miércoles, mayo 22, 2024

Centenario Ava Gardner: Crítica de ‘Cruce de destinos’ (1956)

Las críticas de Daniel Farriol:
Centenario Ava Gardner
Cruce de destinos (1956)

Cruce de destinos (Bhowani Junction) es un drama estadounidense de aventuras coloniales dirigido por George Cukor (My Fair Lady, La costilla de Adán). El guion fue escrito por Sonya Levien (Oklahoma, El gran Caruso) e Ivan Moffat (Gigante, Domingo negro), adaptando una novela de John Masters (La secta de los falsarios). La historia nos sitúa en la India, en el año 1947, poco antes de que el país alcanzara la independencia del dominio inglés. Victoria Jones es una subteniente del ejército, hija de un inglés y de una india, un mestizaje que le mantendrá en el centro del conflicto sin saber a quién apoyar realmente. Está protagonizada por Ava Gardner, Stewart Granger, Bill Travers, Abraham Sofaer, Francis Matthews, Marne Maitland, Peter Illing y Edward Chapman.

El contexto histórico de la película

Considerada a menudo Cruce de destinos como una película menor dentro de la filmografía de George Cukor, se trata de un ambicioso melodrama de aventuras coloniales con marcado trasfondo histórico sobre la ocupación británica de la India. La historia nos sitúa en el año 1947, en los albores del movimiento que conllevaría posteriormente la independencia del país. En estas circunstancias, el coronel Rodney Savage (Stewart Granger) recibe la orden de defender a toda costa el importante nudo ferroviario de Bhowani como punto estratégico para mantener las comunicaciones y el control del país. La oficial de enlace será la subteniente Victoria Jones (Ava Gardner), una mujer khaki (mestiza), hija de un inglés y de una india, que se situará en mitad del conflicto sin tener claro hacia que bando decantarse, al igual que le sucederá cuando muestren interés por ella hombres de ideología antagónica.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército del Raj británico estaba dividido por dos entidades separadas: el Ejército Indio y el Ejército Británico. Esa entrada forzosa de la India en el conflicto bélico dividió a la población civil autóctona que aún arrastraba consigo la miseria derivada de la Primera Gran Guerra. Se crearon dos movimientos de resistencia, uno de carácter violento y otro conocido bajo el lema de «Bharat Chhodo Andolan» («Abandonen la India») que buscaba la independencia del país a través de la desobediencia civil no violenta, estando liderados por el pensador humanista e hinduista Mahatma Gandhi. La película aporta datos reales sobre todo este contexto histórico, pero también se permite algunas licencias dramáticas para enaltecer una trama de aventuras con claro enfoque romántico.

Una película mutilada

Cruce de destinos fue la primera película de Hollywood producida en Pakistán tras desechar la posibilidad de concentrar el rodaje en la India antes las exigencias del Gobierno del país que quería supervisar el guion y recibir a cambio un 12 % de las ganancias mundiales que tuviera el filme en taquilla. Más allá del desorbitado tema económico, por lógica nunca hubieran aprobado el guion por razones políticas ya que en la película se muestran diversas escenas donde los terroristas hindús atentan contra la población civil e incluso amenazan la vida del propio Gandhi.

No fueron los únicos inconvenientes que se encontró Cukor durante la elaboración del filme. Al parecer, la primera versión tenía una duración de 150 minutos que fueron recortados a 110 por la MGM ante las respuestas negativas de la audiencia en los primeros visionados. Se remontó parte del metraje y para hacerla más comprensible al público se añadió una voz en off explicativa bajo la estructura del flashback inicial (que no tiene mucho sentido, la verdad). Muchas de las escenas que se cortaron tuvieron que ver con Ava Gardner, a la que Cukor deseaba mostrar en todo su esplendor de sensualidad con escenas en las que aparecía vestida con poca ropa. Tan solo se conservaron un par de momentos «picantes», aquel en que toma una ducha en el tren o en los que aparece en ropa interior, algo que era extremadamente poco común en aquella la época, hay que recordar que fue en 1960 cuando Hitchcock escandalizó al mundo al sacar a Janet Leigh en sujetador en una escena de Psicosis.

