Crítica de ’Persuasión’: Versión ingeniosa y contemporánea de la novela de Jane Austen

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Persuasión

Ocho años después de que la persuadiesen para rechazarlo, Anne Elliot se reencuentra con su apuesto y humilde pretendiente. ¿Sabrá aprovechar esta segunda oportunidad? Persuasión es una versión ingeniosa de la novela de Jane Austen, dirigida por Carrie Cracknell, con Dakota Johnson, Cosmo Jarvis, Henry Golding y Richard E. Grant. Completan el reparto Nikki Amuka-Bird y Mia McKenna-Bruce. La película se estrena Netflix el 15 de julio de 2022.

Jane Austen da para mucho y capta espectadores

Con las adaptaciones cinematográficas de las novelas de Jane Austen podemos apreciar una amplia variedad de resultados, pues durante mucho tiempo nos hemos acostumbrado a ver fieles adaptaciones de la mano de la cadena de televisión británica BBC, pero en los últimos años se ha optado por un enfoque más libre, como la moderna Emma, de Autumn de Wilde. Así, Persuasión podríamos encajarla más en esta segunda opción, pues la directora de teatro británica Carrie Cracknell se toma algunas libertades.

Por si no fuera suficiente reclamo provenir de una novela de Austen, Netflix ha puesto al frente del reparto a Dakota Johnson, una actriz que no solo atrae a la audiencia sino que ha conseguido con el paso del tiempo convertirse en una actriz de calidad por méritos propios y enriquece esta historia, que a pesar de desarrollarse a principios del siglo XIX, notamos claramente muchos «añadidos» excesivamente actuales tanto en el comportamiento de las mujeres como en las relaciones amorosas.

En Persuasión, Anne Elliot, una mujer inconformista, sensible y moderna, vive con su estirada familia, que está al borde de la bancarrota. Cuando Frederick Wentworth —el apuesto pretendiente al que dejó escapar— vuelve a irrumpir en su vida, Anne debe elegir entre dejar atrás el pasado y escuchar a su corazón en lo tocante a segundas oportunidades.

Dakota Johnson aprovecha su complicidad con el espectador

Persuasión comienza como la clásica historia de amor imposible, y en ningún momento pretende que dudemos de su desenlace, pues si algo caracteriza este género es su capacidad para seguir atrapando a los fans de los romances a pesar de ser predecibles, aunque por delante nos deparan algunas sorpresas.

La película arranca con un plano romántico de una pareja de enamorados en un acantilado, pero rápidamente vemos como esta pareja no puede seguir adelante con su amor y nos llevan al presente en el que, ocho años después, Anne Elliot procesa el dolor de su separación forzada como un personaje de los que podríamos ver en cualquier comedia romántica moderna, llorando sobre la cama, bañándose mientras recuerda el pasado, y todo ello acompañada de un buen vino tinto. Se mantiene la narrativa en tercera persona, motivo por el que Dakota Johnson rompe desde el inicio la cuarta pared cuando presenta a los miembros de su familia mirando directamente a la cámara para dirigirse a nosotros, algo que hará durante toda la película, un recurso bastante más fresco que la manida voz en off.

Johnson interpreta a Anne, y lo hace con la capacidad de mostrarnos cómo se comportaría una mujer con el corazón roto en esa época, pero también con una gran bis cómica cuando su personaje comenta lo que sucede en su vida con sutil ironía. La idea de hablar al espectador no solo sirve de recurso cómico, pues también sirve para presentarnos las reflexiones más profundas de Anne al reencontrarse con su amor, y ver que su vida podría haber sido de una manera muy diferente, tanto a nivel amoroso como familiar. La actriz combina con acierto las dos facetas de su personaje, y si bien logra entretenernos con sus reacciones frente a la cámara, también consigue emocionarnos con algunas de las escenas más dramáticas en las que revela sus verdaderos sentimientos, convirtiendo al espectador en el confidente de su personaje.

Una historia modernizada y respetuosa con el original

Trasladar una obra de Jane Austen a nuestro tiempo, pero ambientada en su época original, parecía una tarea complicada, pero Cracknell sabe usar con sutileza muchas referencias que nos evocan a nuestro presente sin necesidad de salirse del momento en el que acontece la historia. De esta forma, tenemos momentos divertidos como cuando Anne revela que su amado preparó una lista de canciones para ella, que si bien hace unos años habría sido un CD grabado o ahora mismo una lista de reproducción, en ese momento era una selección de partituras. Pero no son las únicas referencias a nuestro presente, pues también se califica la belleza en una escala del 1 al 10, como se hace actualmente, entre otros detalles.

Lo que podría sacarnos de la historia si hubiera sido descarado, la forma sutil de introducir todos estos detalles parece incluso tener bastante sentido, pues los libros de Jane Austen han contado siempre historias de amor caracterizadas por malentendidos, y sus romances son tan atemporales que pueden ser trasladados a cualquier momento histórico, dado que todos sus ingredientes siguen estando presentes en las películas románticas actuales. Además, la película sigue reflejando toda esa hipocresía y egoísmo que tanto enfatizó la autora en sus novelas, y en gran parte todo ello se ve reflejado en el personaje de Mary Elliot.

Un reparto casi a la altura de la historia

Esta combinación de cine de época y contenido actual encaja de maravilla gracias a un elenco que parece haberse metido de lleno en el caos sentimental que nos cuenta Persuasión, y no sólo Dakota Johnson es quien hace que la historia funcione, pues tenemos en el reparto a Richard E. Grant como el increíblemente presumido padre de Anne, capaz de robar escenas con tan solo su presencia.

En cualquier romance de Austen tenemos dos rivales que luchan por el amor de la protagonista, y en esta ocasión son interpretados por Cosmo Jarvis y Henry Golding. Mientras que viendo al primero nos falta quizás algo de empatía y más capacidad para enamorar al espectador como lo hace con Anne, que parece está en una película distinta al resto del reparto, el segundo sí logra mostrarse perfecto como un encantador y siniestro rival. Mención especial merece también Mia McKenna-Bruce como la narcisista Mary, que nos ofrece algunos de los momentos más entretenidos de la película gracias a las conversaciones en varios idiomas con Anne.

Persuasión dista mucho de ser de las mejores adaptaciones de las novelas de Jane Austen, especialmente al tener tan cerca a Emma, pero sí que encandila como una adaptación moderna de la obra de Austen con un gran sentido del humor y un elenco que aprovecha al máximo el guion que tiene entre manos. Muchos espectadores encontrarán esta película gratificante como comedia romántica, aunque seguramente quienes hayan leído la obra original puede que vean con malos ojos lo que se distancia de la novela.


¿Qué te ha parecido la película?

Persuasión

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

3 comentarios en «Crítica de ’Persuasión’: Versión ingeniosa y contemporánea de la novela de Jane Austen»

  • el 19 julio, 2022 a las 20:07
    Enlace permanente

    Una crítica muy acertada, para los puristas de Austen es un sacrilegio de película, pero para alguien que no ha leido nada de esta autora puede inducirle a leer el libro. Me encanta esta autora, me releeo sus libros varias veces al año y no me cansan, la primera vez que ví esta pelicula me chocó y desconcertó ya que no sigue el patron del libro, pero es entretenida y comica, que es para lo que fue concebida.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: