Crítica de ‘Érase una vez… pero ya no‘: Un musical que da la nota pero no la talla

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Érase una vez… pero ya no

Una pareja que se ve forzada a separarse debe encontrarse en otra vida para romper el hechizo bajo el que está su pueblo, un lugar en donde nadie puede enamorarse. El cantante y compositor colombiano Sebastián Yatra lidera esta comedia romántica musical, escrita y dirigida por Manolo Caro (Alguien tiene que morir, La casa de las flores).

Érase una vez… pero ya no cuenta con un reparto internacional encabezado también por las cantantes españolas Mónica Maranillo (La Voz Kids) y Nia Correia (Operación Triunfo 2020). Completan el reparto Rossy de Palma (Los abrazos rotos, Mujeres al borde de un ataque de nervios), Asier Etxeandia (Sky Rojo, Dolor y gloria), Mariola Fuentes (Alguien tiene que morir, Los abrazos rotos), Itziar Castro (Vis a Vis, Pieles), la actriz chilena Daniela Vega (Una mujer fantástica, La visita) y la mexicana Mariana Treviño (Club de Cuervos, La casa de las flores), entre otros. La serie se estrena en Netflix el 11 de marzo de 2022.

Un musical que da la nota

Pocas veces me enfrento al problema de expresar con palabras el desastre que he tenido la desgracia de ver ante mis ojos, pues normalmente prefiero hablar de lo que me gusta, pero no siempre la suerte acompaña y, en ocasiones, toca ver y escribir de lo que hubiera preferido evitar visionar.

Manolo Caro se ha aventurado a realizar un musical desenfadado con el ánimo de entretener a los fans de los trabajos del creador de La casa de las flores, pero lo que prometía ser el primer musical español de la plataforma dispuesto a arrasar en visionados, se ha quedado en un musical que da la nota y del que es mejor olvidarse pronto.

Para ir pasando el trago lo más rápidamente posible, lo primero que hay que decir es que Érase una vez… Pero ya no cuenta la historia de dos amantes que fueron separados trágicamente y que deben encontrarse en otra vida para romper el hechizo que cayó sobre el excéntrico pueblo que habitan. Ahora, en el presente, la llegada de dos turistas pondrá en riesgo la única posibilidad que tienen de romper el hechizo.

Un cuento de hadas inclusivo

Como todo cuento, ya sabemos lo que nos vamos a encontrar por su cubierta, y en este caso teníamos claro por los primeros pósters y tráilers que no sería una serie precisamente reseñable por su calidad. Todo apuntaba a que nos íbamos a encontrar una producción mamarracha en la que, a pesar del impecable reparto secundario -y solamente secundario-, Sebastián Yatra sería capaz de estropear él solo todo el esfuerzo que se hiciera por parecer algo digno, aunque incluso sin él seguramente seguiría tratándose de una serie casposa.

Pero no todo va a ser malo, y para ir alternando una de cal con otra de arena, lo que no se puede negar es la increíble selección de temas musicales nacionales que amenizan la serie, temas reconocidos por todos los espectadores, de casi cualquier generación, sin necesidad de ser precisamente fans de Yatra. El cantante colombiano se adapta a los temas que tiene que interpretar, aunque junto a él tenemos a las cantantes Mónica Maranillo y Nia Correia, quienes elevan el nivel musical de la serie, con grandes interpretaciones, y hay que destacar a Asier Etxeandia, que es capaz, como siempre, de aportar sobriedad en la actuación y magníficas interpretaciones musicales.

Ahora bien, un buen musical no es solo una selección de grandes canciones que se mezclan con la historia, sino que a veces es bueno que incorporen algunos temas inéditos para aportar originalidad, y también requiere de un buen guion para que nos enganche la parte que enlace los diferentes números musicales. Por desgracia, lo que han logrado los compositores de las canciones originales no encuentra su reflejo en el trabajo de los guionistas, que han debido pensar que metiendo romance, magia, sexo, aventuras y lenguaje inclusivo lograrían crear una serie digna para la plataforma, pero el problema es que puede ser digna de Netflix pero no de los espectadores.

Cuando se interpreta mejor de culo que de cara

Sebastián Yatra al frente del reparto es otro de los problemas de la serie. El cantante obviamente no tiene la culpa de haber sido seleccionado para este papel, y si te pagan por un trabajo no vas a decir que no, pero alguna clase de interpretación adicional podría haber sido adecuada para que no pareciera que Yatra está dentro de cualquiera de sus videoclips, y no en una serie que se verá en todo el mundo.

En los tiempos que corren ya estamos más que curados de espanto, y no coge por sorpresa una serie cargada de sexo a pesar de ser un cuento de hadas la base de todo, pero al menos ahí se defiende mejor Yatra, enseñando culo y torso junto con sus deslices amorosos, destacando más el cantante cuando no necesita hablar y tan sólo luce palmito.

Es una lástima que el trabajo actoral se desmerezca por su protagonista principal, pues entre los actores secundarios tenemos nombres de la talla de Asier Etxeandia, Rossy de Palma, Mariola Fuentes o Itziar Castro. Todos ellos hacen lo que mejor saben hacer, que es interpretar, e incluso cantar en algunos casos, pero ni ellos son capaces de hacer que mejore el aspecto global de esta serie.

Érase una vez… pero ya no tiene como principal punto a favor que tan sólo son seis episodios de media hora de duración, pero aún así se hacen largos por la carencia casi absoluta de chispa y un exceso de infantilismo que contrasta con la sobredosis de desnudos innecesarios, reclamo tan sólo para los fans de Sebastián Yatra que ardan en deseos de ver el culo del cantante. Lo que podría haber sido un musical mamarracho que funcionase como placer culpable, queda como un musical desentonado del que no pediremos un bis.


Listado de episodios de ‘Érase una vez… pero ya no

La serie Érase una vez… pero ya no está compuesta por 6 capítulos de entre 26-35 minutos de duración cada uno.

Episodio 1. Si tú no vuelves

Un pueblo donde la gente no puede enamorarse por culpa de una maldición intenta captar turistas con su atracción más preciada: un dragón azul.

Episodio 2. Irresponsables

Maxi habla con Goya, su mejor amiga, sobre su noche mágica. Juana intenta ocultarle su publicitado beso a su amante. Mamen busca al dragón.

Episodio 3. Fuimos amor

Maxi está convencido de que ha encontrado a la reencarnación de la princesa Soledad en Juana. Goya tiene un plan para secuestrar al dragón y dejarlo en libertad.

Episodio 4. Sobreviviré

Antonio, enfurecido y sediento de venganza, busca a Maxi por todo el pueblo. Entretanto, Enamora anima a una Goya poco convencida a cumplir con su destino.

Episodio 5. Yo no soy esa

Las autoridades investigan lo que ocurrió en el hotel mientras Maxi persigue a Juana. Con la ayuda de Candela, Goya hace todo lo posible por que viva el dragón.

Episodio 6. Vivimos siempre juntos

Con Antonio decidido a destruirlo todo, Maxi y la princesa intentan liberar al dragón, romper el hechizo y conseguir que el pueblo pueda volver a enamorarse.


¿Qué te ha parecido la serie?

Érase una vez... pero ya no

3

Puntuación

3.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: