Crítica de ‘Donde caben dos‘: Una comedia con final feliz

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
Donde caben dos

Donde caben dos es una comedia desinhibida y muy coral, de historias cruzadas sobre el oscilante mundo de las relaciones de pareja y sobre lo difícil que puede llegar a ser separar el sexo del amor. Un enorme reparto que se adentra en el peculiar mundo del intercambio de parejas en una refrescante historia… con final feliz. Dirigida por Paco Caballero (Perdiendo el Este, Cites), cuenta en su reparto con Ernesto Alterio, Raúl Arévalo, Luis Callejo, Anna Castillo, Pilar Castro, Álvaro Cervantes, Carlos Cuevas, Verónica Echegui, Miki Esparbé, Ricardo Gómez, María León, Melina Matthews, Ana Milán, María Morales, Jorge Suquet y Aixa Villagrán, quienes dan vida al nutrido grupo de swingers cuyas historias se entrelazan en busca de nuevas experiencias en el especial Club Paradiso. Adrià Collado, Melanie Olivares, Ángela Cervantes y Raúl Prieto completan el reparto. El estreno en cines en España tiene lugar el 30 de julio de 2021 de la mano de Filmax.

El mundo swinger visto con humor

Donde caben dos es una comedia desenfadada y provocativa sobre una serie de parejas que se atreven a acudir a un club de intercambio sexual; un espacio donde los prejuicios y las normas preestablecidas se dejan en la puerta y donde todo puede pasar. Una pareja atrapada en la rutina, un joven desengañado de su última relación amorosa, una novia desesperada, dos primos separados desde su último verano en el pueblo, un grupo de amigos con ganas de experimentar… Durante una noche, todos ellos vivirán situaciones descabelladas en las que jamás hubieran pensado encontrarse, para terminar, a la mañana siguiente, de la mejor manera posible: muy juntos y muy revueltos.

Lo primero que debo admitir es que hacía mucho tiempo que no me reía tanto. Puede que por las circunstancias que llevamos arrastrando desde hace meses, que han hecho que permanezcamos encerrados sin casi contacto social durante un año y medio, hayan ayudado a que suponga un soplo de aire fresco ver una película sobre las relaciones (sexuales o no) de un amplio grupo de personas, pero además cada una de las historias que cuenta es capaz de transmitirnos sorpresa y empatía, y eso es de agradecer en los tiempos que corren.

El director Paco Caballero sabe lo que el público quiere, y es que en estos meses calurosos necesitamos olvidarnos de todo, reirnos a carcajada limpia, pero también ver historias con las que empaticemos, motivo por el que en esta comedia hay tramas para que casi cualquier espectador pueda sentirse identificado llegado el caso de ir a un club de swingers. De Paco a Paco, Caballero sigue la estela de León con su Kiki, el amor se hace combinando la diversión sexual con la comedia, y consiguiendo un resultado excelente, divertido y refrescante.

Reparto coral de sobrada calidad

Una historia por si sola no puede destacar si tras ella no tenemos un buen reparto. Si aquí tenemos múltiples historias, el reparto tiene que ser enorme, consiguiendo Donde caben dos poner delante de las cámaras a un excepcional elenco en el que parece que ningún actor español haya querido ausentarse, y estando todos ellos sobresalientes. Cuando hay tantos buenos actores, y todos consiguen grandes interpretaciones, es difícil destacar alguno concreto, pero cuatro han tenido la fortuna de tener personajes en una historia que para mi destaca por encima de todas, y ese es el caso de Ernesto Alterio, María Morales, Luis Callejo y Pilar Castro. Los cuatro interpretan con credibilidad y una gran bis cómica a dos parejas que se encuentran una noche en el domicilio de uno de ellos, siendo la única historia contada completamente fuera del Club Paradiso, y posiblemente la que tenga el final más feliz, o al menos la que más risas ha conseguido sacarme, pero no por ello la que menos mensaje tenga.

Ana Milán hace las veces de anfitriona y nos da la bienvenida a esta particular fiesta a la que acudimos desde la comodidad de nuestra butaca, haciendo las veces de narradora para que no nos perdamos detalle en los complicados y laberínticos pasillos, tanto físicos como emocionales, de estas historias. Raúl Arévalo y Melina Matthews son Jaime y Belén, una pareja que confía en animar su aburrida vida sexual con un intercambio de parejas, pero no es tan sencillo como parece, y ella está más predispuesta que él a pasarlo bien, como pasarlo bien quiere Ana Castillo con su primo del pueblo, interpretado por Miki Esparbé.

Otras dos actrices tienen también mucho peso en la película, María León y Aixa Villagrán, que  han vivido su particular Resacón en Las Vegas con toques de Airbag y vuelven al club tras una noche desenfrenada de la que no recuerdan nada. Mientras buscan el anillo que han perdido vamos recorriendo con ellas la practica totalidad del club. Ambas consiguen una pareja con mucha química (no sexual, que no todo va por ahí), y consiguen que veamos las múltiples experiencias que nos ofrece un club de este tipo.

Todas las historias tienen grandes dosis de comedia, pero también algo de drama, y puede que la más intensa de todas sea la vivida por Álvaro Cervantes, que intenta una salida a su soledad en el anonimato de un “glory hole”, pero al otro lado del agujero (nunca mejor dicho) se encuentra Víctor (Ricardo Gómez), con quien vivimos uno de los diálogos más profundos de Donde caben dos.

A ritmo de liberación sexual

Tan importante es la historia y el reparto como el apartado visual y sonoro. De esta forma, la dirección artística de la película ha sabido exprimir al máximo la localización principal de la película, el auténtico Escape Room de los swingers donde nada es lo que parece pero todo es posible. Cada detalle ha sido cuidado al milímetro, ofreciendo un cuidado vistazo a cada una de las habitaciones del club, con un juego de luces sorprendente y llamativo, más allá del típico neón que muchos pudieran tener en mente al imaginarse algo así.

A nivel sonoro, la selección de temas de la banda sonora sorprende por lo variada que es, tan variada como su reparto y los diferentes personajes que se encuentran esa noche, y cada tema saca el máximo provecho de la escena en la que se escucha para que acompañe cada historia de liberación sexual y nos anime como si nosotros mismos estuviéramos de fiesta. Da igual el género musical que te guste, tenemos temas de todo tipo y gusto, como la carta de degustación del club Paradiso, para que nos den ganas de pedirnos un copazo nada más salir del cine.

Puede que Donde caben dos no sea la revolución sexual que canta La Casa Azul, pero recupera la esencia de la comedia española erótica de los setenta y ochenta, consiguiendo ser la comedia más desinhibida de la actualidad, capaz de sacar una buena cantidad de risas hasta al espectador más mojigato. No se si todos los espectadores acabarán disfrutando de un final feliz, pero al menos la película pone todos sus recursos para que terminemos felices al verla.


¿Qué te ha parecido la película?

Donde caben dos

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: