La música de ‘Psicosis’ (1960), de Bernard Hermann

Estamos ante una de las obras maestras en cuanto a bandas sonoras se refiere. Hablar de Bernard Hermann en el cine es hablar, sobre todo, de su trabajo en las películas de Alfred Hitchcock. Una relación que no acabó como todos hubieran deseado. La decisión de Alfred de elegir una partitura más comercial para su película Cortina Rasgada y desechar la opción de Hermann no le gustó nada. Incluso dejó el cargo que tenía en la Academia, en una época en la que importaba más el éxito económico que el artístico.

La banda sonora de Psicosis supuso la cima de la relación entre director y compositor, que empezó en 1955 con ¿Pero quién mató a Harry? y terminaría en 1964 con Marnie la ladrona.


La decisión que tomó Hermann para la banda sonora de Psicosis fue arriesgada, aunque el tiempo ha demostrado que fue la más acertada sin lugar a dudas: decidió eliminar todas las familias de instrumentos a excepción de los instrumentos de cuerda. El bajo presupuesto que había para la película le hizo tomar esta decisión. Dijo Hermann que logró el objetivo de crear una partitura en blanco y negro, refiriéndose tanto al cromatismo de la película como a la falta de color musical obtenido al eliminar los instrumentos de viento y percusión.

Bernard Hermann tomó como base unos fragmentos de una obra escrita en su juventud para crear una composición que muchos catalogaron como escalofriante, sombría y desasosegante. La música perfecta para acompañar a Psicosis. Incluso el propio Alfred Hitchcock dijo que el 33% del éxito de la película fue gracias a la música que la acompañaba.

Los críticos de la época vieron un pase inicial de la película sin la banda sonora, y salieron con críticas bastante negativas. Un segundo pase, ya con la banda sonora incorporada, les hizo cambiar radicalmente su opinión sobre la misma.

Casi todos los temas que suenan durante la película nos adelantan en qué momento nos encontramos. Así, el tema musical de los créditos iniciales ya sugiere el carácter esquizofrénico del protagonista del film. El espectador sabe que se encuentra ante una película aterradora, terrorífica, aunque visualmente tarde algo más de 40 minutos en descubrirlo.

Psicosis es una película con muchos momentos carentes de diálogo. Es aquí donde la música juega un papel fundamental, proporcionando tensión y suspense a secuencias que sin la música no resultarían tan inquietantes. Un par de ejemplos:

  • La escena en la que Marion prepara su equipaje tras robar el dinero. La partitura nos transmite las dudas que tiene la protagonista en seguir adelante con el robo o no. Los movimientos de cámara junto con la música hacen que el sobre con el dinero cobre vida, y se convierta por unos minutos en un personaje más de la escena.
  • Durante la secuencia final, en el monólogo que la madre de Norman Bates hace en la clínica mental, un dueto de violines nos hace ver la soledad en la que se encuentra este personaje, refugiado en su locura para siempre.
Y podríamos mencionar más momentos: la persecución del policía y Marion, la travesía por carretera de Marion hasta encontrar el Motel Bates, el previo al “momento ducha” y el momento posterior con Norman eliminando todo rastro del crimen cometido…

Y llegamos al momento más recordado. Una de las escenas más terroríficas de la historia del cine tenía que ir acompañada de una banda sonora que le hiciera honor. Resulta interesante ver la escena de la ducha con música y sin ella. De hecho, la idea inicial de Alfred Hitchcock era rodar la escena sin música, para dar protagonismo al crimen. Antes de irse unos días de vacaciones, encargó la banda sonora a Hermann, indicándole que esa secuencia no necesitaba música, ya que iría sin ella. Pero al volver, Alfred se encontró con la partitura en la que los violines toman todo el protagonismo, y quedó satisfecho con el resultado.

Unos dicen que el agudo de los violines simbolizan los gritos de la mujer asesinada, otros dicen que simbolizan el sonido del cuchillo al clavarse en el cuerpo de Marion. Incluso hay teorías más avanzadas que dicen que el sonido de los violines imita el graznido de los pájaros, y como hemos visto que Norman Bates es un gran aficionado a disecar pájaros, la música nos indica que no es la madre de Norman, sino él mismo el autor del asesinato.

En definitiva, un acompañamiento musical que irá siempre asociado a una escena, y una banda sonora magistral que hizo de una película con bajo presupuesto, y que Alfred Hitchcock realizó un poco para salir del paso, una obra maestra de la historia del cine.

Sobre esta película hemos hablado en nuestro siguiente podcast, donde podréis escuchar las pistas que aquí citamos:

También te puede interesar

3 comentarios sobre “La música de ‘Psicosis’ (1960), de Bernard Hermann

  • el 25 mayo, 2015 a las 6:31 pm
    Permalink

    la mejor bso de la historia, de laaaargo, es la de Los pájaros. Para mi no hay otra, en la historia del cine que ni se le acerque. Inolvidable

    p.d: obviamente la de psicosis es poco menos que magistral.

    Respuesta
  • el 25 mayo, 2015 a las 7:10 pm
    Permalink

    Hace un par de meses estudiaba la obra de este compositor y su relación con Hitchcock, historia del cine verdaderamente. Buena elección para tu primer aporte a este blog, y muy buen artículo.

    Respuesta

Deja un comentario