SEFF 2014. Sección Oficial. Crítica de ‘Misunderstood’

Las críticas de Fernando Quintero en el SEFF 2014
Misunderstood
1984. Color fucsia, amores preadolescentes, peleas, ropa a juego con tu mejor amiga, cigarrillos en el baño, los Misfits, ESG y padres glamourosos. Aria, la incomprendida del título, protagoniza una versión pasada de vueltas y fantasiosa de la infancia de la propia directora, Asia Argento: Dario muta en bronceado actor mojabragas, y su madre actriz es aquí una pianista seductora encarnada por Charlotte Gainsbourg. Padres ególatras que, al separarse, la ignoran, malvados, prefiriendo a sus hijas de anteriores matrimonios. La visión de la adolescencia de Sofia Coppola agitada con el melodrama de Fassbinder, negrísimo humor y espíritu punk.
Misunderstood o, como muestra en sus créditos y en su versión original, Incompresa, ha sorprendido. Durante los primeros minutos de la proyección de la cinta me vino a la cabeza una película vista en el pasado SEFF, We are the best. La historia de la niña apartada del grupo de adultos en la que se encuentra en un proceso crucial de su vida, donde necesita un rumbo a seguir y junto a él, una compañía digna de este largo recorrido, es algo que no ha cesado hasta cierto instante de la película. Este momento es crucial y uno baja la guardia, dejando atrás todas las travesuras de esta niña, que se ve obligada a madurar tras los acontecimientos que ocurren un transcurso de un tiempo relativamente corto. La perdida de amigos, los primeros desengaños amorosos, la huida hacia lo nuevo y desconocido, pero a la vez peligroso. Temáticas así están sublimemente plasmadas en Misunderstood, pero ésto no salva los papeles en la película. 
Cada país es un mundo en cuanto a interpretación. Los estadounidenses tienen ese dramatismo constante en sus rostros, los franceses su forma de hacer que el espectador se sienta uno más con sus aspavientos gesticulares, los españoles la rabia interna y los italianos… no son representados en esta película. Demasiada sobreactuación por parte de la gran mayoría de los integrantes del reparto. Cómo no, la que suele salvar los muebles en este tipo de películas es la estrella infantil, de quien hay que decir que, con una muy corta vida cinematográfica, ha logrado que con su interpretación más de uno baje la guardia. Sin embargo, al saber de la participación de Charlotte Gainsbourg en Misunderstood, pensé que podría ser un aliciente, pero su presencia no es tan destacable como uno pueda llegar a pensar. En cuanto al papel de Gabriel Garko, no mejora mucho. Su brabuconería hace que su personaje sea odiado y querido por sus manías supersticiosas e hipocondríacas, por supuesto inclinando la balanza al odio absoluto.
La estética de la película ofrece una sinfonía de colores mareantes. Tonos con muchos contrastes y colores muy vivos que ciegan al espectador, incluso repulsivo a la vista, aunque ésto sólo es aplicado en las escenas de interiores, mientras que las escenas rodadas en exteriores, el juego de luces y sombras es significativo y está muy bien tratado y  contrasta con lo anteriormente mencionado, llegando a hipnotizar a quien esté frente a la pantalla de una manera u otra y para bien o para mal.
Algo a resaltar, al menos desde un punto de vista subjetivo, es el atrezo utilizado en el film. Algo tan simple como ver los vehículos típicos de los años ochenta o los objetos de esta época, hacen que haya sido un motivo fundamental para alabar en cierto punto a esta película, aunque también es de decirse que habría que analizar ciertos detalles para saber si están escogidos de manera adecuada en cuanto a la época en la que está rodada la película.
Como resolución, se ha de decir que esta película, presentada en el pasado Festival de Cannes, deja con un sabor agridulce y que, tras unos momentos inconclusos en los que no sabes que propósito tiene, sales de la sala pensando en el circo de personajes que rodean a su joven protagonista, siendo esta la digna maestra de ceremonias y que lleva el bastón dominante en cuanto al protagonismo de la película, pero no lo lleva en los momentos que el espectador desea que lo porte.

También te puede interesar

Deja un comentario