Crítica de ‘Spider-Man: Un nuevo universo’: Deleita tu sentido arácnido

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”:
Spider-Man: Un nuevo universo

Seis películas en dieciséis años. Eso es lo que ha dado de sí Spider-Man hasta la fecha. Y lo cierto es que, con aciertos y desaciertos, el hombre araña sigue llenando salas. Es su torpeza, su humor y su naturaleza de chico de barrio lo que lo acerca al público. Cuando Sony se lanzó a producir Spider-Man: Un nuevo universo, otra aventura del trepamuros, esta vez protagonizada por Miles Morales —el personaje creado por Brian Michael Bendis para recoger el testigo heroico de Peter Parker— todos pensamos que se trataría de una producción menor. Sin embargo, Spider-Man: Un nuevo universo ha resultado ser una de las mejores películas de entretenimiento del año, no solo por la calidad de su animación, sino por su genial y alocado guion.

No salimos de Brooklyn, pero esta vez nuestro protagonista es Miles Morales; un adolescente latinoamericano que se debate entre su brillante expediente académico y su interés por el grafiti. Un día, en una escapada a los túneles del metro de Nueva York, Miles es picado por una araña y empieza a desarrollar poderes. En otro punto de la ciudad, el poderoso criminal Wilson Fisk, está desarrollando una máquina capaz de abrir un portal en el que convergen distintos universos paralelos y que podía terminar con la realidad. En un Nueva York que ha perdido a su justiciero Peter Parker, el Spider-Man original, Miles Morales se siente en la obligación de salvar el mundo solo. O eso cree él hasta que se topa con Peter Parker, aunque éste viene de otra realidad donde su vida se ha ido a pique.

Rodney Rothman, guionista de Infiltrados en la universidad, se une a Peter Ramsey y Bob Persichetti, ambos curtidos en el mundo de la animación, para dirigir esta nueva aventura del justiciero de Brooklyn. La suma de los tres da como resultado una producción pulida tanto a nivel argumental como técnico.

El guion de Spider-Man: Un nuevo universo está firmado por Phil Lord, responsable también de La LEGO película con la que comparte un humor muy blanco, muy para todos los públicos, pero igualmente descacharrante. Aunque la médula del guion es el desequilibrio multidimensional creado por Fisk, la historia se alimenta de pequeñas ramas argumentales, como la delicada situación familiar entre el padre y el tío de Miles Morales, o las dificultades matrimoniales de Peter Parker al intentar mantener a flote su relación de Mary Jane al tiempo que salva una y otra vez a la ciudad de Nueva York. Además, la cinta está repleta de referencias al universo Spider-Man, con personajes sorpresa y guiños a adaptaciones anteriores. Y es que si tratas universos paralelos, puedes permitirte mantener en canon todas las películas que preceden a esta sin que se anulen entre ellas. Una genialidad.

Y si la historia funciona, lo hace aún más a través de su narrativa. Mucho se deberían torcer las cosas y muchos mangoneos tendrían que haber en la Academia para que Spider-Man: Un nuevo universo no se encuentre entre los nominados a mejor película de animación en la próxima ceremonia de los Oscar.

La película es exuberante y preciosa. Lo colores vivos y las tramas en fondos te sumergen en un mundo mitad cómic mitad videojuego. En las escenas más trepidantes, tus ojos no dan de sí para captar tantísimo. Con el CGI no se aspira a crear una imagen realista, sino que se busca insuflar vida a un dibujo más tradicional, al estilo de lo que ya pudimos ver en Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts. No se trata de jugar de traer el dibujo a nuestra realidad, haciéndolo tangible, sino de empujarnos a nosotros dentro de una viñeta.

El diseño de personajes se ha mantenido caricaturesco mientras que los fondos se mueven entre lo futurista y lo urbano. E igual de urbana se mantiene la banda sonora compuesta por Daniel Pemberton que ha logrado combinar los distintos universos en una única banda sonora que combina electrónica con composiciones propias del cine negro o de dibujos animados tipo Merrie Melodies. En cuanto a la selección de canciones, se compone de hip hop y pop reflejando los gustos del adolescente Miles Morales. De todos los temas hay que destacar Sunflower, compuesta por Post Malone y Swae Lee para la película.

Spider-Man: Un nuevo universo se convertirá sin duda en una de las películas de estas navidades, pero va más allá del divertimento familiar y, aun estrenándose a finales de año, lanza sus telarañas y trepa hasta el podio de los mejores títulos del 2018.


¿Qué te ha parecido la película?

Crítica de ‘Spider-Man: Un nuevo universo’: Deleita tu sentido arácnido
5 (100%) 1 vote[s]

10

Puntuación

10.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: