Crítica de ‘Carmen y Lola’: Una de amores difíciles

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
Carmen y Lola
 

Hay quien dice que ni se elige de quien nos enamoramos ni podemos evitarlo cuando lo hacemos. Teorizar sobre el amor a estas alturas me provoca demasiada fatiga y no estoy por la labor de meterme ahora en disquisiciones sobre lo que entendemos por amor y lo que confundimos con amor pero me parece incuestionable que hay historias de amor más fáciles que otras y no hace falta ser un hijo de los Montesco y una hija de los Capuleto para tenerlo todo en contra. Contar estas historias de amor difíciles es mucho más atractivo para el cine (y la literatura) y la directora Arantxa Echevarría se ha propuesto contarnos una de las casi imposibles.

A pesar de que, para mí, son más que evidentes sus buenas intenciones en su debut en el largometraje y de que consigue desprenderse de la mayoría de los tópicos costumbristas que podrían haber echado por tierra su película Carmen y Lola, parece ser que ha sido imposible evitar la polémica. En unos tiempos en los que todo el mundo tiene la piel tan fina que el más mínimo desvío de la corrección política puede provocar un terremoto en twitter, ponerse a contar una historia de amor homosexual entre mujeres en la comunidad gitana es como pretender dar un triple salto mortal de espaldas y caer de pie en el centro del escenario. Porque miren, si hay una sociedad a la que se le pueda aplicar el término de “heteropatriarcado machista” que determinadas corrientes sociales nos quieren generalizar a todos es (salvo honrosas excepciones) la comunidad gitana.

En cualquier otro sector social, que unos padres no quieran que sus hijas estudien, tengan teléfono móvil o salgan de la puerta de su casa sin ser acompañadas por un varón, que la máxima aspiración que alberguen sobre ellas sea que se casen lo antes posible y les llenen de nietos y que, por supuesto, lo hagan con un miembro de su misma etnia al que, a poder ser, conozcan en el culto, sería absolutamente inaceptable. Sin embargo, constatar que esto sigue ocurriendo en pleno siglo XXI en diversas comunidades gitanas es inequívocamente racista para varios colectivos que ya han puesto el grito en el cielo y arremetido contra la directora por tierra, mar y aire.

Carmen y Lola funciona como documental y como ficción, como historia de amor iniciático y como película de denuncia en las manos de una directora que, a pesar de su falta de trayectoria, tiene muy claro lo que quiere contar y no permite que en ningún momento decaiga el ritmo de la narración. Es innegable que cierto amateurismo en el reparto puede restarle fuerza dramática pero Echevarría tiene la habilidad de acentuar el tinte documental de esos momentos y aprovechar a los mejores intérpretes, Carolina Yuste y Moreno Borja por un lado y la pareja protagonista por otro, para desarrollar un guion sólido y consistente filmado con nervio y corazón.

La citada pareja protagonista, Rosy Rodríguez y Zaira Romero, las Carmen y Lola del título, ambas debutantes y encontradas en un exigente casting, inspiran ternura, transmiten fuerza y consiguen empatizar con una mayoría de espectadores desde el primer pase en la Quincena de Realizadores del Pasado Festival de Cannes. Ambas se benefician de la delicada, inteligente y minuciosa construcción de sus personajes en un guion firmado por la propia directora que imprime su particular mirada en la planificación de las secuencias con una colocación de la cámara que huye (a veces demasiado explícitamente) de lo convencional.

Más convencionalismo hay, sin embargo, en un final que hemos visto ya demasiadas veces en el cine desde que François Truffaut cerrara Los 400 golpes con aquella maravillosa secuencia final, pero imagino que es difícil resistirse a llevar a sus protagonistas a donde las lleva y ¿qué quieren que les diga?, si yo algún día decidiera huir de mi vida y poner tierra de por medio con todo lo que soy y tengo, también me iría al mar.

Llegada la temporada de premios del cine español, ocho nominaciones a los Goya, cuatro a los Feroz y dos a los Forqué jalonan la trayectoria de uno de los más destacados debuts en la ficción del cine español durante 2018. 


¿Qué te ha parecido la película?

Crítica de ‘Carmen y Lola’: Una de amores difíciles
3.5 (70%) 2 vote[s]

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: