62 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Bajo el árbol (Undir trénu)’: Por un rayito de sol

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 62 SEMINCI: 
Bajo el árbol (Undir trénu)
 

Completando la presencia de Islandia como país invitado en la sexagésimo segunda edición de la Seminci, se ha presentado hoy a competición en la sección oficial del festival la cinta islandesa Bajo el árbol (Undir trénu) tercer largometraje de Hafsteinn Gunnar Sigurðsson que ofrece una poco optimista visión de las relaciones vecinales. Dos historias conforman los dos puntos de partida del guion escrito por el propio Sigurðsson y Huldar Breiðfjörð. Ambos puntos de partida confluirán en determinado momento dando unidad a una historia sobre conflictos conyugales y vecinales que a lo largo de sus noventa minutos de metraje parten de un tono tragicómico para ser devorados finalmente por el drama.

Asegura Sigurðsson, que ha venido personalmente a Valladolid a presentar su película, que puede que en España busquemos la sombra cuando en verano aprieta el calor, pero que en su país ocurre lo contrario y que los pocos días que luce el sol todo el mundo anhela colocarse bajo su luz. El conflicto a partir de la sombra que da en el porche de una pareja producida por el imponente árbol que tienen sus vecinos en el patio servirá como detonante para que se inicien las trifulcas. Las reticencias de los dueños del árbol a podarlo y la suspicacia de unos a la hora de aceptar las sugerencias de otros irán cocinando un caldo de cultivo para que la situación se haga insostenible.

El otro cabo de la historia nos muestra a Atli (Steinþór Hróar Steinþórsson) un atolondrado hombre de familia al que no se le ocurre otra idea que masturbarse en el salón de su casa viendo un video erótico casero protagonizado por él mismo y su expareja. Su mujer, Agnes (Lára Jóhanna Jónsdóttir) que está durmiendo en el dormitorio de al lado, le pilla en el asunto y a partir de ahí se inicia una crisis conyugal de dimensiones difíciles de prever.

Atli, que es el hijo de los dueños del árbol, un matrimonio maduro formado por Baldwin (Sigurður Sigurjónsson) e Inga (Edda Björgvinsdóttir) se muda a vivir con ellos y será testigo del conflicto de sus padres con sus vecinos a resultas del árbol en cuestión mientras trata de salvar su matrimonio y ver a su hija Ása de quien su esposa quiere apartarle a toda costa.

Todo este lío funciona en pantalla precisamente por la lucidez y el acertado sentido de la narración con que está escrito el inteligente guion que Sigurðsson filma con rigurosidad y oficio. En su escasa hora y media consigue un elegante equilibrio entre los momentos de comicidad (la secuencia de la reunión de vecinos resulta muy divertida) y los momentos dramáticos que se van instalando poco a poco en la película hasta hacerse con el control del tono del film que, a pesar de sus coqueteos con lo absurdo y el siempre delicado uso del humor negro, nunca pierde nunca el pie del relato.

Bajo su aparente intrascendencia: la sombra de un árbol molesta a unos vecinos y éstos se quejan; laten temas que confieren a Bajo el árbol una notable carga de profundidad: la fragilidad de las relaciones de pareja, el amor paterno filial, el sufrimiento de los niños con las separaciones, la pérdida y, sobre todos ellos, la irracionalidad del odio.

Los intérpretes se sirven de los punzantes diálogos para conseguir resultar divertidos a pesar de que ninguno de ellos parezca muy recomendable como amigo. Todos están muy bien, especialmente Sigurður Sigurjónsson que ya protagonizó RAMS El Valle de los carneros (Espiga de Oro hace un par de años) y que está irreconocible sin aquella larguísima barba. Edda Björgvinsdóttir que interpreta a la dueña del árbol es la que mejor aprovecha la endiablada mordacidad de su personaje y ofrece un rico registro interpretativo desde el latente dolor de la pérdida por su (otro) hijo fallecido, y la mala leche que le provoca que su vecina sea más joven, más rubia, más atlética y vaya de estupenda por la vida.

Todos estos ingredientes interpretativos y argumentales son cocinados desde la dirección durante casi todo el metraje hasta que en los últimos diez minutos ofrece una apoteosis final que a estas alturas, tras seis horas de digestión de la película, todavía no tengo claro si es acertada o se le va de las manos.

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.