Atlàntida Film Fest 2020: Crítica de ‘Those Who Remained’: Lo que vino después del holocausto

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en el Atlàntida Film Fest 2020: 
Those Who Remained
 

La historia del holocausto judío ha sido contada en multitud de películas (algunas de ellas excepcionales) y varias series de televisión. Sin embargo, el cine ha ahondado menos en las vidas de los que sobrevivieron al horror, de los que se quedaron, de ahí el título Those Who Remained de esta película húngara dirigida por Barnabás Tóth, que fue elegida por Hungría para ser presentada al Óscar a la mejor película internacional del pasado año y que actualmente puede ser vista en el Atlàntida Film Fest organizado por la plataforma Filmin.

Uno puede tratar de imaginar el enorme dolor y las imperecederas cicatrices con las que los supervivientes a aquella barbarie han tenido que vivir el resto de sus vidas, pero no creo que haya imaginación capaz de asumir tanto sufrimiento físico y emocional sin haberlo vivido. Barnabás Toth, basándose en la novela de la escritora Zsuzsa F. Várkonyi, no escarba tanto en las cicatrices como muestra el mejor (acaso el único) método de sanación que no es otro que el amor.

A través de, fundamentalmente, dos personajes: Aldo (Károly Hajduk) y Klára (Abigél Szőke), Tóth filma, con una elegante puesta en escena de tintes teatrales, una historia de dos seres atormentados que se encuentran uno al otro en la Hungría de 1948, cuando las heridas de la Segunda Guerra Mundial están aún abiertas y el dolor de la pérdida es un pesado manto que recubre la existencia de “aquellos que se quedaron”. Aldo es un ginecólogo de 42 años, un hombre de esos que llevan la tristeza permanentemente dibujada en el rostro que, además de trabajar en su consultorio, va varias veces a la semana al Orfanato Comunitario Israelita. A su consulta acude Klára, una jovencita a la que los horrores vividos han retrasado la menarquia y que, al tiempo que se aferra a la esperanza de que sus padres estén vivos en alguna parte, vive en un perpetuo odio a todo lo que le sucede y rodea.

El encuentro afectivo de estos dos seres es tratado con extraordinaria sutileza por un Tóth que consigue mantener permanentemente el equilibrio entre el vínculo paterno-filial que se establece entre Aldo y Klára y los sentimientos románticos que ambos sienten. En esta confusión emocional se sustenta gran parte de la delicada mirada con la que el film se constituye como una auténtica tesis sobre el amor (en sus diferentes vertientes) como único alivio a la devastación anímica provocada por los recurrentes recuerdos que irremediablemente atormentan a uno y a otra.   

Károly Hajduk y Abigél Szőke hacen dos extraordinarias interpretaciones manejando con matizada naturalidad todo el abanico de emociones inscrito en sus complejos personajes. En los ojos de Szőke, en sus profundas ojeras, vemos los restos de la infancia arrebatada a una cría obligada a madurar antes de tiempo. Hajduk lo dice todo con la mirada, con los silencios y con la actitud corporal.

Those Who Remained huye de todo lo escabroso que podría acompañar al encuentro entre dos personas que por edad y condición está condenado a no ser bien visto por la sociedad biempensante y pone el énfasis en los mecanismos a través de los cuales cada uno se va liberando, capa a capa, de la pesada carga del pasado y aprende a vivir con el dolor abriendo vías a una ¿nueva? existencia.

 


¿Qué te ha parecido la película?

7.5

Puntuación

7.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: