Crítica de ‘Del revés’ (‘Inside Out’): Viaje mágico al centro de la mente

 Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Del revés (Inside Out)

Existen seis emociones básicas en el ser humano, seis emociones con las que plantar cara al mundo que nos rodea y a cómo nos afecta. El equilibrio de todas es fundamental para una mente sana y estable, si alguna de ellas se va de madre, puede causar serios problemas. Resulta increíble que algo tan abstracto tenga ese poder, casi parece tener vida propia. ¿Y si así fuera? ¿Y si esos sentimientos tuviesen rostro?

Del revés es la última producción de Pixar y está dirigida por Pete Docter, quien ya se hiciese cargo de la dirección de Up o Monstruos S.A., y demuestra que la animación no es cosa solo de niños, porque estamos ante una cinta que en un primer momento parece infantil, pero que encierra una profundidad y una complejidad conceptual que los más pequeños es posible que no descubran. 

En Del revés se narra la historia de Riley, una niña de once años que se muda con sus padres a San Francisco, dejando atrás toda la vida que conocía en Minnesotta: amigos, recuerdos, aficiones…Sin embargo, Riley no es más que el escenario. Los protagonistas hay que buscarlos dentro de su cabeza, porque Del revés habla de las emociones. Alegría, Tristeza, Miedo, Ira y Asco son las cuatro emociones aquí personificadas que se encargan de hacer de Riley quien es a través de sus vivencias y el cómo responde a ellas, haciendo de su cerebro una complejo lugar donde se catalogan, guardan y borran los recuerdos para con ello trazar una personalidad única.

Inspirado por el cambio que su hija pegó en la pubertad, de ser una niña feliz a una chica insegura y fácilmente irascible, Pete Docter decidió crear una historia que retratara el complejo viaje que experimenta la mente humana durante los cambios. Durante los cinco años de producción se hizo un profundo trabajo de documentación en neurociencia y psicología para que, a pesar de tratarse de ficción en un genero con destino principalmente infantil, se mantuviese lo más real posible.

Sin lugar a dudas estamos ante la mejor película de Pixar desde Toy Story, pero sobre todo es la más madura de cuantas han producido. Es inteligente, es tierna y complicada, tanto, que tal vez no sea entendida bien por el público más joven. Profundiza de un modo tan inteligente en la psique infantil, más bien prepuber, que creo que la disfrutarán aquellos que ya hayan experimentado esa edad en la que empiezas a cuestionar el mundo y a entender tu propia individualidad. Eso no significa en modo alguno que los niños se vayan a aburrir, es una película muy divertida, con gran parte de aventura y con unos personajes carismáticos, pero son los adultos los que captarán la complejidad emocional que guarda este guión.

De la mano de Pixar solo se puede esperar lo mejor en técnicas de animación. Un 3D impresionante combinado con un diseño de personajes muy caricaturarizado. El diseño de Riley es de rostro redondo y ojos grandes para intensificar su gesto aniñado, lo mismo ocurre con sus compañeros de colegio, que aunque figuras de fondo destacan por algún rasgo acentuado al máximo; unas orejas de soplillo, un gesto sobreactuado o unas gafas grandes. Los adultos, sin embargo, tienen rostros más oblongos y realistas. En cuanto a los protagonistas de la película, al tratarse de emociones, se optó por una textura efervescente en relación con su esencia abstracta. Esto es especialmente evidente en el personaje de Alegría cuyas moléculas brillantes se liberan al moverse, y proyecta la luz a su alrededor. Además, hay una ruptura de color entre el mundo de Riley y su psiquis. El mundo físico está lleno de tonalidades suaves, mientras que el mental es más contrastado y de colores básicos, pero intensos. 

Y una nueva película de Pixar estaría incompleta sin un corto que la precediese, y esta vez está a la altura del largometraje. Lava es una historia de amor narrada a través de una canción a ukelele interpretada por un volcán que busca a alguien con quien amar para no estar solo.  Seis minutos de animación que consiguen conmover desde el primer acorde y que ya de por sí merecen el precio de la entrada.

Del Revés es una obra maestra que aúna la imaginación desbordante de Monstruos S.A. con la sensibilidad de Up, convirtiendo a Pete Docter en el nuevo John Lasseter y colocando a Pixar de nuevo en la cumbre de la animación.

También te puede interesar

8 comentarios sobre “Crítica de ‘Del revés’ (‘Inside Out’): Viaje mágico al centro de la mente

  • el 16 julio, 2015 a las 5:39 pm
    Permalink

    Si leo a alguien vanagloriar una nueva y pedante -repetitiva película de pixar, me va a dar un patatús

    De verdad q soy el único q ve el repetitivo canon de todas sus películas? Que la estructura es SIEMPRE,SIEMPRE, SIEMPRE ,la misma.que los chistes son siempre iguales….

    Respuesta
  • el 17 julio, 2015 a las 3:36 pm
    Permalink

    No se si ese mensaje de anónimo va por mi o por mi comentario….Y me gustaría saberlo y si fuera así, exactamente a q se refiere.

    Respuesta
  • el 17 julio, 2015 a las 10:35 pm
    Permalink

    Pues te puede ir dando el patatús porque cuando la película se exhibió en Cannes puso a critica y público en pié, aplaudiendo durante más de diez minutos. Las críticas están siendo buenísimas en todo el mundo… Yo no creo que esté todo el mundo equivocado. Puede no gustar, hasta ahí perfecto. Pero decir que Pixar tiene un canon repetitivo y acusarles de pedantes me parece un pelín osado.

    Respuesta
  • el 17 julio, 2015 a las 11:10 pm
    Permalink

    Desde éxito de toy story, original, divertida, rompedora, a cada proyecto de pixar he leído exactamente las mismas críticas.
    No creo que todo el mundo este equivocado, creo q L tendencia hace ver las películas de pixar desde una óptica donde todo es visto como una genialidad.
    El esquema es repetitivo a más no poder, tanto es así q podrías superponer una película sobre otra.

    Wall-e: obra maestra
    Ratatoullie: obra maestra
    Up: obra maestra
    Toy story 3: obra maestra

    Todas ellas me parecen absolutamente mediocres. Si no fueran de pixar ni de coňa tendrían esa consideración. Up ni mediocre es, me parece directamente mala.

    Abuso del sentimentalismo barato, la lágrima fácil, de la soledad frente al poder de los amigos.
    Pixar cansa, me aburre y me molesta ese reconocimiento unánime y casi obligado. Le gusta a todo el mundo? Sería un caso único

    Respuesta
  • el 22 julio, 2015 a las 7:34 am
    Permalink

    La vi el otro día y me gustó mucho. Muy buena película. Pixar de nuevo sabe jugar con las emociones, esta vez nunca mejor dicho.

    Respuesta

Deja un comentario