El cine por dentro: El guión (I)

Obviamente a la hora de hacer una película o un corto, uno puede tener todos los medios disponibles a su alcance, aunque sin un guión bien elaborado lo más posible es que el rechazo sea constante hacia aquellas productoras a las que se quiera ir.
Al ser un trabajo bastante laborioso, dividiremos esta sección en varias partes para comodidad de aquellos que se atrevan a elaborar un guión, ya que no es lo mismo escribir, que presentar.

Es importante saber distinguir entre los tipos de guiones que existen a la hora de escribir una historia, ya que puede suponer un error el mezclarlos. Primeramente, en cuanto se concibe la idea, hay que plasmarla en el papel en el guión literario en el cual basta con especificar las acciones y los diálogos de los personajes que centran dichas acciones y, una vez finalizado este proceso de preproducción, se lleva a cabo la creación en sí del guión, convirtiendo el literario en un guión de producción, siendo éste el momento de numerar las escenas.
A la hora de escribir un guión se ha de saber que lo más común es utilizar un tipo de letra específico, siendo ésta la Curier, y teniendo como encabezamiento principal del guión de producción el número de secuencia, si se encuentra en un interior o exterior, y la localización o la temporalidad (día o noche), siendo éste un ejemplo, que deberá estar centrado en todo momento.
Esc 1.  Int. Habitación. Noche
Tras ésto, habrá que seguir la elaboración del guión con la introducción de la acción que va a ocupar la escena, todo de la misma manera, centrado y con el mismo tipo de letra. Seguidamente habrá que presentar al personaje que va a iniciar el diálogo mediante sus gestos, para luego, en mayúscula, poner el nombre de éste y debajo el diálogo.
Ésta es una forma básica de elaborar un guión en los programas de escritura básicos de cualquier ordenador, aunque para mayor facilidad existen programas que ayudan, siendo quizá Celtx el más famoso de todos ellos. 

También te puede interesar

Deja un comentario