63 SEMINCI. Sección Oficial (Cortometrajes). Crítica de ‘Egg (Huevo)’: De conducta alimentaria y otros desórdenes

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 63 SEMINCI: 
Egg (Huevo)
 

Con unos muy particulares dibujos en blanco y negro, la italiana afincada en Dinamarca Martina Scarpelli dirige su segundo cortometraje de animación tras su trabajo de graduación Cosmoetico en 2015. Egg (Huevo), una historia muy personal, es una especie de metáfora, de inalcanzables lecturas para los no iniciados, sobre los desórdenes alimenticios en particular sobre la anorexia que en cierto modo sufrió su directora.

Una voz en off nos habla de la comida como una elección en lugar de una necesidad y de considerar la propia casa como un lugar seguro donde sentir placer sexual no comiendo. Una mujer desnuda con unas particulares proporciones vive encerrada en un cubo de gran carga simbólica abierta a todo tipo de interpretaciones, tantas como pueden hacerse del huevo que da título al cortometraje y que simboliza tanto el origen de la vida como la capacidad para emulsionar diferentes elementos. La mujer mira el huevo, lo toca, lo lame y se lo frota por el cuerpo  antes de comérselo.

Todo demasiado complejo, demasiado críptico y demasiado simbólico pero, eso es innegable, con una gran carga poética y una inquietante potencia visual que no deja inerte al espectador.

Egg (Huevo) participó en la más reciente edición del Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy donde obtuvo el Premio Jean-Luc Xiberras a la mejor primera película.

6

Puntuación

6.0/10

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.