Crítica de ‘Que viene el lobo’: Complejo e intenso drama familiar

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
Que viene el lobo

Que viene el lobo (Cry Wolf) es una miniserie danesa que explora las consecuencias de un presunto caso de violencia doméstica en el seno de una familia. Un emotivo y complejo drama familiar que habla sobre la frágil línea entre los hechos denunciados y la verdad, en el que nunca sabes a quién creer pues la historia cambia según quién la cuente. La miniserie se estrena en exclusiva en Movistar+ el 16 de marzo de 2021.

Un tema delicado

En la miniserie, Holly, una niña de 14 años, ha llamado la atención del profesorado tras escribir una redacción escolar donde expone con detalles el supuesto comportamiento violento de su padrastro. El asunto se traslada a Lars Madsen, un veterano trabajador social que decide profundizar en el caso y cuya primera decisión es separar provisionalmente a Holly y a su hermanastro, Theo, de su familia mientras se lleva a cabo una investigación. Los padres niegan las acusaciones y mantienen que la niña se ha inventado todo en un arranque de rebeldía adolescente. ¿Quién miente entonces y quién dice la verdad?

A lo largo de los ocho episodios, la perspectiva cambia constantemente entre los personajes, lo que significa que no seremos capaces de confiar jamás plenamente en la versión de los hechos que estamos viendo. La idea es clara, pues todos tenemos nuestra propia verdad sobre nuestros actos y nuestras relaciones familiares, así sobre lo que está sucediendo, dado que la perspectiva de cada uno dota a la verdad de sutiles diferencias, y eso es lo que nos muestran a lo largo de esta historia.

Como espectador la serie busca ponernos en la situación de un trabajador de servicios sociales, al inicio de cualquiera de sus investigaciones, pues ellos jamás podrán tener todas las certezas en los casos en los que no haya pruebas y sea la palabra de un joven contra la de un adulto.

De esta forma, Que viene el lobo nos tiene cuestionando la verdad hasta el final y está cargada de un realismo social estresante, pues se ha sufrido un aumento en los casos de violencia doméstica durante la pandemia del Covid-19, pero la parte de investigación de la historia agrega un toque de entretenimiento al drama, para que podamos desconectar un poco mientra intentamos determinar quién tiene la razón.

El rostro del dolor

En el reparto nos encontramos a Flora Ofelia Hofmann Lindahl como Holly; Bjarne Henriksen como el trabajador social Lars; Christine Albeck Børge como Dea, la madre de Holly; Peter Plauborg como Simon, el padrastro acusado de maltrato; y Noah Storm Otto como Theo, el hermanastro de Holly. Aunque de inicio se esperan mejores interpretaciones de los actores consolidados que sirven de reclamo, como es el caso de Bjarne Henriksen, a quien hemos visto en múltiples películas y series danesas, entre las que destacan La caza o The Killing, curiosamente quienes consiguen engancharnos a la serie son Børge, en el papel de la acusadora, y Lindahl y Plaugborg, en los papeles de madre y padrastro, respectivamente, de los niños que sirven de eje central de la historia.

Flora Ofelia Hofmann Lindahl es el motivo de todo lo que acontece en la serie, y nos presenta un personaje complejo, una adolescente con una edad conflictiva, que no somos capaces de saber si está mintiendo por llamar la atención o bien si realmente ha sufrido un episodio de violencia doméstica. Sorprende a su edad con una capacidad para hacernos sentir empatía y odio a partes iguales según nos lleva la serie a dudar o no de sus acusaciones.

Christine Albeck Børge se pone en la piel de la madre de Holly, una mujer afectada que sabe que debe confiar en sus hijos, pero también en su actual pareja, y no es capaz de mantener una estabilidad mental, lo que provoca que alterne situaciones en las que parece va a explotar con otras en las que se viene abajo. Por su parte, el trabajo actoral de Plaugborg es tan bueno que en ningún momento somos capaces de saber qué tipo de persona es, si sería capaz de hacer lo que se le acusa o bien si está siendo acusado injustamente.

Que viene el lobo es un intenso drama que trata una realidad cada vez más frecuente, para la cual optan por no mostrarnos la auténtica verdad y que seamos nosotros quienes, con ayuda de las pistas, podamos ir descubriendo quién miente y quién dice la verdad. Pero más allá de la intriga, la serie expone las consecuencias de lo que nuestras palabras pueden llegar a provocar, y es que la sociedad actual está más influenciada por las primeras opiniones más que por los hechos demostrados.


Episodios

La miniserie Que viene el lobo está compuesta por 8 episodios de unos 50 minutos cada uno.

¿Qué te ha parecido la serie?

Que viene el lobo

8

Puntuación

8.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: