Crítica de ‘Caminando entre las tumbas’: El cementerio de las almas

Las críticas de Daniel Farriol:
Caminando entre las tumbas
Caminando entre las tumbas es un thriller dramático estadounidense escrito y dirigido por Scott Frank (Gambito de Dama, Godless). Es la adaptación de la novela «Un paseo entre las tumbas» de Lawrence Block. La historia nos muestra a un ex policía de Nueva York que ahora trabaja como detective privado sin licencia. Es contratado por un traficante de droga para que encuentre a los asesinos de su esposa y durante sus pesquisas descubrirá que no es la primera vez que matan. Decidirá acabar con ellos, cueste lo que cueste. Está protagonizada por Liam Neeson (Un ladrón honesto, Venganza Bajo Cero), Dan Stevens (El apóstol, La llamada de lo salvaje), Marina Squerciati (Central Park, Frances Ha), Sebastian Roché, Boyd Holbrook, Stephanie Andujar, David Harbour y Briana Marin. La película se estrenó en España el 31 de Octubre de 2014. Ahora puedes verla en plataformas como Netflix, Amazon Prime Video, Movistar+, Google Play o Rakuten TV.
 

Un noir de aroma clásico

Caminando entre las Tumbas (2014) fue una agradable sorpresa dentro del thriller criminal hollywoodiense en una época donde el género ya se encaminaba hacia la acción pura sin trasfondo moral. Estamos, pues, ante un thriller que aún partiendo de algunos tópicos habituales en el género, propone una intriga noir atípica y de aroma clásico, en la que podemos encontrar influencias de las novelas de Elmore Leonard y las películas de intriga que se hacían en los años 70 y 80, todo ello impregnado por la negrura del Clint Eastwood más pesimista con el género humano, el de Mystic River (2003) o El Intercambio (2008). 

Si analizamos el currículum del director, Scott Frank, tampoco debería sorprendernos. Es más conocido por su faceta de guionista, como autor o co-autor de varios libretos que flirtean con el género. Morir Todavía (Kenneth Branagh, 1991), Malice (Harold Becker, 1993), Prisioneros del Cielo (Phil Joanou, 1995), Un romance muy peligroso (Steven Soderbergh, 1998), Minority Report (Steven Spielberg, 2002), La intérprete (Sydney Pollack, 2005) o Logan (James Mangold, 2017), son algunos de sus trabajos más destacados. También es el director de una reivindicable joyita como The Lookout (2007), aunque el verdadero reconocimiento mediático le llegó con las series Godless (2017) y, especialmente, Gambito de Dama (2020).

Matthew Scudder, un detective sin licencia

La historia de Caminando entre las tumbas adapta la novela «Un paseo entre las tumbas» de Lawrence Block. El personaje principal es Matthew Scudder, detective sin licencia y ex policía, que aparece en 18 de las novelas de su autor. Una de ellas ya fue adaptada al cine por Hal Ashby con Jeff Bridges en el rol del detective, la estupenda Ocho millones de maneras de morir (1986), pese a que el guion de Oliver Stone y David Lee Henry trasladó extrañamente la acción de Nueva York a Malibú. Scott Frank prefirió apostar por una mayor fidelidad con el material orginal y en su película nos presenta una Nueva York oscura y deprimente bajo una constante lluvia.

El director maneja con sabiduría el material de partida para evitar caer en lo obvio, a través de la absorbente atmósfera de suspense acumulativo que propone, rodeándola de una espesa neblina moral. La influencia del cine de Alan J. Pakula, Don Siegel o Sidney Lumet acompaña las imágenes de este thriller que se cuece siempre a fuego lento. Por eso algunos pueden sentirse decepcionados. Las pesquisas del detective protagonista encarnado por un eficaz Liam Nesson en, posiblemente, uno de sus mejores papeles, se alejan por completo del género de acción y de venganzas que suele interpretar el actor en la franquicia Taken. Esto no tiene nada que ver. Aquí, las pesquisas detectivescas se convierten en un fascinante trayecto interior entre los fantasmas del pasado y la sordidez que emerge de las catacumbas de la maldad humana.

Cine negro a reivindicar

Caminando entre las Tumbas es una de esas películas que se irá reivindicando con el paso del tiempo. Es un thriller de autor con suficientes elementos narrativos para llamar nuestra atención. La presentación inicial del personaje es ejemplar. Solo necesita de unos pocos planos para colocarnos en situación. A eso le sigue la secuencia con más acción de toda la película, un tiroteo espectacular que podría firmar el propio Michael Mann. A partir de ahí la puesta en escena prefiere profundizar en lo psicológico y en lo siniestro. 

La trama tiene muchos recovecos que cada vez se vuelven más tenebrosos. La acción nos sitúa en 1999, en una Nueva York pre-tecnológica que está pendiente del anunciado apocalipsis del fin de milenio. Frank utiliza un tono apesadumbrado e irrespirable donde la moralidad se mueve por zonas grises. Hay escenas y conceptos brillantes en su planteamiento formal, el tiroteo inicial, el cementerio, el uso de los espejos, la azotea con las palomas… Caminando entre las Tumbas es cine negro puro, donde los asesinos no merecen ser escuchados y los héroes viven atormentados por la culpa. Un viaje redentor donde la paz sólo se consigue con el silbido de las balas. 

El texto de esta crítica puede leerse parcialmente en Universo Cinema.


¿Qué os ha parecido la película?

Caminando entre las tumbas

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: