AMFF 2021. Crítica de ‘Luxor’: Mirando al pasado para avanzar hacia el futuro

Las críticas de David Pérez “Davicine” en el AMFF 2021:
Luxor

Una de las estrellas más rutilantes del cine británico, Andrea Riseborough, encarna a una trabajadora humanitaria que, al regresar a la ciudad de Luxor, se reencontrará con un viejo amor. Un melodrama que llega a Atlàntida Mallorca Film Fest 2021 tras haber conquistado los festivales de Tesalónica y Sundance. Dirigida por Zeina Durra, Luxor cuenta en su reparto con Andrea Riseborough, Michael Landes, Shirin Redha, Karim Saleh, Ahmed Talaat, Janie Aziz, Indigo Rønlov, Trude Reed y Nada Ahmed El-Dardir. La película se proyecta en el AMFF 2021 el día 27 de Julio de 2021 y se puede ver a través de Filmin a partir del 13 de agosto de 2021.

Choque entre pasado y presente

El escenario principal de la película son las ruinas de Egipto y las excavaciones arqueológicas, y emplea la excavación también como método narrativo.  Luxor se empeña en demostrar que el pasado nunca nos abandona, y lo hace a través de un lento viaje espiritual que nos lleva a bellos escenarios egipcios con una interpretación pausada y matizada de Riseborough.

Hana (Andrea Riseborough) está buscando tranquilidad mental y física después de haber pasado un periodo muy estresante trabajando en un hospital en Ramtha, en la frontera entre Jordania y Siria, donde trataba a las víctimas de la guerra de Siria. Encuentra algo de paz en Luxor (Egipto), donde vivió cuando tenía 20 años y fue pareja de un atractivo arqueólogo llamado Sultan (Karim Saleh), que en aquel entonces también estudiaba allí. En este nostálgico viaje en solitario trata de superar las emociones que ha dejado tras de sí la guerra. Cuando se vuelve a encontrar casualmente con Sultan, la química entre ambos resulta innegable.

El choque entre lo antiguo y lo nuevo es algo recurrente en toda la película, que vemos a nivel físico con las ruinas de los templos egipcios, pero también de forma más emocional a través del frágil estado mental de la protagonista. El pasado cobra vida ​​por los recuerdos y fantasías de Hana que la arrastran del pasado al presente, para que acepte el trauma del que ha huido. Para evocarnos a su pasado la película se centra, en gran parte, en las conversaciones de Hana y Sultan vagando por la ciudad, con ella haciendo todo lo posible para eludir cualquier tipo de catarsis.  Los recuerdos de la felicidad de Hana son tan dolorosos como los traumas que la han marcado en la zona de guerra, pero el paciente interés de Sultan por acercarse a ella puede ayudarla a reconectar con su capacidad para volver a sonreir y alegrarse.

Interpretaciones contenidas y realistas

Luxor se divide en capítulos indicados por unos títulos, que curiosamente marcan partes de la historia diferentes que van desde discusiones sobre Freud, a una ubicación o una referencia a Grateful Dead. En algunos de estos capítulos la pelicula adquiere un tono documental reforzado por actuaciones muy naturales y reales, que contrastan en cierto modo con los actores principales. Así, la egiptóloga Salima Ikram asesoró en la película y aparece casi interpretándose a si misma, repasando objetos que se han encontrado y detalles de la historia que se esconde en esas excavaciones.

La película nos da los detalles justos para que sigamos la historia de Hana, cuyo personaje es 100% la interpretación de la actriz británica Andrea Riseborough, sin casi diálogos que nos explique lo que ha sufrido, sin casi cambios de expresiones al estar más cerrada que nunca por las marcas del tiempo. Una mujer silenciosa y tranquila, aunque puede sentirse tentada por algunos vicios. Por no cambiar, no cambia de expresion pero tampoco de estilo de pantalones en casi toda la película, pero manifiesta una gran química cuando conversa con Karim Saleh, aunque tenga contadas líneas de diálogo. Saleh da vida a Sultan, el antiguo novio de Hana, y es quien aporta alegría y luz a la película, dando carisma a este hombre que ama su ciudad, su hotel, su trabajo e incluso a Hana. Sultan realmente parece preocuparse por ella pero eso no impide que tenga  una actitud despreocupada ante la vida. Juntos dan forma a una historia de amor conmovedora con personajes imperfectos.

Durra muestra perfectamente las maravillas arqueológicas de la ciudad, desde los templos de Karnak y el propio Luxor, hasta el hotel Winter Palace. Por ese motivo, por encima de su reparto, la verdadera protagonista de Luxor es la fotografía, que nos adentra en impresionantes excavaciones arqueológicas, caminamos junto a los protagonistas por paisajes urbanos bañados por el sol, nos refrescamos y relajamos en paseos en barco por el río,… pudiendo haber sido tan sólo una bella película que quisiera que vieramos pasar el mundo ante nosotros, pero todo esto se enfrenta a otra historia, una basada en un viaje de curación ante un trauma de la guerra. Dos historias diferenciadas que chocan dentro de la misma película y que bien podrían haber dado pie a dos películas muy distintas.

Luxor es una película tan lenta como profunda, que hay que tener el estado de ánimo adecuado para verla, dejando más poso del que cabría esperar mientras deseamos que la protagonista reaccione ante su antigua pareja y borre las cicatrices que la ha provocado su pasado.


¿Qué te ha parecido la película?

Luxor

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: