61 SEMINCI. Sección Oficial (corto). Crítica de ‘¡Buena suerte, Orlo!’: La pérdida desde los ojos de un niño

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 61 SEMINCI: 
¡Buena suerte, Orlo! (cortometraje)

 

¡Buena suerte, Orlo! es el título de este cortometraje esloveno (coproducido con Austria y Croacia) y dirigido por Sara Kern, joven guionista que tras dar el salto a la dirección y tras varios cortometrajes prepara en la actualidad su primer largometraje. En ¡Buena suerte, Orlo!, Kern explora el tema de la pérdida a través de los ojos de un niño, el Orlo del título que con siete años vive consternado la devastación emocional que atraviesan sus padres tras la muerte de su hermanito recién nacido. 
 
Podría decirse que estamos ante un cortometraje mudo pues el guion, que apenas tiene texto, sirve a su directora para hacer valer la idea de universalidad del cine, no hace falta saber esloveno ni leer los escasos subtítulos, basta con ver a los personajes para entender el dolor. Kern acerca su cámara con sensibilidad al rostro del niño Tin Vulovic que pasa su tiempo alimentando con leche a un gatito mientras trata de entender qué está pasando e idear una solución que le lleve a recuperar emocionalmente a sus padres. 
 
El método propuesto por Kern resulta bastante previsible desde el momento en que el detonante aparece en plano, evidentemente no debe ser contado para no destripar la idea a potenciales espectadores, lo cual, tratándose de un cortometraje esloveno es mucho suponer. La distribución internacional de estos trabajos está bajo mínimos y salvo que alguien tenga ocasión de verlos en un festival, son prácticamente invisibles a menos que sus realizadores se decidan a colocarlos en plataformas de vídeo en la red. 
 
El relato de ¡Buena suerte, Orlo! no queda cerrado y la resolución final es mejorable, aun así su más que correcta realización y su absoluta falta de pretenciones hacen que los catorce minutos que dura puedan darse por bien empleados.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: