63 SEMINCI. Sección Oficial (Cortometrajes). Crítica de ‘No me despertéis’: Choque (más allá de lo) generacional

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 63 SEMINCI: 
No me despertéis
 

No acabo de entender que en un certamen que tiene una sección para mostrar los trabajos de fin de carrera de la ESCAC, otra sección con el nombre de La noche del corto español y una sección Punto de Encuentro dedicada especialmente a primeras películas tanto largometrajes como cortometrajes, se programe un trabajo de fin de grado en la Sección Oficial a concurso. Ni siquiera lo entendería en el caso de que el cortometraje apuntase al nacimiento de un nuevo Scorsese, y no es el caso. Creo que además se le hace un flaco favor a su joven directora colocándola en este escaparate en el que la mirada del espectador no es la misma con la que valora los cortometrajes exhibidos en alguna de las secciones anteriormente citadas.

Dicho esto, No me despertéis es el título del trabajo fin de grado en la ESCAC de la joven bilbaína Sara Fantova, está basado en una experiencia personal y se toma 21 minutos para contar una historia que en ningún momento los justifica. Sitúa la acción en el Bilbao de 2009 donde una adolescente de 16 años que vive con su padre y su hermana se debate entre obedecer a su progenitor, político con un puesto en el Gobierno Vasco, o dejarse llevar por el ambiente reivindicativo de base abertxale que se respira en su instituto.

Sara Fantova quiere dar nervio a todo el planteamiento argumental del inicio del cortometraje y para ello usa (y abusa de) la filmación cámara en mano con un (imagino que deliberado) descuido del enfoque y el encuadre. Me parece una opción estética aceptable y respetable pero llevada a un exceso que distancia demasiado al espectador. A partir de mediado el cortometraje, Fantova tranquiliza su cámara para centrarse más en la mirada de su protagonista y en su debate interno cuando su relación con su padre y con sus amigos entra en conflicto, y es aquí donde están los mejores momentos del metraje. Fantova parece, al menos en este su primer trabajo, tener más talento para contar historias intimistas que para retratar ambientes sociales o urbanos por muy naturales que resulten las conversaciones entre los jóvenes estudiantes. El trabajo de la joven Ibone Ajuria es más que notable y Fantova sabe sacar buen partido de ello. 

5

Puntuación

5.0/10

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.