Crítica de ‘Cómo deshacerte de tu jefe’: Cuando Charlie encontró a Harper

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Cómo deshacerte de tu jefe

Agosto siempre se presenta un poco roñoso en cuanto a títulos que ver en el cine, y termina por delegar en aquellas películas que se estrenaron en meses anteriores. Por suerte, las plataformas de contenidos en streaming nos siguen ofreciendo ficción, no solo a través de sus series, sino con películas de producción propia. En el abundante catálogo de Netflix podemos encontrar Cómo deshacerte de tu jefe, una comedia romántica y ligera perfecta para las noches noches de verano bajo el ventilador.

Charlie y Harper son dos jóvenes neoyorkinos que trabajan a destajo como asistentes personales. Sus jefes, una influyente editora de prensa deportiva y un director financiero, exprimen a los jóvenes las veinticuatro horas. Si quieren recuperar su vida, Charlie y Harper han de diseñar un plan, y éste pasa por conseguir que sus jefes se enamoren.

La cinta está guionizada por Katie Silberman y supone su primer largometraje alejada de la producción. Detrás de la claqueta se pone Claire Scanlon, quien ha dirigido numerosos episodios en series como The Office, Brooklyn Nine-Nine o GLOW. Con Cómo deshacerte de tu jefe se meten en las arenas movedizas de la comedia romántica, un género desdeñado del que es muy difícil salir con soltura. Sin embargo, la película se las arregla para, a pesar de la falta de originalidad y lo previsible de este tipo de películas, hacerte pasar un buen rato.

En lugar de hacer malabares con la historia o caer en el error de los chistes fáciles sin fundamento argumental, Silberman opta por encomendar toda la simpatía que la historia destila en la seguridad de los cimientos clásicos de la comedia romántica: chica conoce a chico, chico y chica evolucionan de la animadversión a la amistad y, finalmente, al amor. El espectador conoce cada paso que dará la historia, pero es en la sencillez en donde reside el secreto de esta comedia que pasa como un suspiro, sin caídas de ritmo y con un humor de sonrisa. Lejos de la edad de oro de la comedia romántica; esa que reinó entre la década de los 30 y 40, sí podemos compararla, sin embargo, con aquellos títulos clásicos de los 90, como Cuando Harry encontró a Sally o Tienes un E-Mail.

La ligereza y frescura no viene tan solo de su guion, sino de la química entre sus dos protagonistas, Zoey Deutch y Glen Powell. Los actores, que ya coincidieron en la película de Richard Linklater, Todos queremos algo, hacen una perfecta pareja de comedia romántica. Zoey Deutch, hija de la también actriz Lea Thompson, exuda encanto y frescura. Con su aspecto de vecina de al lado, insufla vida a Harper, un personaje que sabemos talentoso, pero que se mueve entre la inseguridad y la torpeza. Opuesta por completo a ésta es Charlie, interpretado por Powell, un hombre de éxito, sofisticado y guapo quien, sin embargo, vive sometido a los caprichos de su jefe y de su novia.

Acompañan a los protagonistas los actores Lucy Liu y Taye Diggs como Kirsten y Rick, los exigentes y egocéntricos jefes. Kirsten y Rick son herederos de Miranda Presley, la aterradora directora de Runaway en El diablo viste de Prada. Sin embargo, en esta ocasión, los antagonistas no son más que motores para el desarrollo de la relación entre los dos personajes principales.

Con un 90% de críticas positivas en Rotten Tomatoes, coincidiendo todas en que, a pesar de ser más de lo mismo, la película sale más que airosa, cabe preguntarse dónde está el truco; cómo salvar esa falta de originalidad. La respuesta está en la honestidad con la que se desarrolla la historia, dentro de unos parámetros de coherencia.

Cómo deshacerte de tu jefe no es una película que perdure en tu cabeza mucho tiempo después de haberla visto y, no obstante, es una película a la que recurrir más de una vez cuando lo que quieres es refrescar la mente con ficción sencilla y agradable.


Qué te ha parecido la película:

6

Puntuación

6.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: