Crítica de ‘Black Mirror’ – Temporada 4: Más tecnología y mejores historias

La cuarta temporada de la serie británica Black Mirror se estrena hoy en Netflix con nuevos episodios que desafían a nuestra imaginación tecnológica y nos dan un reflejo (en ocasiones no deseado) de los peores miedos del ser humano. Las nuevas seis historias vuelven a estar escritas por Charlie Brooker y mantienen nexos comunes y constantes entre ellas (y con los episodios de anteriores temporada). Ahora los revisamos evitando, dentro de lo posible, revelar detalles del argumento.

“Arkangel” representa cómo la sobreprotección paterna no es sinónimo de buena educación. La tecnología (ni la existente ni la que vemos en el episodio) es buena para controlar a los hijos. Jodie Foster dirige el episodio más americano de la temporada, al igual que lo fue “Caída en picado” la temporada pasada, pero no por eso desentona con el resto de capítulos. Como cada historia de la serie, da para un debate sobre dónde tienen que estar los límites del control y el libre albedrío. Un maravilloso y perfecto ejemplo del temor de los padres y el control obsesivo sobre los hijos.

“Cocodrilo” vuelve a mostrarnos lo más oscuro del ser humano, los actos delictivos y desesperados que cometemos por salvar nuestro futuro (ya sea laboral o nuestra estabilidad emocional) y los errores que cometemos realizándolos. El crimen es una constante de Black Mirror y “Cocodrilo” es un excelente episodio de cómo la tecnología aplicada a la historia consigue que una trama enrevesada se vuelva fácil de seguir e interesante para el espectador.

“Black museum” es un homenaje y a la misma vez expande el universo Black Mirror. Hay referencias al episodio estrella de la temporada pasada: “San Junipero”, a las películas Días extraños y Línea mortal. El capítulo funciona perfectamente como precuela y secuela de episodios de anteriores temporadas, aunque en esta ocasión se aporta un toque divertido y otro punto de vista sobre la tecnología que ya conocemos, además de ampliarla con nuevos juguetes.

“Hang the DJ” recupera otra de las constantes de las temporadas de la serie: las relaciones personales. Si lloramos con “San Junipero” por encontrar al amor de tu vida cuando todo está en contra, en “Hang the DJ” tenemos una nueva visión de cómo se crean las relaciones y qué sucede cuando encuentras a la persona con la que te gustaría pasar el resto de tu vida. Los errores, las dudas y los miedos que todos tenemos mientras buscamos el amor de nuestra vida hechos un episodio.

“Cabeza de metal” es una película de terror, de miedo a la muerte, de evitar un fallecimiento prematuro, pero situándonos en un futuro muy desolador dónde las máquinas tienen el control. Podría considerarse una precuela de Terminator y si en Black Mirror tienen algo claro es que no podemos olvidar que las máquinas deben depender de los humanos o acabaran con nosotros. Cruel, dura y en blanco y negro. El director de la exquisita Hard candy no ha olvidado ningún detalle para un guión con pocos personajes y muchos miedos futuros.

“U.S.S. Callister” es el lado oscuro de “San Junipero”. ¿Qué pasaría si no quisiéramos estar “conectados” y nos obligan contra nuestra voluntad?. Construir un episodio que es cómico y trágico a la vez y, al mismo tiempo, que sea un homenaje a series espaciales como Star trek, Battlestar Galáctica o Babylon 5 es, realmente, una aventura. Por si fuera poco, mantiene la temática de esta temporada (presente en “Hang the DJ” y “Cabeza de metal”): los personajes quieren escapar de su realidad, pero la tecnología decide por ellos y tienen que buscar una salida que rompa con el sistema.

“Todo sucede por una razón” repite sin cesar una máquina en “Hang the DJ” y la razón es demostrar al ser humano que la tecnología no siempre nos hace la vida mejor. Desde la primera temporada esta serie trata de alertar sobre las posibles consecuencias de una tecnología que supera a los humanos. Los persigue en “Cabeza de metal”, los controla en “Arkangel” o los mantiene prisioneros en “U.S.S. Callister”, crea dependencia en “Hang the DJ” o les ordena cómo actuar y así como modifica su comportamiento en “Cocodrilo”. El futuro ya está aquí y tenemos que saber dónde poner los límites, por eso existe Black Mirror, porque es un espejo oscuro donde se refleja lo peor del ser humano, pero también nos aporta un destello de esperanza para poder escapar.

La cuarta temporada de Black Mirror está disponible en Netflix desde el 29 de diciembre.

Un comentario en «Crítica de ‘Black Mirror’ – Temporada 4: Más tecnología y mejores historias»

  • el 5 enero, 2018 a las 23:25
    Enlace permanente

    Es curioso que esta serie no traiga ese hype que nos ofrecen otras series. Por ejemplo: Juego de Tronos, Breaking Bad en su momento y La que se avecina en nuestro país son algunos casos que sirven para darnos cuenta el ansia que nos produce a algunos el que llegue la nueva temporada y contar literalmente los días hasta su estreno. Pero con Black Mirror no es así. Nadie espera mordiéndose las uñas a que la serie creada por Charlie Brooker llegue a las pantallas, solo cuando es anunciada a las pocas semanas de su estreno. Es más, sabiendo esto y une vez la serie acabada, me entran muchas ganas de hablar de ella, pero no tengo la emoción de saber cuando se estrenará la siguiente temporada. Con esto no quiero decir que no sea una serie peor que Juego de Tronos (Juego de Tronos es un culebrón estadounidense, pero me gusta), pero tiene algo que su creador nos ha dado en cada capítulo y nos da que pensar e incluso lo llevamos a la práctica en alguna ocasión. 

    Esta cuarta temporada de Black Mirror, creo que ha sido superior en conjunto a sus predecesoras. Tiene capítulos muy buenos, capítulos buenísimos, capítulos de mear y no echar gota y luego está Black Museum. Todo el mundo con el que he discutido de la serie, coincide en que este último episodio es el mejor de todos.

    Mi segundo episodio favorito de esta temporada ha sido Hang the DJ. A día de hoy siento debilidad por Her y es una historia con un cierto parecido a esta película. Pero no es por esto por el motivo que se haya colado en la segunda posición, sino más bien porque los asistentes de voz me parecen un gran avance y un peligro enorme en la misma medida. He de decir que durante los primeros minutos la aborrecí, pero me parece una historia tan real si se llega a aplicar a la vida de las personas, que solo hay que verla para darse cuenta que la pareja ideal viene tras una larga lista de decepciones y que cuando la encuentras, la cagas de manera consciente y lo fastidias todo.

    El resto de capítulos  me han parecido igual de increíblemente buenos en su misma medida (por eso mismo no estoy haciendo un ranking como el resto de blogs). Cocodrile me pareció perfecta. Extraños en un tren pero individualmente. No existe el crimen perfecto. Una huella, un pelo, un descuido o una cobaya pueden ser los motivos por los que te pillen si decides deshacerte de todas las pruebas o testigos  que sepan tu más oscuro secreto. He visto a lo largo de mi vida muchos personajes malos (por no llamarlos de manera más soez), pero en Cocodrile he descubierto un tipo de maldad que no veía desde Jesse Plemons en Breaking Bad.

    Ya que he mencionado a Plemons, aprovecho para analizar U.S.S. Callister. Un episodio muy geek para todos esos nuevos freaks de la generación The Big Bang Theory que han cogido el gusto a las películas de Marvel y DC Comics, pero que nunca se han leído una sola historia que aparecen en los cómics. A nivel personal creo que  Jesse Plemons es el Joe Pesci de esta generación, pero un actor que aun no ha logrado explotar, y seguramente porque no ha tenido los papeles apropiados para destacar. Aunque darse a conocer con Bryan Cranston y compartir pantalla con Johnny Depp, no esta mal. Habrá que verlo en la nueva película de Martin Scorsese junto a Robert De Niro y Al Pacino. Volviendo al capítulo, es fascinante la subida de las actuaciones de los actores y cómo se puede venir todo abajo cuando Como conocí a vuestra madre dice: “¡…Robarme el chichi! ¡Se ha pasado de la puta raya! Con esto vemos a que fracción del público va dirigido. En fin, de regalos os decimos que hay caemos de Aaron Paul y Kirsten Dunst en este capítulo.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: