‘Glow’: Evento de presentación para la prensa

Ayer asistimos al evento de presentación para la prensa de Glow, la nueva serie cómica veraniega de Netflix y lo hicimos, como no podía ser de otro modo, en un gimnasio. Rodeados de pesas, máquinas, poleas y hasta un ring pudimos ver los dos primeros episodios de la serie en el sótano del conocido gimnasio Gymage Lounge Resort reconvertido (de nuevo) en una sala de cine “improvisada”, donde no faltaron el neón rosa (marca característica de la serie) y los colores flúor.

                       

Gymage Lounge Resort es un ambicioso complejo centrado en el deporte ubicado en los antiguos Cines Luna en pleno centro de Madrid (a un minuto de la plaza de Callao). Los modernos multicines de tres salas dejaron de albergar a los cinéfilos hace más de diez años (tras 25 años proyectando películas), aunque con la iniciativa Cineshock (proyectar cine gratuito de serie subzeta) en 2010 recuperó su actividad original.

La venta del edificio provocó su desmantelamiento y reconversión en zona de ocio. Hoy en día hay un gimnasio, un restaurante con “piscina”, una tienda de nutrición, una peluquería y hasta un teatro (que ayer estaba ocupado por los clientes practicando una clase de crossfit), queda pendiente el proyecto de hotel de la primera planta. El sótano, lugar donde también se realizan clases de crossfit, estaba acondicionado para la proyección y para que los invitados nos disfrazásemos con mallas, chándals de tactel, calentadores y volviéramos a los años ochenta mientras disfrutábamos de un energético cátering.

                         

Glow (nueva versión de la serie Gorgeous Ladies of Wrestling, también conocida como GLOW, de 1986) está ambientada en la década de los años ochenta (época que ha dado muchas alegrías a Netflix con otra de sus series estrellas, Stranger things) y recupera el espíritu del exceso en la ropa y los peinados, la comedia sin complejos y el toque de denuncia social en el marco de la lucha libre americana.

Comenzamos con la archiconocida historia de una actriz (interpretada por Alison Brie) que no encuentra trabajo y, justo cuando está a punto de tirarlo todo por la borda, encuentra el empleo de su vida como estrella de la lucha libre. Allí conocerá a otras tantas mujeres que se están buscando la vida en un mundo dominado por hombres donde están relegadas a un papel secundario o servicial.

La serie cuenta con personajes femeninos muy potentes y muy hilarantes que se irán descubriendo poco a poco según avancen los episodios y las tramas, aunque la mayoría ya ha tenido la oportunidad de lucirse (como la chica-lobo, las dos amigas peluqueras o la amiga de la protagonista).

La carcajada brota desde la primera escena (que se pudo ver en el tráiler, donde la protagonista realiza una audición para una película) y el tono de comedia se mantiene durante los treinta minutos que dura cada episodio, aunque aprovechan para destacar las pocas posibilidades laborales de las mujeres en una época en la que empezaban a tener posiciones de responsabilidad (como se pudo ver en Armas de mujer, película situada en la misma época).

El segundo episodio mantiene el tono, el estilo y, aunque es cierto que baja un poco el nivel cómico (las presentaciones de las luchadoras del primer episodio son desternillantes), mantiene el tipo y hay mucha diversión en los esfuerzos de la protagonista por mantener el trabajo. Es la ventaja de desarrollar una primera temporada a la una vez, que el episodio piloto no se diferencia demasiado del resto y hay una coherencia y continuidad.

La primera temporada de Glow se estrena el próximo día 23 de junio en Netflix y esperamos que las risas sirvan para paliar las altas temperaturas de este verano.

También te puede interesar

Deja un comentario