Crítica de ‘Death Note’: ¿A qué juegas Netflix?

Las críticas de Fernando Quintero: Death Note

El manga que se convirtió en anime, que se convirtió en película, que fue adaptado para televisión, que fue adaptado para el cine, que ha sido adaptado para Netflix. Esto es lo malo que tienen las adaptaciones. Son como los rumores: Van pasando de boca a oreja y al final no tienen nada que ver con la original, salvo pequeños detalles de la misma.

Para ponernos un poco en situación, recordamos que en Death Note (original) vemos como Light Yagami es un brillante estudiante japonés, aburrido y asqueado por la inmundicia de crímenes que cubre el mundo. Su vida cambiará por completo cuando se tope con un Death Note, un cuaderno que puede hacer que una persona muera tan sólo escribiendo su nombre y visualizando su rostro. Si no se especifica la causa de la muerte de la persona, ésta moriría de un ataque al corazón en 40 segundos. Los Death Note son instrumentos de shinigami, y el que se encontró Light era propiedad de uno llamado Ryuk, el cual dejó caer el cuaderno “por accidente”, según él, pero lo cierto es que se encontraba tan aburrido como Light. Cuando comprueba por sí mismo lo que el Death Note puede hacer, Light decide limpiar el mundo de criminales usándolo, convirtiéndose en motivo de polémica entre las fuerzas del orden y el pueblo, y de interés para un misterioso detective privado que se hace llamar L, al que las acciones de Light (conocido entre la policía y la gente como “Kira”, que suena igual que “Killer” -asesino) llaman la atención enseguida…

Esta es la sinopsis oficial del anime, mientras que la versión de Netflix narra la historia de un estudiante de instituto que encuentra un cuaderno sobrenatural y comprende el inmenso poder que trae consigo: si el dueño escribe el nombre de alguien en sus páginas mientras piensa en su rostro, esa persona morirá. Jugando a ser Dios, el joven comienza a acabar con la vida de aquellos que cree que deben morir.

Es importante ver en qué se diferencian ambas sinopsis, puesto que parece que van a contar la misma historia, pero en absoluto. La película de Netflix es una libre adaptación del famoso manga, pero esto ya lo sabíamos quienes hemos seguido las noticias de Death Note. Aun así, la trama no es el mayor de sus problemas, ya que tiene un buen ritmo y traslada la historia a otro punto de vista, aunque en ocasiones sí que se echa de menos la fidelidad con la obra de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata. Lo poco en lo que coincide la película con el manga, es en los nombres de los protagonistas (sólo nombres, no apellidos). Es raro ver esta película y comprobar que el protagonista se llama Light Turner.

Planos aberrantes continuos, contraluz, excesiva iluminación de neón… muchos fallos técnicos y esto es raro teniendo en cuenta que David Tattersall es quien se encontraba detrás de las cámaras como director de fotografía. Seguramente ha querido plasmar la oscuridad del manga, pero se ha excedido con tantos tonos oscuros, aunque he de decir que se nota que muchos planos son correctos gracias a la corrección de color en el montaje de la película. 

Algo que también sorprende, tanto gratamente como de manera decepcionante, son las muertes. Impresionantes efectos especiales a la hora de plasmar todas y cada una de las muertes, y por eso mismo se trata de una película con calificación para mayores de 18 años. Lo malo ha sido la escasez de muertes, ya que, al tratarse de Death Note, deberían haber aparecido quizás el doble de escenas con las elecciones de Light y sus finales.

No haciendo mucho hincapié en la actuación de los protagonistas, hay que resaltar el trabajo de Lakeith Stanfield, quien últimamente parece estar viviendo una época dorada gracias a sus últimos trabajos como Straight Outta Compton, Máquina de Guerra o la reciente ganadora de dos Emmys, Atlanta. Su interpretación de L es digna de disfrutar, ya que en sus otros trabajos le hemos visto de manera más pasiva, pudiendo expresarse corporalmente en esta cinta. No mucho más que reseñar del resto de sus compañeros protagonistas, pues ninguno ha destacado tanto como él, ni siquiera Willem Dafoe a la hora de interpretar a Ryuk.

En resumidas cuentas: Death Note se trata de una libre interpretación del manga, por lo que no esperéis muchas similitudes en el argumento de la película. Aun así, se trata de una historia ligera y amena que puede entretener al espectador que no conozca la obra de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata.

La crítica no acaba aquí. Los siguientes párrafos son para quienes hayan visto la películaATENCIÓN. SPOILERS A CONTINUACIÓN:

¿Qué hacemos con el final de la película? No sé si Netflix ha querido usar la conclusión de Death Note para hacer una secuela dependiendo del éxito que pueda llegar a tener. Si no fuera así, el final puede llegar a ser poético y dejar que el espectador sea quien decida. Tal y como dice el propio Light: “A gusto del consumidor.”

Por otro lado, es increíble las pocas apariciones que ha tenido Ryuk en esta adaptación. Se supone que el shinigami es uno de los alicientes fundamentales y no lo han querido o sabido explotar, y las pocas ocasiones en las que se le ha visto, ha predominado el contraluz, no pudiendo distinguir sus detalles. Este es el fallo más grande de la película. 

También hay que tener en cuenta que faltan la mitad de los personajes principales. La familia de Light está compuesta sólo por el padre y él, siendo su madre asesinada por un mafioso y no hay rastro de su hermana; Los compañeros del padre no existen en esta adaptación… y así hasta eliminar a casi todos los personajes originales que componían una de las mejores tramas de un manga /anime en mucho tiempo.

Como ya he dicho, Death Note no es malísima, pero no está a la altura de otras producciones originales de Netflix. Creo que la plataforma debería elegir mejor los proyectos que quiera producir, pues últimamente parece no estar acertando, llegando a ser una compañía que parece tener más deudas por pérdidas, que ingresos en su haber. 

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: