Crítica de ‘Mazinger Z Infinity’: Para muy fans

Crítica de ‘Mazinger Z Infinity’: Para muy fans
Sin puntuación

Las críticas de Agustín Olivares: Mazinger Z Infinity

No soy el más indicado para hacer esta crítica. Nunca he visto Mazinger Z más allá de algún capitulo suelto hace 20 años. Supuse que en tiempos de remakes y reboots iba a ver algo nuevo, pero no. Me pasé de temerario. Soy un kamikaze.

Mazinger Z Infinity nos sitúa 10 años después del final de la serie, donde el piloto del Mazinger original ahora es un reputado científico que tiene que volver a enfundarse las mallas para zurrarse contra el Doctor Infierno (again).

Mi sensación al ver Mazinger Z Infinity debió de ser la misma que la que tiene alguien al ver La batalla de los dioses sin haber seguido Dragon Ball. Yo me lo gocé a tope, pero si nunca has visto las aventuras de Goku probablemente te sientas más perdido que Paquirrín en un conservatorio. Por eso mismo mi opinión frente a Mazinger Z Infinity no cuenta. Pero como soy un kamikaze os la voy a dar.

La película ofrece una experiencia animada brutal, con muchísima acción, con una animación mimada que mezcla CGI con dibujos tradicionales. Miles de robots se zurran en un espectáculo psicotrónico de luz y color, donde cada guantazo se siente y se observa claramente (aprende Michael Bay). El lavado de cara es muy evidente, y tanto los adultos como los más pequeños lo van a gozar.

Hablando de pequeños, si vuestros/as niños/as cojean del pie millenial lo van a flipar. El término “cosificación de la mujer” está grabado a fuego en Mazinger Z Infinity. Me imagino que es una seña de identidad de la serie, pero en pleno 2018 huele a queso revenío. Pechos y nalgas saltarinas, mucha carne a la vista, chicas que se derriten por el prota… Fantástico todo.

En cuanto a la historia me pareció un poco confusa. Más allá de que no conectara con nadie (se presupone que ya los conoces a todos, por lo tanto no pierden un minuto en presentarte a los personajes), las idas y venidas a dimensiones raras me sacó de la peli. No entendí nada. Aunque además de kamikaze soy monguer, así que quizá la culpa sea mía.

Me flipó el diseño de los mechas, especialmente de Infinity. Me gustaría muchísimo ver una adaptación en acción real de este universo. Creo que tiene un gran potencial, y en los tiempos tan poco arriesgados que vivimos sería una buena jugada de los grandes estudios adaptarlo para que nos toquemos los más frikis.

Poco más que añadir. Si seguisteis Mazinger Z de pequeños estoy seguro de que os va a chiflar. Tod@s l@s personaj@s clásic@s reaparecen, además de introducir algunos nuevos (clave para el futuro de la franquicia). Peca de machista y sobresale la calidad de la animación. Estoy convencido de que seguirán sacando más pelis de Mazinger, pero prometo que no seré yo el que las reseñe.

También te puede interesar

3 comentarios sobre “Crítica de ‘Mazinger Z Infinity’: Para muy fans

  • el 18 enero, 2018 a las 21:11
    Permalink

    Espero verla me trae buenos recuerdos de ni niñez y me gusta la sensacion

    Respuesta
  • el 20 enero, 2018 a las 10:40
    Permalink

    Demasiados remakes de hace mucho tiempo. Parece que estamos en la época de echar la mirada hacia atrás pensando que el pasado fue mejor que hoy día.

    Respuesta
  • el 26 enero, 2018 a las 22:04
    Permalink

    tengo 41 y vi la serie del principio al final inclusive lleve a arrastas a mi papa a ver la pelicula de mazinger z en los 80s…. si mi generacion es la segunda pelicual,,,,,aqui en latinoamerica los episodios finales de mazinger los juntaron y los pasaron como pelicula esos episodios cerraban mazinger z e iniciaban el gran mazinger…… para mi esta pelicula sigue el curso de ambas series de television mazinger z y el gran mazinger consiguiendo que los personajes crezcan…. la verdad muy buena accion y lo que me puso la carne de gallina fue ver todas las armas del robot utilizadas…… en verdad me trajo a mi niñez…..

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.