Crítica de ‘La casa del miedo’: Niños, fantasmas y babosas

Las críticas de Daniel Farriol:
La casa del miedo
 

La casa del miedo (Das schaurige Haus) es una película austriaca de aventuras y terror familiar dirigida por Daniel Prochaska. El guion corre a cargo de Marcel Kawentel y Timo Lombeck, adaptando la novela de Martina Wildner. Es la historia de una familia alemana que se muda hasta un pequeño pueblo de Austria. Su nueva casa parece encantada y pronto descubrirán que algo siniestro pasó allí años atrás. Está protagonizada por Leon Orlandianyi, Benno Rosskopf, Marii Weichsler, Lars Bitterlich, Julia Koschitz, Michael Pink, Inge Maux, Christina Cervenka y Lisa Stern. La película se ha estrenado en España directamente en la plataforma de Netflix el día 14 de Mayo de 2021.

 

Terror y aventuras para niños

La casa del miedo no es una película de terror. Al menos, no es una película de terror dirigida a un público adulto. Sí que puede servir para iniciar a los más pequeños en el mundo del cine de género sin traumatizarlos de por vida. Seguro que hay padres que les ponen a sus hijos de 10 o 12 años La Matanza de Texas, El exorcista o Posesión Infernal, pero no estoy seguro de que sea lo más aconsejable. Para el resto de progenitores que quieran conservar la salud mental de los niños y que no crezcan con pesadillas todas las noches, esta pequeña peliculita austríaca puede serles útil y una manera para que los niños puedan acercarse posteriormente a esas películas mucho más rodados y con cierto conocimiento de los códigos intrínsecos al cine de terror. La verdad es que tampoco soy un experto en el tema, así que desconozco cuál sería la edad adecuada para ver esta película. Creo que la más probable sería la etapa pre-adolescente porque considero que más mayores ya buscarían emociones más fuertes y más pequeños lo podrían pasar mal.
 
La historia de La casa del miedo nos presenta a una familia alemana que, tras la muerte del padre, decide mudarse a un pequeño pueblo del sur de Austria, casi en la frontera con Eslovenia. La madre, el hijo adolescente y el hijo pequeño, tienen que instalarse en una gran casa en un estado de conservación semi ruinoso. Para colmo, allí proliferan las babosas y, al parecer, los fantasmas. Tras ser recibidos con cierta hostilidad por los lugareños debido a su origen alemán, pronto descubrirán que los anteriores inquilinos de la casa murieron envenenados en extrañas circunstancias. La madre y los dos niños pequeños. Cuando uno de los niños rompa de forma inconsciente el círculo de sal que protege el acceso al desván, empezarán a suceder hechos extraños y de índole paranormal durante las noches. ¿Se repetirá la historia con esta nueva familia?
 

Entre tópicos anda el juego

Como vemos, el argumento de La casa del miedo no es que sea el sumun de la originalidad. De hecho, asume como propios todos los lugares comunes del subgénero de casas encantadas, repitiendo punto por punto los acontecimientos que suelen acontecer en este tipo de películas. El niño pequeño de la familia será el principal vehículo de comunicación que utilizará el más allá, haciéndole dibujar y escribir en las paredes algunas palabras en esloveno. A eso hay que sumarle una endeble construcción de personajes basada en los tópicos, con el típico adolescente enfadado con el mundo a la cabeza.
 
Tras la primera media hora, La casa del miedo abandona el relato de terror puro para afrontar una narrativa más cercana al cine de aventuras familiar. Se toma como punto de vista principal el del adolescente y los dos nuevos amigos que hace en el pueblo, la chica valiente y el nerd friki. El trío se dedicará a investigar lo que sucede convirtiendo la película en una suerte de cruce entre las series para adolescentes que se hacían en los años 80 y 90 con las de hoy en día que imitan y actualizan de manera nostálgica aquélla época. Sería fácil encontrar paralelismos con la mediática Stranger Things. De hecho, incluso la banda sonora hace uso de los sintetizadores para crear una sensación atmosférica parecida. Por desgracia, La casa del miedo es mucho más infantiloide, incorpora mucho humor blanco y ofrece pocas ideas novedosas. Tal y cómo decía al principio, su única función es la de adentrar en el cine de género a los pre-adolescentes. Así que los pequeños horrorlovers de la casa están de enhorabuena.
 

¿Qué te ha parecido la película?

La casa del miedo

5

Puntuación

5.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: