SEFF 2014. Entrevista a Borja Cobeaga, director de ‘Negociador’

Aprovechando la proyección de Negociador en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, No es cine todo lo que reluce ha logrado colarse en la apretada agenda del director de la película y nos ha concedido una entrevista.

La presencia de Borja Cobeaga en Sevilla no  ha pasado desapercibida. Con un lleno absoluto en la sala para ver su película, interactuaba posteriormente con el público asistente para responder a las preguntas que hubieran surgido en cuanto a Negociador.

Esta película se convierte en el tercer largometraje dirigido por Cobeaga, algo de lo que se muestra muy orgulloso en todo momento, incluso hasta el punto de decir que es el trabajo con el que se ha sentido más identificado.
¿Cómo le vino a la cabeza rodar esta película? ¿Qué le ha supuesto rodar una película como esta?
Después de rodar dos comedias románticas, la historia me atrapó y eso pasa cuando encuentras un tipo de trama de este estilo y quería recuperar la idea de los cortos que había hecho antes como Éramos pocos. No ha tenido casi ninguna dificultad y la hemos llevado con bastante libertad y ambiente familiar. Empecé a escribir Negociador como entretenimiento pero me fue gustando y le empecé a dar forma.
¿A que se debe la decisión de plasmar una versión libre de esta historia y no un reflejo más realista de los hechos acontecidos?
Lo que realmente me interesaba de la historia era lo colateral, los detalles. La historia era solemne y quería fantasear con el punto de decisión, así que quería coger una base real y fantasear con lo que pasó y con lo que yo creo que pasó.
¿Qué tiene Ramón Barea para que repita en sus proyectos?
Ya trabajamos juntos en Éramos pocos y desde entonces me quedé encantado con Ramón, por lo que era fundamental que fuera él quien interpretase a Manu Aranguren. El  personaje era más cínico y buscaba a alguien que le otorgase más humanidad. Ramón es suficientemente humilde como para saber lo que hace en todo momento y es muy técnico. En el momento de escribir el guión quería que los tres protagonistas fueran interpretados por Ramón, Carlos Areces y Josean Bengoetxea, por lo que tuve suerte que aceptasen el guión y les pareciera bien.
Es conocido por rodar y escribir comedias. ¿A qué se debe la incursión en el género dramático?
Negociador se trata de una comedia muy triste, a pesar de que se confunda con una comedia y esto ya me pasó con Éramos pocos, en la que incluso me dieron un par de premios en el género cómico. Negociador es algo muy personal y con esta película me siento identificado, siendo la comedia ácida dentro del drama mi tono favorito y me parecía la manera de destacar los aspectos cómicos, porque como dicen, “de la tragedia en un funeral  es cuando te dan los mayores ataque de risa” y este tono es la razón por la que quería hacer esta película. 
¿En que consistió el proceso de documentación para la película?
Lo que me impulsó a escribir el guión de Negociador fue a raíz de una entrevista que hizo Jordi Évole a Jesús Eguiguren y en ésta me impactó la mirada de Eguiguren y como el proceso de negociación le había marcado en muchos aspectos, incluso en lo físico. Tras esta entrevista Equigurén publicó “ETA. Las claves de la paz”, una entrevista más en profundidad que le hizo la televisión vasca, “Memorias de un conspirador” y en general, la prensa, fue en lo que basé este proceso de comunicación en un año donde, en paralelo, me informaba y escribía este guión.

En cuanto a sus proyectos futuros, ¿incluyen algún drama más o seguirá vinculado a la comedia?
Tengo un par de proyectos cómicos en el futuro, pero en adelante me gustaría combinar una comedia desenfrenada con la comedia más ácida.
Para acabar la entrevista, Borja Cobeaga invita a que los espectadores vayan a ver Negociador en el momento del estreno, porque “se van a encontrar con algo diferente que en 8 apellidos vascos, aunque el tema vasco esté implícito, trata una época conflictiva, con una mirada un poco reciente y de forma convencional, donde se ven las negociaciones con ETA con un punto de vista nuevo y dramático y rotulado de manera no tan dramática.

También te puede interesar

Deja un comentario