Crítica de ‘Magic Mountains’: Una alegoría sobre las relaciones de pareja

Las críticas de Daniel Farriol:
Magic Mountains

Magic Mountains es un thriller dramático neerlandés escrito y dirigido por Urszula Antoniak (Splendid Isolation, Más allá de las palabras). La historia nos presenta a un exitoso escritor que le pide a su ex mujer que escalen juntos por última vez en las montañas como una forma de pasar página a su relación. Está protagonizada por Hannah Hoekstra (Patrick, El canal), Marcin Dorocinski (Siete emociones, Tesciowie), Thomas Ryckewaert (Waldstille, Resurrection) y Maria Maj. La película se ha estrenado en Filmin el día 29 de Abril de 2022.

Más allá de las montañas

Extraña y sugerente resulta esta esquiva Magic Mountains de Urszula Antoniak, directora polaca afincada en Países Bajos que es conocida principalmente por la película Más allá de las palabras (Beyond Words) (2017), drama en excelso blanco y negro que estuvo presente en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián. Su obra ha ido derivando en un cine cada vez más abstracto y minimalista que utiliza a sus personajes como una alegoría casi filosófica-intelectual sobre las relaciones humanas que a menudo trasciende la propia trama argumental. Eso tiene su parte buena y su parte mala. En el lado positivo encontramos una manera especial de atraparnos dentro de una atmósfera sensorial que permite diversas lecturas en sus imágenes, sin embargo, en el reverso negativo hallamos una falta de profundidad consciente que deja cabos sueltos en manos del espectador con demasiadas cuestiones sin respuesta sobre el desarrollo de las historias que nos cuenta.

De esa manera, Magic Mountains nos introduce en una relación sentimental rota entre Lex (Thomas Ryckewaert) y Hannah (Hannah Hoekstra) que deciden realizar una última escalada juntos para dar carpetazo definitivo a esa relación. Lo primero que pensaremos todos es si es una buena idea subir una montaña con tu ex y cuál es su verdadero propósito, en especial, cuando se adivina un comportamiento errático en el hombre con claros apuntes de carácter obsesivo-compulsivo hacia la mujer que ya avecinan algo malo. Entonces, ¿por qué decide irse con él aún sabiendo lo arriesgada e imprevisible que puede resultar la aventura? Tal y como decíamos antes, no hallarás respuestas a este tipo de preguntas, la trama urdida por Urszula Antoniak debe asimilarse como algo más metafórico que realista.

El paisaje como testigo

Magic Mountains es un thriller de combustión lenta donde la tensión dramática se crea a partir del estado emocional de los personajes. Lex es un escritor de novelas de éxito que ha fracasado en su relación de pareja con Hannah, con la que compartía su afición por la escalada. Pocos detalles más conoceremos de ellos, de cómo fue esa relación o de los motivos de la ruptura. Para añadir picante al asunto tendremos la aparición de un tercer personaje, Voytek (Marcin Dorocinski), un atractivo guía al que contratan para llevarles hasta un lugar protegido desde donde iniciarán la escalada. Se forma entonces un triángulo sentimental ambiguo de atracción y celos que acrecienta o acorta la distancia según sea el rol de cada uno partiendo de un juego tradicional bastante infantil que consiste en besarse en los labios tras consumir chupitos de un licor típico de la zona.

No parece interesar mucho a Urszula Antoniak el jugar con el erotismo latente en ese trío imposible, ni tampoco el adentrarse en la mitología o leyendas adscritas a esas montañas mágicas que dan título al filme. Todo es mucho más climático y etéreo, un ejercicio de suspense atmosférico que nos coloca en el punto de vista de Hannah para sentir el peligro acechando de cerca en una escalada cada vez más arriesgada que no parece tener vuelta atrás. La mala baba de la directora sitúa al personaje de Voytek como si fuera un anclaje de protección para la mujer, pero durante la ascensión aprenderá a valerse por sí misma como única alternativa real para alcanzar la cima y desprenderse del lastre del pasado. Magic Mountains es una película insólita con un gran uso del lenguaje paisajístico como trasfondo emocional para los personajes, por lo que hay que resaltar la bella fotografía de Lennert Hillege. Por desgracia, aún atrapando nuestra mirada durante sus escasos 81 minutos de metraje, el filme deja finalmente una sensación de impotencia e insatisfacción al escatimarnos demasiados detalles argumentales imprescindibles para comprender la historia de manera completa más allá de su alegoría central.


¿Qué te ha parecido la película?

Magic Mountains

6.7

Puntuación

6.7/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: