62 SEMINCI. Punto de Encuentro: Crónica y crítica de La Noche del Corto Español

Ayer martes, 24 de octubre, se celebró en el Teatro Zorrilla de Valladolid una de las proyecciones más esperadas por los aficionados a los cortometrajes y que ya goza de cierta solera entre las sesiones de la Seminci. La Noche del Corto Español, tradicionalmente encuadrada dentro de la sección Punto de Encuentro, tiene desde hace varios años carácter competitivo y los cortometrajes participantes optan a un premio de tres mil euros para el ganador.

Este año la sesión ha presentado cuatro cortometrajes a concurso que por orden de proyección han sido: Areka (Cuneta), un corto del colectivo Atxur Animazio Taldea; El alquiler, de Pablo Gómez Castro; Matria, de Álvaro Gago, y Le Vivre ensemble, de José Luis Sántos Pérez.

Areka (Cuneta). Dirigido y animado por Atxur Animazio Taldea.

Areka (Cuneta) es un cortometraje del colectivo Atxur Animazio Taldea compuesto por más de una veintena de jóvenes artistas. A lo largo de sus siete minutos nos cuenta la historia del esfuerzo de Euxebi por recuperar la memoria de su padre muerto durante la guerra civil española. Tras encontrar la fosa donde se encuentra, ochenta años después de finalizado el negro episodio de la historia de España, Euxebi puede por fín depositar una fotografía junto a sus huesos a modo de homenaje.

A lo largo de sus siete minutos, Areka juega la carta de hacer confluir diferentes técnicas de animación al tratarse de un trabajo colectivo en el que cada uno de los creadores aporta su propio estilo de trabajo, a pesar de que en un principio puede resultar chocante que en un mismo cortometraje se den cita técnicas dispares, el conjunto consigue una admirable coherencia visual. De fondo escuchamos la voz de Andoni Egaña, guionista y narrador de Areka que recurre al bertsolarismo, una manifestación cultural de gran raigambre en Euskadi que, sin entrar en profundidades, consiste en cantar bertsos improvisados en euskera.

Areka
Una representante del colectivo Atxur Animazio Taldea presentó Areka.

El Alquiler. Dirigido por Pablo Gómez-Castro

El Alquiler es el quinto cortometraje del guionista y director cordobés Pablo Gómez-Castro afincado en Los Ángeles junto a los demás miembros de la productora LA Panda de la cual es cofundador. El cortometraje está producido por la vallisoletana Elisa Lleras, también cofundadora de LA Panda e igualmente afincada en Los Ángeles. LA Panda ya obtuvo las mieles del triunfo en esa misma sección hace unos años con el cortometraje Inside the Box dirigido por David Martín-Porras y también producido por Elisa Lleras.

Con diecisiete minutos de duración y protagonizado por Daniel Grao, Manuela Vellés y Javier Rey, El Alquiler arranca su fuerza desde el guion, excepcionalmente escrito, en el que Gómez Castro administra la información que va dando al espectador de manera gradual y juega inteligentemente con los equívocos, razón por la cual no conviene contar demasiado el argumento, únicamente conviene saber que trata sobre una pareja española que tras varios años intentando adoptar un hijo en España decide recurrir a la maternidad subrogada en Rusia. A partir de ahí, los conflictos entre los personajes provocados por la toma de decisiones y la asunción de responsabilidades conseguirán que además de contar una historia, El Alquiler sirva como punto de partida para interesantes reflexiones.

El cortometraje de LA Panda presenta la producción más potente de los cuatro cortometrajes proyectados, no hay más que echar un vistazo a los nombres para darse cuenta: montaje de Elia Urquiza, preciosa música de Federico Jusid y la impecable (como siempre) fotografía de Jon Aguirresarobe completan el buen trabajo de Grao, Rey y especialmente Vellés, que alternan con soltura el inglés y el castellano según la conveniencia de los giros del guion de Gómez-Castro.

Elisa Lleras, productora y Pablo Gómez-Castro, director, presentan El Alquiler.

Matria. Dirigido por Álvaro Gago

Veintiún minutos que pasan en un suspiro dura el cortometraje gallego Matria escrito, montado y dirigido por Álvaro Gago. En él, como el propio Gago explicó durante la presentación previa a su proyección, pretende, entre otras cosas, desmontar la extendida opinión de que Galicia funciona como un matriarcado en el que las mujeres tienen más poder que en otras partes de España. Para ello se centra en Ramona (sencillamente maravillosa Francisca Iglesias Bouzón) sobre la que deja caer todo el peso del cortometraje.

Ramona es una trabajadora en una industria conservera de mejillones gallega que a su condición de trabajadora une la de esposa, madre y abuela durante las veinticuatro horas del día en un auténtico tour de force, bicicleta va, bicicleta viene, para estar en todas partes a la vez. Perfecta planificación de las secuencias por parte de Gago que, sin estridencias ni mensajes altisonantes, da voz a la durísima situación que en pleno siglo XXI tienen que soportar las trabajadoras en este tipo de industrias. Algunas de las imágenes parecen más propias de épocas remotas previas a la revolución industrial pero Gago asegura que después de hablar con muchas mujeres trabajadoras, si algo ha hecho, ha sido rebajar el tono de lo que ocurre para que no parezca demasiado exagerado.

Maitra
El director Álvaro Gago presenta su cortometraje Matria.

Le Vivre ensemble. Dirección de José Luis Santos Pérez

El cuarto cortometraje por orden de proyección, hablado en francés, es Le Vivre ensemble de José Luis Santos Pérez, crítico y comentarista de cine dentro del proyecto Factoría de Sueños. Le Vivre ensemble es su séptimo cortometraje y está protagonizado por Carlos Kaniowsky, Patricia Sanz y Margarita Ponce.

Filmado con exquisito gusto e interpretado con talento, Le Vivre ensemble cuenta su mejor carta en la fuerza de su mensaje, la importancia de la educación como tal vez el único recurso posible para salvar el mundo. Las medidas de protección que el gobierno francés trasladó a los colegios franceses tras el atentado de la discoteca Bataclán, y cómo los profesores las adaptan para hacerlas asequibles a los niños sin que estos caigan presa del miedo o pierdan la inocencia, son el núcleo central de un cortometraje conmovedor.

Le Vivre ensemble
El actor Carlos Kaniowsky y el director José Luis Santos Pérez en el momento de presentar Le Vivre ensemble.

Brillante noche de cortometrajes la vivida ayer en el Teatro Zorrilla, desde la diversidad de las propuestas y formatos empleados, los cuatro cortometrajes tienen en común sugerir que otro mundo es posible y que hay cosas que han de cambiar y no siempre somos capaces de cambiarlas en la dirección correcta.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: