómo deben interpretarlos para funcionar en una comedia romántica, resultando una interpretación satisfactoria al menos en la primera parte como dos personas muy opuestas, siendo ella la que adora el romanticismo mientras que él es alguien muy escéptico hacia el amor y bastante cínico. Ella viaja por turismo y él por trabajo, por lo que tampoco tendrían motivos para compartir excesivo tiempo juntos.

Entre ambos tenemos buenas escenas cuando estamos ante una versión actualizada de La guerra de los Rose, pero el director y guionista opta por dar un giro radical a la película a la mitad de la misma, claramente para acabar llevándola hacia el género que tanto adora Netflix para las sobremesas de los fines de semana, y aunque estaba claro que los polos opuestos se atraen, podrían haberse esmerado algo en desmarcarse un poco más de este género y sus clichés, pues acaba siguiendo a rajatabla las reglas de una comedia romántica.

La escasez de química entre los protagonista no ayuda en nada a la película, y sabíamos de sobra que el giro romántico llegaría, pero algo más de tiempo para desarrollar el cambio de sentimientos en los protagonistas hubiera permitido dar más verosimilitud a los acontecimientos y sus emociones, aunque ya es suficientemente larga como para pedir que añadan más minutos. Casi 2 horas son muchos minutos para una comedia romántica tan predecible y que solo entretiene durante los enfrentamientos previos a su cambio de sentimientos.

La villa del amor es otra comedia romántica que Netflix produce para rellenar su catálogo y satisfacer a quienes adoran una película de sobremesa amena y desenfadada a la que no podemos pedir que aporte demasiado. Lástima que su primera mitad funcione tan bien cuando se aleja de los clichés, pero que acabe siendo tan predecible y superficial.


¿Qué te ha parecido la película La villa del amor?

La villa del amor

5.5

Puntuación

5.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: