Crítica de ‘Los irregulares’: Los confidentes de Sherlock Holmes capturando demonios

Las críticas de Daniel Farriol:
Los irregulares
 
Los irregulares es una serie británica que combina drama juvenil con la fantasía. Está creada por Tom Bidwell (La colina de Watership, My Mad Fat Diary) y la dirección corre a cargo de Joss Agnew (Poldark, El jovencito Drácula), Johnny Allan y Weronika Tofilska, mientras que los guiones están escritos por el propio Bidwell junto a Sarah Simmonds, inspirándose en los personajes creados por Arthur Conan Doyle. Trata de un grupo de jóvenes que viven en la calle e investigan una serie de crímenes sobrenaturales en el Londres victoriano. Está protagonizada por Thaddea Graham (Carta al Rey, Toque de queda), Darci Shaw (The Bay, Judy), Jojo Macari (Sex Education, Harlots: Cortesanas), McKell David, Sheila Atim, Mark Hugh-Williams, Harrison Osterfield, Royce Pierreson y Clarke Peters. La serie está distribuida por Netflix desde el día 26 de Marzo de 2021.
 

Desmitificando a Sherlock Holmes y al Doctor Watson

Los irregulares aparecieron por primera vez en la novela “Estudio en Escarlata” de Arthur Conan Doyle. En ella se les describía como a un grupo de niños inadaptados que vivía en las calles londinenses. Tanto en esa novela como en la posterior “El signo de los cuatro” fueron informantes esporádicos para las investigaciones realizadas por Sherlock Holmes y el Doctor John Watson. Después de eso su historia se expandiría con la saga de novelas “Sherlock Holmes y los Irregulares de Baker Street” escrita por Tracy Mack y Michael Citrin, basándose en esos mismos caracteres, al igual que un par de series de la BBC. Ahora nos llega esta libre adaptación de sus aventuras en formato televisivo, pero ya os adelanto que poco encontraremos en común entre ambas pandillas de irregulares.
 
La serie creada por Tom Bidwell pretende ser muy original y termina pecando de todo lo contrario. Se pervierten y desmitifican sin sentido las figuras de Sherlock Holmes y el Doctor Watson. El primero queda reducido a una sombra de sí mismo y se muestra como un drogadicto pendenciero. El segundo tiene más protagonismo en esta ficción y queda retratado como un malcarado que se aprovecha de la precaria situación de los chavales. Ni rastro de la inteligencia, perspicacia o elegancia de ambos. La verdad es que no entiendo esa manía de utilizar personajes preexistentes para darles la vuelta y convertirlos en algo totalmente diferente. En Los irregulares su presencia resulta casi anecdótica, una excusa absurda que se vuelve un estorbo dentro de la trama principal. Los verdaderos protagonistas de la serie son los chavales de la calle, una carismática pandilla que se comportarán como los verdaderos detectives que solucionarán los casos de Holmes y Watson.
 

Un batiburrillo que combina el realismo dickensiano con lo sobrenatural

En la serie de Los irregulares se sube aún más la apuesta y los casos a investigar estarán relacionados con lo paranormal y sobrenatural. Suelen ser demasiado oscuros y siniestros, al más puro estilo de El Alienista, pero utilizando una mirada ligera y adolescente que la emparenta más con “El Club de los Cinco” de Enid Blyton. La combinación entre ambos estilos no casa nada bien. Al igual que esa anacrónica banda sonora para una ficción ambientada en la época victoriana. Ya cansa este recurso “rompedor”. No sé si lo que se pretendía era crear una ficción enfocada a captar a todo tipo de públicos, pero lo cierto es que acaba siendo demasiado infantil para un público adulto y demasiado tenebrosa para atraer a los más pequeños.
 
Y eso que el primer episodio promete y funciona bastante bien gracias a la presentación de los personajes principales. La pandilla de irregulares resultan simpáticos y apetece conocerlos en mayor profundidad para compartir con ellos sus aventuras. Probablemente si se hubiera obviado todo lo relacionado con lo sobrenatural, la serie hubiera funcionado mucho mejor. El realismo sucio de los suburbios londinenses, a lo que se suma la picaresca de los personajes de Charles Dickens, contrasta en exceso con la aparición de demonios, logias y dimensiones paralelas más propias de un capítulo de Buffy, cazavampiros o de Stranger Things. El conjunto causa estupor y desapego hacia las imágenes. Tampoco es que ayuden mucho los efectos visuales, en ocasiones bien logrados y en otras más cutres que los de una producción de The Asylum.  
 
Los irregulares es una serie que pone sobre el tapiz demasiados elementos y luego no sabe como equilibrarlos y controlarlos para otorgar a la historia de una coherencia interna. Es una buena idea plantear que los capítulos tengan un misterio diferente cada vez, eso hubiera podido servir para dar mayor dinamismo. Sin embargo, la narrativa es torpe y forzada. Nuestro interés va decreciendo a medida que avanzan los capítulos, todos ellos con una duración excesiva, adentrándose incluso en estilos distintos (por ejemplo, el tercer episodio parece sacado directamente de una novela de Agatha Christie). La dinámica se vuelve repetitiva y las subtramas con romances adolescentes infantilizan aún más, si cabe, el producto final. Los irregulares es una serie decepcionante que se aprovecha del tirón de personajes preexistentes para convertirlos en algo que nada tiene que ver con ellos. Todas las ideas que plantea parecen extraídas de otras películas y series que lo hacían con mayor talento que el demostrado aquí. Y lo que aún es peor, aburre.
 

Listado de episodios de ‘Los irregulares’

La primera temporada de la serie Los irregulares se compone de 8 episodios de entre 50 y 58 minutos cada uno.

 

¿Qué te ha parecido la serie?

Los irregulares

5

Puntuación

5.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: