Crítica de ‘Asuntos de familia’: Un gran mensaje bajo una comedia familiar

Las críticas de David Pérez “Davicine”Asuntos de familia

Antaño, a la primera película de un cineasta se le perdonaban muchos fallos típicos de la “inmadurez cinematográfica”, pero en los últimos tiempos es más que habitual encontrarnos con directores que en su debut nos sorprenden y dejan su sello de identidad, donde nos hacen dudar sobre si realmente es su debut, al mostrar gran dominio tanto a nivel de ritmo como de técnica. Y ese es el caso de la directora Maha Haj y su primera película, Asuntos de familia, inspirada en su experiencia como palestina residente en Israel, y con la que se une a un creciente número de mujeres directoras emergentes actualmente en Israel.

Estamos ante un retrato moderno de la falta de comunicación y de las idas y venidas de varias generaciones de una familia dispersa entre Israel, Palestina y Suecia. La película arranca en Nazaret, donde nos presenta a una pareja de ancianos que vive al ritmo de la rutina diaria. Nabila (Sana Shawahdeh) está preparando la cena a su marido Saleh (Mahmoud Shawahdeh). Él ni la mira ni la agradece lo que hace por él, sólo sigue pidiendo que haga cosas sin apenas atenderla, enganchado a su portátil, donde lee cualquier cosa banal que encuentre en la red. Y a pesar de lo duro de la situación de cómo trata a su esposa, Asuntos de familia lo pone de manifiesto con ligereza y con humor. Lejos de allí, en Ramallah, del otro lado de la frontera, su hijo Tarek quiere ser soltero por siempre, su hija está a punto de dar a luz y la abuela pierde la cabeza… Por su parte, en Suecia, el hijo mayor espera su visita. Cada uno vive su vida, entre momentos placenteros y desacuerdos, sueños y desilusiones. Algunos desean marcharse, otros quedarse, y todos tienen asuntos personales que arreglar.

Si no nos ubicaran desde un primer momento entre Israel y Palestina, podríamos encuadrar Asuntos de familia como comedia familiar, siendo una película muy amena, con situaciones hilarantes y donde las peripecias de este peculiar grupo centrarían toda nuestra atención. Pero ante esta máscara de humor hay mucho más y, de forma distendida, van poniendo de manifiesto la difícil situación que se vive en esta zona, donde el día a día se ve afectado por tu “nacionalidad” y donde se esconde un mensaje muy profundo que cala hondo gracias a la naturalidad con la que se expresa.

El reparto tiene gran relevancia y logra encajar a la perfección con sus papeles a la hora de conseguir que notemos la química entre las parejas, las desavenencias entre los cabezas de familia, la locura de la abuela o la ingenuidad del cuñado. Cada miembro familiar es descrito milimétricamente para que entendamos a la perfección sus reacciones ante las diversas situaciones, y sus personajes van más allá de las fronteras, pudiendo ver reflejados en ellos a muchas personas que conozcamos sin importar su nacionalidad.

Con un ritmo dinámico y un estilo visual refrescante, la directora es capaz de llevarnos a situaciones dramáticas sin que lleguen a explotar, dotando de momentos cómicos a la película que, en vez de sacarnos de la situación a modo de evasión, logran mantener nuestra atención en el conflicto. Incluso los personajes en ocasiones quieren hablar de temas políticos, pero siempre aparece alguien que desvía la atención, aunque el poso queda.

La sutileza con la que se mueve la cámara, siempre a una distancia respetuosa, nos mantiene relajados y a una distancia lo suficientemente distante del conflicto para que no nos decantemos por ninguna de las partes, y esa es otra de las bazas de la película: no necesita que elijamos bando para disfrutar de ella, simplemente recibimos información como cuando se lee un cuento a un niño, atentos y emocionados por momentos, relajados y divertidos en otros, pero aprendiendo siempre.

Maha Haj quiere que el espectador piense en lo que sucede entre Israel y Palestina, y logra que lo hagamos sin necesidad de entrar de forma deliberada en este tema. Asuntos de familia es una comedia dramática repleta de emociones, con un gran mensaje, que no pretende inculcar sus valores sino hacernos reflexionar.

Nota: Crítica recuperada de su primera publicación con motivo de su presentación en la 61 SEMINCI.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘Asuntos de familia’: Un gran mensaje bajo una comedia familiar

Deja un comentario