Crítica de ‘This is Us’: Diana en los sentimientos

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: This is Us

Cuando ver las noticias se convierte en una exhibición de la maldad y el cinismo humano, es necesario un antídoto. Y en ese sentido, This is Us no es solo una de las sorpresas de la temporada televisiva en USA, es además un revulsivo cuyo principio fundamental es la ternura. Si te pica la curiosidad, la serie llega a España de la mano de Fox Life.

La cadena NBC, que no vive su mejor momento en cuanto a ficciones de producción propia se refiere, se arriesgó con esta “dramedy” que estrenó el pasado septiembre. La apuesta les salió ganadora; sus altas cifras de audiencia han asegurado al menos dos temporadas más en antena.

This is Us está creada por Dan Fogelman, guionista de Enredados o Crazy, Stupid, Love, y hereda muchos elementos de otras series ya clásicas como Parenthood o Cinco hermanos. Está protagonizada por Mandy Moore, Milo Ventimiglia, Sterling K. Brown, Justin Hartley y Chrissy Metz, cuyas interpretaciones suponen el mejor ingrediente de la serie, y la han llevado a ser nominada a dos Globos de oro para Moore y Metz, y a un SAG para Sterling K. Brown.

Los protagonistas de la historia comparten edad y cumpleaños, y los treinta y seis suponen para todos una brecha en sus vidas. Kate quiere dejar atrás la obesidad que ha marcado toda su juventud, Kevin quiere dejar de ser un actor mediocre y Randall acaba de encontrar a su padre gracias a un detective. En cuanto a Rebecca y a Jack, las expectativas de convertirse en padres están a punto de cambiar su vida y su relación.

El principal atractivo de la serie reside en su bondad sin caer en la ñoñería barata y en la cantidad justa de humor para no caer en el patetismo desbordante. Su banda sonora de sabor indie, su fotografía fría o cálida según el lugar y el momento en el que se encuentre cada personaje, todo consigue absorberte en una historia que lidia con temas como la madurez, la muerte, la familia, el racismo, la felicidad y la falta y búsqueda de ella, todo desde una atmósfera de cotidianidad y con una narración en rompecabezas que viaja del pasado al presente para que sea el espectador el que construya la la vida de sus protagonistas.

Entre zombies, luchas por un trono, o presidentes con la moral de un sociópata (esto último puede referirse a Frank Underwood o al actual presidente de los Estados Unidos), This is Us llega como un soplo de aire fresco, de sobriedad, de dulzura y de intimidad que te golpea directamente en el corazón.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘This is Us’: Diana en los sentimientos

Deja un comentario