Crítica de ‘Piratas del caribe: La venganza de Salazar’: Otra historia de fantasmas

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

Cuando en 2003 Disney puso su maquinaria a trabajar para hacer una película basada en una de las más célebres atracciones de sus archifamosos parques temáticos (proceso inverso a lo habitual, pues la mayoría de sus atracciones están basadas en sus films), les salió una divertidísima película de corte clásico de esas que lo tenían todo, un poco de romance, un mucho de aventuras y unos personajes entrañables con los que uno simpatizaba comandados por un tronchante Jack Sparrow con el que Johnny Depp queno lo olvidemos, fue nominado al Óscar al mejor actor por su trabajo, incorporaba un nombre más a su extensa galería de personajes inolvidables. Aquella película: Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra fue un gran éxito de taquilla, fue bien tratada por la crítica y tuvo en total cinco nominaciones al Óscar. Es decir, puso de acuerdo a todo el mundo.

El problema surgió cuando en lugar de poner en marcha la maquinaria de hacer películas se puso en marcha la maquinaria de hacer churros o de hacer películas como churros que viene a ser lo mismo, el público incondicional ya estaba ganado, los personajes creados y el aparatoso marketing puesto en marcha, no hacía falta más que darle a la manivela y ponerse a hacer dinero. Los guiones se acomodaron en una repetición casi mecánica del argumento, los personajes originales se fueron poco a poco desdibujando o repitiendo mecánicamente y los nuevos personajes que cada película incorporaba no tenían el encanto de los primeros. Las películas que no bajaban de dos horas y media se fueron progresivamente haciendo más pesadas, vacías y aburridas. El sentido del ritmo de la primera película se convirtió en ruido y afán por filmar todo atropelladamente. Y así se hicieron tres películas más en el plazo de ocho años.

Catorce años después de aquella película origen de la saga nos llega la quinta entrega, Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, y lo mejor que puedo decir de ella es que no es peor que las tres anteriores. Los incondicionales de la franquicia y los fans acríticos de Johnny Depp volverán a encontrarse con otra película exactamente igual a las anteriores, el mismo esquema argumental (hay que encontrar un objeto, el que sea, en este caso es el tridente de Poseidón, para deshacer una maldición), las mismas dosis de romance ahora traspasadas a otra generación, el hijo de Elisabeth y Will (Keyra Knightley y Orlando Bloom) ya está crecidito y se encuentra con una jovencita lista y guapa (Kaya Scodelario) a la que enamorar; y los mismos tics, gestos, posturitas y andares de Johnny Depp que ya solo parece una parodia de sí mismo y tan aburrido de su propio personaje como apresurado por cobrar su cheque.

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar es un ejemplo más de como el cine convertido únicamente en industria puede (o no) funcionar económicamente pero conduce al espectador medianamente exigente al continuo desengaño. Antes de la proyección tuve la ocasión de ver los trailers de una tercera parte (la de Gru), el enésimo Spiderman de Marvel, la Wonder Woman de DC Cómics y ¡otra! Versión de La Momia. Los Blockbusters del verano van a ser más de lo mismo. ¿Faltan nuevas ideas o falta riesgo para ponerlas en marcha?.

La dirección ha correspondido a los noruegos Joachim Ronning y Espen Sandberg, responsables de la nominada al Óscar de habla no inglesa KonTiki (2012) que también trataba de navegación. Ningún sello autoral se aprecia en un desarrollo narrativo un tanto atropellado que desaprovecha algunos momentos de comicidad (como la secuencia de la guillotina) que podrían haber sido mucho más divertidas. La banda sonora es de Geoff Zanelli aunque son muy agradecibles los (muchos) momentos en los que suena el temazo original de Hans Zimmer para la primera peli.

De entre los personajes nuevos de esta quinta entrega destaca el Capitán Salazar que da título a la peli interpretado por Javier Bardem o por lo que dejan de él los aparatosos y excesivos efectos digitales durante la mayor parte de su tiempo en escena, Bardem tiene sobrados físico y presencia para un papel que no le exige ningún alarde interpretativo. Los jovenes Kaya Scodelario como Carina Smyth y Brenton Thwaites como Henry Turner funcionan como pareja romántica aunque lejos de la química que transmitían Keyra Knightley y Orlando Bloom. Geoffrey Rush repite como el capitán Barbossa y, lo más emotivo para los beatlemaniacos es el breve (y publicitado, por eso lo cuento aquí) cameo de Paul McCartney.

En conclusión, otra peli más de la saga, entretenida a secas aunque como he dicho la disfrutarán los incondicionales. No sé si va a haber más, tampoco es necesario, supongo que dependerá de las ganas que tenga Johnny Depp de repetir o del número de ceros que le pongan en el talón, pero si así fuera, sería deseable un poquito más de riesgo argumental y menos exhibición de efectos visuales. A algunos nos apetece ver una peli de piratas, no de fantasmas, zombies o muertos vivientes.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘Piratas del caribe: La venganza de Salazar’: Otra historia de fantasmas

  • el 1 junio, 2017 a las 4:38 pm
    Permalink

    Muy buena interpretación de Bardem….me gustó mucho la peli

    Respuesta

Deja un comentario