Tres formas de vida

Aunque Cruce de destinos muestra interés por el marco colonial de la historia, algo sobre lo que algunos achacan al director un acertamiento nostálgico y otros un tono crítico, en realidad, la película se centra en el personaje de Victoria Jones y sus incertidumbres identitarias. Al ser una mujer khaki que trabaja para el ejército británico, la explosión del conflicto le pilla en medio, siendo observada con recelo por la población india y también por la británica. Es una situación similar tratada en multitud de wésterns. En su debate interno sobre la necesidad de pertenencia a un lugar, irá acercándose a un bando u otro para ver lo bueno y malo que tiene cada uno, algo que quedará claramente representado en el interés romántico que muestran por ella tres hombres de distinta procedencia.

Por un lado, tenemos al novio, el mestizo Patrick Taylor (Bill Travers), por otro, al coronel inglés Rodney Savage (Stewart Granger) y, finalmente, a un compañero de trabajo en la oficina de control ferroviario, el hindú Ragit (Francis Matthews). Es una forma, si se quiere, un tanto facilona de escenificar las dudas de la mujer en su trayecto emocional para elegir entre la India colonizada, el Imperio Británico o la India nativa. En realidad, su condición de mestiza le hace formar parte de las tres y de ninguna, al mismo tiempo, pero no es fácil de asimilar eso. Todos tenemos claro desde el principio que eligirá los brazos de Stewart Granger, pese a su trato condescendiente hacia la mujer, tal vez, eso podría justificar una respuesta de rechazo ideológico hacia la película por su blanqueamiento del colonialismo, aunque en última estancia el elemento romántico pesa mucho más que el histórico y creo que no habría que darle mayor importancia.

Los mejores momentos

Cruce de destinos es un filme bastante interesante y poco conocido que contiene varias secuencias espectaculares que conllevan la participación de cientos de figurantes. En ese sentido, dos de la más brillantes son el trágico descarrilamiento de un tren debido a un atentado terrorista donde Cukor se centra en las consecuencias posteriores y otra, también relacionado con lo ferroviario, en el que un grupo de activistas pacíficos se colocan acostados sobre las vías para impedir el paso de un tren que amenaza con atropellarlos bajo el mandato del ejército británico. En esa escena aparece el concepto de las castas existente en la India, ya que para ser expulsados del lugar los activistas son humillados por personas de una casta inferior que les lanzan cubos con un líquido no identificado (en la novela adaptada directamente se orinan sobre ellos).

Se nota la preocupación de Cukor por resaltar la belleza de Ava Gardner con planos cortos, la actriz impresiona especialmente cuando en su búsqueda identitaria se viste con ropa típica de la India y es que nunca un sari se había llevado con tanto glamour (incluso en escenas donde aparece despeinada y con el vestido manchado). El vestuario es bastante importante en la película por que se utiliza para mostrar el sentir interno del personaje. Por desgracia, no podemos decir que nos encontremos ante uno de los mejores trabajos de nuestra homenajeada, está descontrolada y sobreactuada en muchos momentos, contrastando con la serenidad impertérrita de Stewart Granger cuando comparten escena juntos.

El momento más difícil que tuvo Ava durante el rodaje fue la escena del intento de violación, posteriormente manifestó que fue algo que la traumatizó durante días. Sin duda, hay varias escenas que podríamos destacar en Cruce de destinos, película que merecería recuperarse del olvido, aunque mi plano favorito es un momento casi imperceptible si parpadeas. Me refiero a la secuencia en que Victoria Jones viaja en la cabina del tren junto a su padre maquinista y, por un segundo, el rostro de Ava se ilumina en rojo por el efecto que tiene el reflejo del fogón donde prende el carbón, es un símbolo del sentimiento de culpa que siente la mujer y que necesitará confesar para seguir adelante.


¿Qué te ha parecido la película?

Cruce de destinos

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Prime Video publica el tráiler y el póster de ‘Mi Lady Jane’

Prime Video ha desvelado el tráiler oficial de Mi Lady Jane, la nueva serie de fantasía romántica de capa y espada ambientada en un...