Crítica de ‘Surge’: Descenso a los infiernos de la desafección social

Las críticas de Daniel Farriol:
Surge
 
Surge es un thriller británico dirigido por Aneil Karia (Pure) con guion de Rupert Jones (Kaleidoscope) y Rita Kalnejais (El glorioso caos de la vida, Dangerous Liaisons). Joseph trabaja como miembro de seguridad en el aeropuerto. Es un hombre introvertido que tiene una relación distante con sus compañeros y unos padres que le asfixian. Un día estalla su furia y empieza a recorrer la ciudad bajo una psicosis creciente. Está protagonizada por Ben Whishaw (Little Joe, Lilting), Ryan McKen, Jasmine Jobson, Ellie Haddington, Ian Gelder, Laurence Spellman, Laraine Dix y Jack Pierce. La película se estrenó en salas el día 8 de Enero de 2021 gracias a Filmin Cinema. Antes había tenido su premiere en España dentro de la programación online del Atlàntida Film Festival 2020 en la plataforma de Filmin. Ahora desde el día 23 de Julio de 2021 la tienes en exclusiva dentro del catálogo de esa misma plataforma.
 

Las grandes urbes como un monstruo devorador

Surge es un absorbente thriller urbano que propone una alegoría alucinógena sobre el caos en el que viven los ciudadanos de clase media-baja en la vorágine de las grandes ciudades. El protagonista es Joseph, un hombre introvertido con problemas de adaptación social y que tiene algunas cosas en común con el Joker (Todd Phillips, 2019), incluso sonríe con una mueca forzada en los momentos en que se dispara su psicosis. Trabaja como miembro de la seguridad en un aeropuerto en donde se ocupa de registrar a las personas sospechosas de llevar algo metálico al pitar cuando pasan por debajo del arco de control. Es un trabajo monótono e incómodo que le lleva a tener algunas situaciones desagradables con algunos de los viajeros.
 
En el día de su cumpleaños lleva un pastel de zanahoria para compartirlo con sus compañeros porque lo marca la tradición. Ninguno de ellos sabrá que es él quién cumple en esa fecha, no existe una relación cercana ni de complicidad con ninguno ellos. Aunque vive solo y se pasa las noches frente al televisor, ese día visita a sus padres. La casa familiar aumenta su desasosiego. Poco conoceremos de sus progenitores, pero todo indica que no debió tener una infancia demasiado feliz en aquel hogar. El padre es un hombre arisco y cabezota que parece despreciarlo constantemente como si no hubiera cumplido las expectativas que tenía puestas en él. Su madre en cambio se mueve entre la sobreprotección y el abuso (la manera en que lo trata cuando entra en la cocina y ve el pastel sorpresa). Joseph es un ser solitario que iniciará un descenso a los infiernos de la locura provocada por una ira incontrolable que lleva años soportando en su interior. Se podría entender como un juguete roto dentro del sistema monstruoso de desafección social en que se transforman las grandes urbes.
 

El caleidoscopio de la mente

En el currículum del director británico Aneil Karia destaca una miniserie estupenda titulada Pure que trata sobre una joven incapaz de evitar pensamientos de carácter pornográfico. En realidad sufre de un trastorno de ansiedad que existe en realidad y que de alguna forma la interconecta con el Joseph de Surge. Si en la serie se utilizan esos problemas psicológicos como base de una comedia provocadora, en esta película la cosa deriva hacia algo mucho más oscuro y asfixiante. En ambos casos será necesario un proceso de autoconocimiento y aceptación del verdadero yo, aunque los caminos adoptados difieren bastante.
 
En ese sentido, Surge tendría mucho más en común con una película escrita y dirigida por el guionista principal Rupert Jones titulada Kaleidoscope (2016). Allí también encontramos un hombre con la mente escindida que tiene una relación destructiva con su madre. Surge y Kaleidoscope son dos pesadillas urbanas que se complementan a la perfección en forma y fondo. Tras la traumática experiencia de Joseph con sus padres su día de furia particular le llevará a recorrer las calles de una Londres en descomposición sin aparente rumbo ni destino. Sin embargo, las circunstancias le llevarán a tener que atracar un banco para conseguir dinero para un cable HDMI, esa acción será la mecha incendiaria que le hará sentir por unas horas como un Dios invencible en su minúsculo universo.
 

La experiencia inmersiva de ‘Surge’

Para reflejar el caos mental y emociona de su protagonista Aneil Karia se decide por una puesta en escena sucia y directa. Persigue a su protagonista, espectacular Ben Whishaw, mediante una cámara en mano que utiliza muchas veces en plano secuencia. Es cierto que a veces ese movimiento de seguimiento resulta un poco mareante y excesivo. En su favor hay que decir que resulta absolutamente efectivo para provocar en el espectador una sensación inmersiva de constante angustia que no te suelta hasta la media hora final.
 
Es una pena, pero llega un momento en que se echa en falta un mayor desarrollo en la trama para explicar el contexto o, al menos, conocer un poco mejor los traumas del personaje principal que le llevan a explotar de esa manera. Hay elementos definitorios en el entorno como el contraste entre la opulencia del hotel de lujo con las casas humildes de la gente trabajadora. Pero no parece suficiente. El tercer acto resulta repetitivo y el viaje anfetamínico tiene un desenlace poco satisfactorio. En uno de los últimos planos tenemos la aparición de un grupo de danza hindú que se mueve al ritmo de una música meditativa. En un primer vistazo podría sentirse como una imagen algo arbitraria aunque podría simbolizar que el personaje ha alcanzado por entonces un estado de conciencia superior dónde ya no le importa cuál será su destino. Surge tiene el ritmo frenético que hay en los filmes de los Hermanos Safdie aderezado con el punto de majadería de Darren Aronofsky. Es una experiencia apabullante y nihilista que fascinará a algunos y dejará a otros a cuadros. Lo que es seguro es que no te dejará indiferente.  

¿Qué te ha parecido la película?

Surge

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: