Crítica de ‘Laberinto de paz (Frieden)’: Cuando Suiza abrazó a los nazis

Las críticas de Daniel Farriol:
Laberinto de paz (Frieden)
 
Laberinto de paz (Frieden) es una serie suiza escrita y creada por Petra Biondina Volpe (El orden divino, Traumland). Está compuesta por 6 episodios de unos 50 minutos cada uno, dirigidos por Mike Schaerer (La pequeña bruja, Stationspiraten). La acción nos sitúa en 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial. Suiza es un país neutral que se ha mantenido al margen del conflicto, pero debe afrontar la posguerra en medio de una crisis económica, con la acogida de supervivientes al Holocausto, pero también cerrando los ojos ante criminales de guerra que se ocultan en el país. Está protagonizada por Annina Walt (Sarah Plays a Werewolf, Amateur Teens), Max Hubacher (El Capitán, Midnight Runner), Dimitri Stapfer (Beyto, Left Foot Right Foot), Therese Affolter, Sylvia Rohrer, Urs Bosshardt, Stefan Kurt, Miron Sharshunov, Jan Hrynkiewicz y Gustav Strunz. La serie se ha estrenado en España en la plataforma de Filmin el día 30 de marzo de 2021.
 

La falsa neutralidad histórica de Suiza

Se han hecho multitud de ficciones sobre lo que pasó en la Segunda Guerra Mundial, así como durante la posguerra. Sin embargo, que yo recuerde, Laberinto de paz es la primera que cuestiona abiertamente el papel de neutralidad adoptado por la pequeña Suiza en el conflicto bélico. Lo hace en base a un enorme trabajo de documentación que examina las más de 12.000 páginas del Informe Bergier, Presidente de la Comisión de Expertos Independientes encargada por la Asamblea Federal Suiza durante su investigación hace unas dos décadas sobre el papel histórico de Suiza en el conflicto.
 
La serie creada por Petra Biondina Volpe nos sitúa en 1945, justo al acabar la guerra. Suiza era un país que debía afrontar una fuerte crisis económica, al tiempo que tenía la obligación moral de acoger a los judíos supervivientes de los campos de concentración y la necesidad inmoral de ocultar a nazis huidos que deseaban emprender una nueva vida bajo el anonimato. Laberinto de paz muestra ese difícil equilibrio. Por un lado, los judíos se convirtieron en una molestia con la que nadie quería implicarse demasiado para que no afectase a la relación cotidiana con sus conciudadanos o a la economía de sus negocios. Era como señalarte con una Estrella de David en la fachada de tu casa o empresa. Por otro lado, los nazis llegaban al país con los bolsillos llenos de dinero, el suyo y el robado a los judíos que intentaron exterminar. Eso les hacía ser mejor bienvenidos dentro de los círculos empresariales y de la alta sociedad suiza donde se cerraban los ojos ante la brutalidad ideológica en pos de obtener inversores capitalistas que sacaran adelante sus negocios. Laberinto de paz plantea con valentía que Suiza fue un país que, durante esos tiempos difíciles, consolidó e hizo crecer su economía gracias al capital procedente del Tercer Reich. 
 

Las tres tramas principales

El mayor activo que posee Laberinto de paz es ese acercamiento a un periodo histórico hecho desde una óptica crítica y poco habitual. Para conseguirlo pone sobre la mesa tres historias principales que avanzan en paralelo durante los seis episodios. En la primera seguimos a Klara (Annina Walt), hija de un empresario del textil suizo, que trabaja en un hogar de acogida de niños judíos supervivientes al holocausto. Su implicación para cuidarlos y ayudarlos a confrontar sus traumas, a menudo chocará con el escepticismo con el que son recibidos con un trato poco empático por parte de las instituciones. Además, se introduce una subtrama romántica con Herschel (Jan Hrynkiewicz) uno de los chicos judíos más mayores que busca trabajo para establecerse en Suiza y que cuida de los más pequeños del grupo.

Las otras dos tramas principales de Laberinto de paz las protagonizan los hermanos Leutenegger. Johann (Max Hubacher), recién casado con Klara, lucha por mantener a flote la empresa textil de su suegro. La solución es adaptarse a los nuevos tiempos e invertir en material sintético, para lo que necesitará inversores y químicos alemanes. Egon (Dimitri Stapfer), por su parte, trabaja en la oficina del Fiscal General persiguiendo a nazis fugitivos. Es una forma de limpiar su conciencia por su pasado como soldado en la frontera, pero pronto descubrirá que las instituciones solo ponen trabas para atraparlos. Como suele pasar en estos casos, aunque se intenta mantener el equilibrio entre las tres historias, es la primera trama la que tomará la delantera, ya que introduce elementos emocionales que le permiten abarcar un mayor espectro de público. Es una lástima, los temas más interesantes que convertirían esta serie en algo diferencial, a menudo se utilizan en un segundo término.  

Una serie de corte clásico

Laberinto de paz es una serie histórica de corte clásico. Ofrece una reconstrucción efectiva a través de un buen trabajo de decorados, vestuario y ambientación. Destaca la cuidada y luminosa fotografía de Christian Marohl (Hannes, Pinpong) que nos remite a las grandes producciones de la BBC y otras obras europeas destacables. En ese aspecto, esta producción suiza no les va a la zaga. También cuenta con una buena interpretación colectiva de todo el elenco. Sí se echa en falta un mayor arrojo dramático en algunas escenas y más ritmo en el montaje, sobre todo en estos tiempos donde las series basan su algoritmo en constantes cliffhangers. De ese modo, hay que decir que se trata de una serie que requiere de la paciencia del espectador para ser paladeada en toda su extensión. Suceden muchas cosas, pero se toman su tiempo para contárnoslas.  

Las tres tramas en paralelo están bien ensambladas, pero podrían perfectamente haber dado lugar a tres películas muy distintas. Una que estuviera enfocada al melodrama romántico, otra al drama psicológico y la última al thriller de espionaje. Se apuesta por conjugar los tres elementos y hacerlos funcionar en las tres como vasos comunicantes. Laberinto de paz te gustará si eres un apasionado de la Historia reciente y si te gustan los seriales de estética academicista y formulista (solo en el último capítulo y en algunos momentos puntuales encontraremos soluciones visuales brillantes por parte de la cámara de Mike Schaerer). Te gustará menos si buscas una intriga emocionante que te mantenga enganchado a la pantalla.

 

Listado de episodios de ‘Laberinto de paz’

La miniserie Laberinto de paz (Frieden) está compuesta por 6 episodios de aproximadamente unos 50 minutos cada uno.
 

Episodio 1

Primavera de 1945: La paz en Europa plantea grandes desafíos a tres jóvenes. Klara, la hija del propietario de la fábrica, se ocupa de cuidar a los jóvenes supervivientes de un campo de concentración en el hogar para refugiados donde trabaja como voluntaria. Su esposo Johann quiere evitar la ruina de la empresa familiar. Y su hermano Egon está persiguiendo a los nazis que se esconden en Suiza.

Episodio 2

Egon está buscando a un alemán que figura en una lista negra de los aliados. Cuando Johann solicita un préstamo para su proyecto de fibra sintética, se encuentra obstáculos aparentemente insuperables y recibe el consejo de un abogado influyente. Klara quiere cumplir un deseo para los residentes de la casa de acogida.

Episodio 3

Johann trae al ingeniero alemán Schneider y su familia a Suiza, el primer paso importante para salvar la empresa familiar. Egon se entera de que Scholz era alguien buscado en los círculos nazis más altos. ¿Podrá detenerlo y meterlo en la cárcel? Klara está buscando a un ladrón en el hogar de refugiados y acusa a alguien muy cercano a ella.

Episodio 4

Klara se pelea con Johann y comete una estupidez trascendental. El proyecto de fibra sintética de Johann está a punto de abrirse camino y con eso podría salvar el negocio familiar. Egon entiende que con sus investigaciones se ha metido con gente muy peligrosa.

Episodio 5

Johann se entera por Egon que Wilhelm Scholz y Carl Frey han robado dinero y joyas a familias judías. El joven empresario se da cuenta de que su proyecto de fibra sintética probablemente fue financiado por delincuentes. Debido al inminente cierre de la casa de acogida, Klara tiene que encontrar un nuevo hogar para Jenkele.

Episodio 6

La desaparición de Jenkele termina en tragedia. Además, Klara se entera de que está embarazada. Egon está a punto de arrestar a Scholz y Frey. Y Johann se encuentra ante un dilema: si ayuda a hermano y a las autoridades a detener a los nazis con los que se ha asociado, perderá la empresa. Si no lo hace, perderá la confianza y el cariño de Klara y Egon. 

 


¿Qué te ha parecido la serie?

 

Laberinto de paz

6.7

Puntuación

6.7/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: