Crítica de ‘Future Man’: Ciencia ficción y humor regada con cultura pop

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Future Man

¿Quién no ha querido ser devorado alguna vez por su película o libro favorito? ¿Quién no espera cada año que una lechuza le traiga su carta de ingreso en Hogwart, o reza porque le aparezca un abuelo millonario con un parque de atracciones lleno de dinosaurios? Mark Twain llevó a Un yanqui a la corte del rey Arturo, los hermanos protagonistas de Pleasantville fueron succionados por el televisor para convertirse en personajes de una serie de los cincuenta y Jeff Bridges quedó encerrado en un mundo digital en Tron. Future Man, la serie de Hulu que mañana estrena en España HBO, comparte premisa con los ejemplos anteriores y la enriquece con un aliño de humor gamberro y nostalgia. Con motivo de su presentación, HBO nos invitó a la sala de Sony España para disfrutar de su episodio piloto, una manera cruel de hacernos salivar con ganas de más.

Seth Rogen y Evan Goldberg, quienes ya se unieron para sacar adelante Predicador, la serie basada en los cómics homónimos, y que han trabajado juntos también en comedias cinematográficas como Supersalidos o La entrevista, producen este combo de humor y ciencia ficción protagonizado por Josh Hutcherson (Los juegos del hambre).

El protagonista de Future Man, Josh, es un veinteañero que trabaja de día como limpiador en unos laboratorios, mientras que las noches las pasa encerrado en su cuarto jugando a un first-person shooter sobre un grupo de rebeldes en un mundo postapocalíptico donde la humanidad parece condenada a la extinción. Josh se mantiene en una vida gris y anodina hasta que un día aparecen en su dormitorio Wolf y Tiger, sus compañeros de cuadrilla en el videojuego que están seguros de que Josh es el salvador de la raza humana. A regañadientes el protagonista será arrastrado a un viaje temporal para evitar que un científico descubra una cura para el herpes que derivaría en la destrucción de la humanidad.

El argumento recuerda también a Starfighter: La aventura comienza, la película que en 1984 dirigió Nick Castle. Sin embargo, mientras que el de Castle era un guión para todos los públicos que se centraban en la acción y la aventura, Future Man se regocija en el humor zafio que caracteriza la filmografía de Rogen y Goldberg. Un tipo de comedia que no agradará a todos, pero que para aquellos que disfrutamos del humor algo grosero va a suponer uno de los regalos televisivos de la temporada. Una especie de mash up entre Regreso al futuro y el juego de Sierra Space Quest que mantiene un tono nostálgico a través de comentarios y referencias, sin tomarse en serio en ningún momento, factor esencial para que funcione, porque en los veinte segundos que siguieron al piloto en los que pudimos ver un resumen de escenas de los trece episodios que componen la primera temporada ya pudimos prever la locura que va a dirigir toda la serie.

Future Man juega con lo predecible, los estereotipos y el humor burdo y funciona precisamente por eso, por la falta de pretensiones a la hora de hacer una obra de ciencia ficción para poder centrarse en crear puro entretenimiento y risa.  

También te puede interesar

Deja un comentario