Presentación de ‘7 años’ de la mano de Netflix

Soy de esas personas que evita hablar en público. En clase solía sentarme en la última fila y prefería los trabajos escritos a las presentaciones. Por eso, he procurado evitar las entrevistas a actores y directores durante los cuatro años que llevo participando en este blog. Sin embargo, cuando Netflix te da la ocasión de pasar una mañana con los protagonistas de 7 años, la primera producción española para la plataforma de contenido en streaming, toca abandonar la zona de confort, respirar profundamente y convertirse en entrevistador.
 

La cita nos ha llevado hasta el hotel Santa Ana, en pleno barrio de las letras de Madrid. Allí, Netflix ha reservado toda una planta para poder recibir a la prensa en supresentación de 7 años, la película dirigida por Roger Gual que se estrenará mañana, 28 de octubre, en el catálogo de la plataforma. No tendría por qué ser noticia una incorporación más a la ya extensa oferta, pero es que 7 años es la primera producción española. La apuesta de Netflix por el cine nacional. Y eso, en un país que encadena gobiernos que parecen despreciar la cultura, merece ser celebrado.

7 años cuenta la historia de cuatro amigos y socios que, a lo largo de una noche, han de elegir de entre ellos a un cabeza de turco para que pague por los delitos fiscales que han cometido con su empresa.
 
La película está protagonizada por Paco León, Juana Acosta, Alex Brendemüh, Manuel Morón y Juan Pablo Raba. Y los cinco se han reunido hoy con su director, Roger Gual, para recibir a los fotógrafos en la azotea del hotel, que guarda una de las vistas más bonitas de Madrid. De allí, cada uno ha sido acompañado a una habitación para empezar las entrevistas con la prensa.
 
Éramos muchos, y el equipo de relaciones públicas de Netflix ha tenido un trabajo de coordinación impecable. Con una simpatía desbordante nos han acompañado en todo momento en la sala de prensa donde tenían preparado un almuerzo para hacer la espera más agradable.
 
Mis entrevistas estaban concertadas con Alex Brendemüh, Manuel Morón y Juan Pablo Raba. Y puedo decir que no han podido ser más amables con esta novata, a pesar de que la hora de comer estaba cerca y de que llevaban toda la mañana recibiendo periodistas.
 
 
Alex Brendemüh tiene ya una extensa filmografía en el cine europeo. Le hemos podido ver en El cónsul de Sodoma, Santuario y, hace tan solo un año, interpretando al rey Enrique VIII en la serie para TVE, Carlos, Rey Emperador.
 
¿Tienes Netflix?

 

¿Qué te ofrece Netflix como usuario?
Mucha libertad, muchas series, muchas películas.
 
¿Qué ofrece este tipo de plataformas en streaming a la industria del cine?
La posibilidad de llegar con contenidos de ficción a todos los rincones del mundo. Como en este caso; captar una historia, de unos personajes con una cierta idiosincrasia, pero que finalmente tienen una perspectiva internacional. Creo que Netflix ha sabido leer muy bien hacia donde van las nuevas tecnologías y hacia dónde va el consumo audiovisual. Además de hacerlo con unas campañas extraordinarias de promoción.
 
Esa era mi siguiente pregunta. Netflix tiene ya su audiencia. ¿Os libera eso del trabajo de promoción?
Pues sí. Hasta ahora había sido un proceso doloroso el ver que tú haces tu trabajo y que los otros no lo hacen o, por lo que sea, no llega a la audiencia. Te lleva a preguntar el si has fallado en algo. Esto es la cristalización de lo que siempre hemos querido: poder hacer tu trabajo y desentenderte porque hay otros que se ocupan de que eso llegue a todos los rincones del mundo. Es un sueño hecho realidad.
 

 

¿No os da un poco de miedo el que en un país como España, con unos gobiernos que siempre se desentiende del cine, estas plataformas les sirvan de excusa para olvidarse del todo y que no se vuelva a ver una película española en pantalla grande?
Es verdad que puede ser peligroso de cara a que el gobierno se deje de implicar en la cultura, pero en todo caso estamos viendo que estamos ante un formato caduco que no funciona. El sistema de subvenciones no funciona porque se traban los unos a los otros, las cadenas privadas apoyan un cine que, de repente, no tiene apoyo institucional…Es todo un despropósito, estaba claro que teníamos que avanzar hacia otro lugar. Una cosa es Netflix y este tipo de distribución de cine, pero a otro nivel aún hay mucho que hacer. Hay que crear una nueva ley de cine y un nuevo modo de generar apoyo al cine.
 

 

Tú has trabajado con Roger tanto en cine como en teatro, que es casi decir lo mismo porque es muy teatral, ¿podemos esperar esa teatralidad en 7 años?
A Roger le gusta trabajar desde un punto teatral porque el proviene del teatro. Su abuelo, su padre eran directores de teatro y creo que por ahí le traiciona ese vínculo con el escenario. A él siempre le atraen las historias corales con personajes que interactúan y que comparten un conflicto, tiene predilección por ellas, y creo que tiene mucha habilidad para trabajar ese tipo de relaciones. Creo que el gran fuerte de la película es ese, el haber trabajado a través de ensayos, el hablar mucho de los personajes dejándonos participar…el hacer un trabajo colectivo. Él tiene esa generosidad al dejarte participar en el proceso creativo, pero sabiendo poner un límite, sin dejar de perder la autoridad. El trabajar cronológicamente también nos permitió tener una visión más global, sabiendo en qué punto se encontraba nuestro personaje en cada momento.
 

 

¿Qué supone volver a trabajar con él?
El ser partícipe de la creación, el poder acercar el personaje a ti y crear un debate con el director para encontrar la mejor manera de hacer las cosas, sin una visión unilateral. A los actores que venimos del teatro siempre nos gusta volver a esa experimentación, a ese laboratorio teatral que es trabajar con Roger.
 
¿Qué te espera ahora?
Acabo de estrenar en Francia Mal de Pierres de Nicole García, con Marion Cotillard y ahora empiezo a rodar en Francia una película para televisión. Tengo propuestas en Alemania, Francia y aquí.
 
 
 
Juan Pablo Raba se ha movido mucho por televisión, ya sea aquí  en España con producciones como El corazón del océano, como en Estados Unidos con la serie Narcos o con Agentes de SHIELD. Entre sus próximos proyectos se encuentra Shot Caller, película en la que comparte cartel con Jon Bernthal (Walking Dead, Dare Devil) y Nikolaj Coster-Waldau (Juego de tronos, Mamá)
 
Tú ya eres un chico Netflix. Te hemos visto en Narcos, en Agentes de SHIELD, que no es producción propia, pero se encuentra en catálogo. Pregunta obligada, ¿tienes Netflix?
Claro que tengo Netflix, desde hace tiempo. Netflix es la razón por la que volví a ver televisión.
 

 

¿Qué te ofrece como usuario?
Me permitió ver esa cantidad de series de las que todo el mundo me hablaba. Estamos viviendo una era fantástica para la televisión. Y no son solo las series, es la cantidad de documentales. Hay mucho entretenimiento, pero también mucho conocimiento en esta plataforma que, a mí, particularmente, me tiene encantado.
 
¿Qué ofrece este tipo de plataformas en streaming a la industria del cine?
Contenido original y la posibilidad de verlo cuando quieras y donde quieras. Te quita la posibilidad de la gran pantalla, que es maravillosa, pero ya lo ha dicho Spielberg y lo ha dicho Cameron, el ir al cine tarde o temprano se convertirá en un evento como el ir a un concierto. Todo va a seguir igual, pero cambian las plataformas.
 
Hablemos de 7 años. ¿Conocías ya el trabajo de Roger Gual?
No lo conocía. Tras leer el guion, vi su trabajo y me encantó. Además, se iba a rodar en poco tiempo y resultaba perfecto antes de que empezara yo a grabar otro proyecto que va a arrancar en Estados Unidos.
 

 

Smoking Room es muy teatral. ¿Eso se mantiene en 7 años?
Absolutamente, es una película que se rodó en un solo espacio y en orden cronológico. El último día de hecho tuvimos que representarla entera. Teníamos al equipo arriba y fue como una función de teatro. Fue fantástico, fue como una experiencia de laboratorio teatral. Y casi todo lo que ves en la película, proviene de ese día.
 

 

En un mundo ideal, así se tendría que hacer el cine.
Efectivamente, el problema es que no se puede por los costos. Creo que Fellini rodaba cronológico. Sé que Kubrick también rodó así alguna película.
 
¿Qué podemos esperar de 7 años?
Personajes de carne y hueso con los que todo el mundo se puede sentir identificado. Miserias humanas, la amistad, el poder, el amor…Es una película que con muy poco cuenta mucho.
 

 

¿Planes futuros? ¿Proyectos?
Pues tengo pendiente el estreno de Six para History Channel que fue una experiencia maravillosa porque nos sometieron a un entrenamiento militar durísimo, pero que fue muy gratificante. Luego voy a filmar un cortometraje en Texas y una película de la que aún no puedo hablar mucho.
 
 
 
Manuel Morón es un veterano de nuestro cine con una filmografía de éxitos como El bola, Celda 511 o Todo sobre mi madre, que también tiene una presencia importante en televisión con títulos como Crematorio.
 
A ver, tú no te libras de la pregunta, ¿tienes Netflix?
Sí y estoy enganchado y mi mujer igual. Lo tengo desde que se presentaron aquí en España.
 

 

¿Qué ofrecen estas plataformas al cine europeo?
Ofrece la posibilidad de acceso a trabajos de profesionales de todas partes del mundo a los que antes no era fácil conocer. El hecho de que estén apoyando producciones nuestras nos abre una posibilidad tremenda de trabajo y la posibilidad de hacer cada vez contenidos de más calidad con un mayor respaldo.
 

 

Le preguntaba antes a Alex, ¿no teméis que el gobierno utilice este tipo de plataformas como excusa para no volver a apoyar el cine español? ¿Qué la producción española se termine limitando a la pequeña pantalla?
Sí, lo temo, pero es el resultado de políticos que no están preparados ni cultural ni humanamente.
 
Indudablemente es mejor que se vea en tele que el que no se vea en absoluto.
Claro, y que se conozca, porque la gente tiene que conocer y abrirse a toda clase de cine.
 

 

Tú ya habías trabajado con Roger en Remake y en Smoking Room. ¿Cómo ha sido volver a ponerse en sus manos?
Me gusta que se cuenten ese tipo de historias que a él le gusta contar, soy más de ese tipo de historias, así que ha sido un reencuentro muy placentero.
 

 

Háblanos de la teatralidad de 7 años, ¿se parece a la de Smoking Room?
Sí. En ese caso se trata de cuatro personajes de éxito. En Smoking Room son unos individuos grises, unos desgraciados. Estos son chicos de éxito que no saben qué hacer con tanta pasta y deciden evadirla. Tiene un aire a Smoking Room, pero con un sentido distinto.
 
Me decía Alex que os da mucha libertad creativa a la hora de construir vuestros personajes, ¿Qué ofrece eso a un actor?
Ofrece creatividad, flexibilidad, confianza…son muchas posibilidades. Yo creo que es como debería hacer, pero no se da mucho. Y no porque el director o el actor de turno no quiera, sino porque a veces el producto está concebido de tal modo que no da la posibilidad.
 

 

Por último y para no robarte más tiempo, ¿Dónde te vamos a ver próximamente?
Pues a comienzos de año ruedo una comedia, y por estrenar tengo una TV movie rodada en Cataluña para TV3 que se emitirá en noviembre, y una película rodada en Chile con un director iraní que se estrenará en Marzo.
 
Desde No es cine todo lo que reluce, agradecemos la invitación de Netflix y mañana estaremos pegados a la pantalla del televisor

También te puede interesar

Deja un comentario