61 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘La pazza gioia’: Alocada versión italiana de ‘Thelma y Louise’

Las críticas de David Pérez “Davicine” en la 61 SEMINCI:
La pazza gioia (Locas de alegría)
 
Tras El capital humano, Premio David di Donatello a la Mejor Película, Paolo Virzi regresa, con la colaboración de Francesca Archibugi en el guión, para sorprendernos con la road movie La pazza gioia, una alocada y fresca comedia en la que la ironía, el humor y el drama se mezclan con la sensibilidad habitual con la que el realizador nos deleita película tras película.
 
En La pazza gioia, fantasiosa y verborreica, Beatrice se atribuye a sí misma el título de condesa y una fortuna multimillonaria, además de amistades íntimas con los líderes mundiales. Donatella, por su parte, es una joven frágil, introvertida y llena de tatuajes que vive aislada en su propio enigma. Las dos reciben tratamiento en la clínica psiquiátrica Villa Biondi, una institución de ideas avanzadas aunque al tiempo fiable. La película narra la historia de la amistad, impredecible y también conmovedora, que surge entre ambas mujeres cuando se escapan del centro en busca del amor y la felicidad que les aguarda en ese gran manicomio al aire libre: el mundo de los cuerdos.
 
Ya hace tiempo que se dijo que Virzi era el heredero de la comedia italiana de la edad de oro, pero además debemos sumar que se trata de un cineasta capaz de mostrar el mundo de las mujeres como pocos hombres son capaces, siendo de gran ayuda su habilidad para elegir a sus intérpretes y ser un gran director de actores.
 
Valeria Bruni-Tedeschi y Micaela Ramazzotti nos presentan de forma excepcional dos personajes diametralmente opuestos, magníficamente definidos, y magistralmente unidos por un destino común. Puede que gran parte del mérito sea del guión, capaz de mostrarnos todos sus trastornos mentales y lo bien definidos que están sus tratamientos. Cada una de ellas, a su manera, nos presenta todas las facetas posibles de alguien que necesita medicación, desde la ausencia de la misma, su estado durante el consumo, la negación de su necesidad y el límite al que puede llegar cuando está excesivamente medicada. Valeria es la más alocada de las dos, con una interpretación impecable de millonaria clasista, mientras que Micaela es igualmente eficaz, aunque con un rol más físico y marcado por su patología.  A pesar de sus diferencias, ambas comparten un complicado vínculo: han sido tratados injustamente por los hombres que amaban. Pero no quieren que veamos la película como una historia de venganza, y La pazza gioia no busca que sus personajes sean compadecidos.
 
Además de la habilidad de las dos protagonistas y todo el reparto, esta película tiene una gran vocación de empatía sin necesidad de emplear trucos para despertarnos la emoción, consiguiendo que comprendamos perfectamente los motivos por los que cada personaje actúa como lo hace, y deseando acompañarlas en esta aventura al más puro estilo Thelma y Louise, a la carrera tras esos fantasmas del pasado que nunca han sido expulsados.
 
La comedia de Virzi pretende poner de manifiesto la visión que hay de este tipo de mujeres condenadas a una vida determinada por haber cometido errores en el pasado, y que no sólo deben ser ayudadas por terapeutas y trabajadores sociales, pues igual de importante es la medicación como un trato digno y humano para alcanzar la recuperación social.  El director muestra la enfermedad y las debilidades de los pacientes con mucha honestidad, empleando gran entusiasmo para introducir sin temor cualquier tema.
 
La pazza gioia tiene un ingenioso guión, grandes actuaciones de personajes complejos y mucha energía con un ambiente delirante que sacará más de una sonrisa a cualquier espectador.

También te puede interesar

Un comentario sobre “61 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘La pazza gioia’: Alocada versión italiana de ‘Thelma y Louise’

Deja un comentario