Crítica de ‘Kong: La isla Calavera’: Más grande no siempre es mejor

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Kong: La isla Calavera

Que una película de monstruos gigantes sea predecible es casi inevitable, pero lo que no se le puede perdonar es que aburra y Kong: La isla Calavera, con todas las posibilidades que tenía de convertirse en una entretenida película de aventuras, ha terminado siendo la primera gran decepción del 2017. Pero no quiero desmoralizaros, al fin y al cabo, no deja de ser la plataforma desde la que se lanzará el Monsterverse, la saga de películas de monstruos que continuará previsiblemente en el 2019 con el estreno de Godzilla: King of Monsters.

1973, EEUU abandona la Guerra de Vietnam y Preston Packard y sus hombres se disponen a volver a casa. Sin embargo, una llamada desde Washington les obliga a una última misión: acompañar a un grupo de científicos a la isla Calavera, un lugar oculto en el mapa que ha sido evitado en las rutas comerciales por las desapariciones de aquellos barcos que se han acercado a él. Pero más allá de su peligrosa localización la isla presenta muchos más riesgos, porque en ella habitan infinidad de criaturas monstruosas desconocidas para el hombre.

Aunque Kong: La isla Calavera es heredera de King Kong, la obra de Merian C. Cooper que convirtió la imagen de un gorila gigante abrazado a lo más alto del Empire State en historia del cine. En Kong: La isla Calavera los acontecimientos que narra el King Kong del 33, sus remakes y sus secuelas, no han tenido lugar y el único vínculo que tiene con estas películas es la isla tal y como fue ilustrada por Joe DeVito en “Kong: King of Skull Island” de la que no utiliza su argumento, pero sí los orígenes del enorme simio y el porqué de su estatus en la isla.

Así que estamos antes una historia completamente nueva. Una reinvención del monstruo más famoso que ha dado el siglo XX. Dan Gilroy (Acero puro), Max Borenstein (Godzilla, 2014) y Derek Conelly (Jurassic World) escriben este guión sobre una historia original de John Gatins (Need for Speed) y fracasan en el ritmo. El comienzo se eterniza en la presentación de personajes con los que difícilmente simpatizas porque son demasiados para dar una forma a cada uno de ellos. El punto álgido de la historia es la primera aparición de Kong, pero, desafortunadamente, la película se desinfla y no vuelve a recuperar ese momento de acción, así que a partir de entonces se suceden escenas en las que los personajes se enfrentan a distintas criaturas. Y sí, eso es lo que se espera de esta película, pero ningún enfrentamiento te pega al asiento lo suficiente como para emocionarte.

El trasfondo de la Guerra de Vietnam tampoco resulta relevante, más allá de los homenajes a Apocalypse Now, y yo diría que incluso juega en contra de la película al dar un filtro de seriedad con innecesarios comentarios antibelicistas que, ni vienen al caso ni pueden emocionar cuando apenas llegas a conocer a los personajes. Al fin y al cabo, estás ante un gorila el doble de grande que el Kong original, arañas gigantes, pájaros carnívoros y criaturas abismales…de verdad, señores, en este caso hay cero interés por los seres humanos. Queremos bichos y queremos acción, todo lo demás son minutos que sobran.

Me duele tener que darme cuenta de que, efectivamente, hay directores que sirven para la acción y otros que no, y Jordan Vogt-Roberts se ha perdido en Kong: La isla Calavera. Vogt-Roberts que tan espléndidamente dirigió The Kings of Summer no se maneja con un equipo tan grande y hace que te replantees si es una buena opción para dirigir la futura Metal Gear Solid.

Igual de negativa es mi opinión sobre el reparto. Tom Hiddleston se mantiene las dos horas con una ceja levantada como preguntándose qué narices estará mirando su personaje en el fondo verde del croma. Algo mejor se maneja Brie Larson que, a pesar de ser aquí una heroína de acción, consigue también tener su momento Fay Wray. Ni siquiera puedo decir nada bueno de Samuel L Jackson al que encuentro imperdonablemente sobreactuado. Solo John C. Reilly pone un poco de corazón y, sobre todo, de necesario humor a la película. Se echa de menos, también, la presencia de Andy Serkis. Si bien es verdad que Terry Notary tiene ya una extensa filmografía dedicada a los personajes generados por ordenador, no consigue transmitir tanto en sus movimientos y gestos como Serkis hizo con King Kong, Cesar en El origen del planeta de los simios o Gollum en El señor de los anillos.

Qué más decir…CGI algo descuidado con respecto al King Kong de Peter Jackson, que le saca más de diez años. La banda sonora… ¿La hay? El trabajo de Henry Jackman es poco destacable y se ve ensombrecido por la elección musical con grupos de los 70 como Jefferson Airplane, Black Sabbath o Creedance Clearwater Revival.

La que podía haberse convertido en la peli de acción del 2017 se queda en otro reboot decepcionante que, no obstante, lanza una promesa en su genial escena post créditos. Sólo espero que para cuando Kong se enfrente a Godzilla, quien esté a cargo aprenda de estos errores.

También te puede interesar

5 comentarios sobre “Crítica de ‘Kong: La isla Calavera’: Más grande no siempre es mejor

  • el 9 marzo, 2017 a las 9:02 pm
    Permalink

    No es George C Reilly, sino JOHN C. Reilly.
    Y tampoco es la primera película del Monsterverse, sino la segunda. No te olvides del Godzilla de Gareth Edwards.

    Después de estos dos gazapos he dejado de leer la crítica, así que a saber…

    Respuesta
    • el 9 marzo, 2017 a las 9:35 pm
      Permalink

      Gracias por la corrección, se me pasó, pero con respecto a lo otro, cuando se estrena Godzilla en el 2014, el Monsterverse no existe. Es más, no es hasta después del estreno de la película que Legendary consigue los derechos de Mothra. Es a partir del anuncio de que Kong: La isla calavera sería producida por Warner y no por Universal que se empieza a especular sobre los dos monstruos juntos en una película y que empieza a aparecer en todos sitios el término Monsterverse. No es la primera de la saga (en ningún momento digo que lo sea), pero Skull Island es la que abre el nuevo universo, pero, si aún así no estás contento con la explicación, es el 14 de Octubre del 2015, un año después del estreno de Godzilla que Legendary y Warner anuncian la franquicia con la película de la que hablamos hoy. Te dejo el link para que le eches un vistazo: https://www.legendary.com/legendary-and-warner-bros-pictures-announce-cinematic-franchise-uniting-godzilla-king-kong-and-other-iconic-giant-monsters/

      Y una vez más, gracias por la corrección, paso a editarlo

      Respuesta
    • el 10 marzo, 2017 a las 7:31 am
      Permalink

      Buenas! pues sí, como dice Cris, no empieza hasta Kong: la isla Calavera este nuevo universo que quieren crear alrededor de las películas de monstruos gigantes. Es algo similar a lo que sucede con lo de los monstruos de la Universal, que a pesar de haber muchas películas actuales de monstruos clásicos que han vuelto a los cines, no es hasta nuestros días cuando se arranca realmente este nuevo universo de monstruos de Universal, que nos depara nuevas versiones de La Momia, El hombre lobo…

      Y gracias por la corrección del nombre!

      Respuesta
  • el 11 marzo, 2017 a las 10:15 pm
    Permalink

    Vi la peli este viernes, y la verdad es q me ha gustado. Estoy de acuerdo con la critica en cuanto a los personajes, la banda sonora…pero la peli me ha entretenido, y ya con eso me conformo. Y me he reido mas de lo que esperaba, pq hay mas de una fantasmada durante la peli que ha sacado mi carcajada y la de los amigos con los que fui a verla. De acuerdo con la critica en que no pasara a la historia como la mejor pelicula de King Kong…pero se deja ver.
    Mencionar los dos o tres planos que salen con King Kong a lo lejos…como la foto elegida por Cris para publicar su critica….a mi me han gustado.

    Respuesta
    • el 11 marzo, 2017 a las 10:27 pm
      Permalink

      Creo que esperaba más violencia, y sé que no era de esperar xq, a fin de cuentas, Godzilla no la tenía. Pero el universo de Godzilla me parece tan pulp que esperaba algo más macarra al estilo de la última de Logan que no se corta en sangre. Ahora, eso sí, los planos de King Kong a contraluz son súperbonitos.

      A ver si en la siguiente de Godzilla salimos los dos contentos.

      Respuesta

Deja un comentario