Crítica de ‘Sin City 2: Una dama por la que matar’: Una película para hombres con un guión en blanco y negro

Las críticas de Carlos Cuesta: Sin City 2: Una dama por la que matar

Los bailes de barra americana de Jessica Alba y la exuberancia de femme fatale de Eva Green son dos acontecimientos que justifican por sí mismos una segunda entrega de Sin City. Digámoslo de esta manera. A parte de eso, y ni siquiera, hay poco que destacar de original en esta nueva adaptación de uno de los populares cómics de Frank Miller. Lo que la primera entrega pudiera de tener de innovador por su estilo visual contrastado, directo, extremadamente fiel a la publicación ya no es sorprendente en la secuela. La corrosiva narración de una ciudad atestada de verdaderos tipos duros, políticos corruptos y mujeres diabólicas se vive en Sin City 2: Una dama por la que matar como algo repetitivo y casi decepcionante.
Robert Rodríguez y Frank Miller al aparato repiten en la dirección y calcan el ritmo frenético sin pausa de la primera entrega y nos ofrecen una serie de viñetas que continúan la tragedia de Nancy (Jessica Alba) y el agente Hartigan (Bruce Willis) pero también la ponzoñosa vida del senador que les destrozó la vida (Powers Boothe) e introducen la pugna entre éste y su bastado (Joseph Gordon-Levitt). Aunque la más jugosa de las historias es la que protagonizan Dwight (Josh Broling) y Ava (Eva Green); la de un nocivo amor tormentoso que supura violencia, lujuria e interés.

Los que gozaron de la primera Sin City quizá puedan estar de enhorabuena. No cabe duda que el diseño de las escenas es espectacular y que el contraste del blanco y negro invadido en ocasiones por vivos rojos, azules y verdes muy localizados recubren una trama rotunda y apasionada. La violencia cruda y los personajes sufridores no faltan, como también está invitado a la cita un humor negro y espeso como la tinta que pinta escenarios y caracteres. Esta continuación hará las delicias del público fiel.
Ahora bien, también hay quien pueda pensar que la película se pasa de rosca; que hay un momento en el que ya nos da igual que Marv (el personaje de Mikey Rourke cobra una importancia añadida como nexo entre unas historias y otras) machaque a cincuenta esbirros que a doscientos y hay un punto en el que el plano de los machazos conduciendo sus descapotables melena al viento con la panorámica de la ciudad de fondo puede llegar a ser reiterativo e incluso paródico. Ese límite entre lo pletórico y lo ridículo lo alcanzan las múltiples maneras de mostrar desnuda a Eva Green, calientes en ocasiones, abominablemente forzadas en otras.

Sin City: Una dama por la que matar tira la casa por la ventana con el plantel y jalona el metraje de rostros conocidos, apariciones especiales (Ray Liotta), guiños como la presencia Cristopher Lloyd (Regreso al futuro) como “doctor” clandestino un tanto menos benévolo o de Lady Gaga como camarera de cafetería. Estos simpáticos añadidos no hacen sino incrementar el valor anecdótico de la película pero hacen poco por dar valor al aspecto narrativo.
La incorporación del 3D tampoco aporta demasiado a la proyección. Parece que durante unos primeros instantes refuerza la exitosa sensación de imagen compuesta por muchas láminas en perspectiva y que va amplificar enormemente la profundidad de la escena pero al final el recurso se revela innecesario. Para los que utilizamos gafas, incluso molesto, y por supuesto más caro.
Si dijera más caería en el mismo error de redundancia de la película. Sí hay visos, hay que ser justos, de algo nuevo y conmovedor en la continuación de la historia de Nancy y Hartigan; el asomo de evolución del personaje de la bailarina que cree que su amor la ha abandonado. La decadencia de su espíritu puro se manifiesta de forma ideal y contundente con la lascivia dolida de su baile. Es lo más cercano a verdadero drama que encontramos en una película que aparte de una colosal puesta en escena no se exige demasiado a sí misma.
Nota: Película visionada en Francia, estrenada el 17 de septiembre. En principio en España sólo estaba prevista su aparición en formatos domésticos.

También te puede interesar

2 comentarios sobre “Crítica de ‘Sin City 2: Una dama por la que matar’: Una película para hombres con un guión en blanco y negro

  • el 29 septiembre, 2014 a las 9:50 am
    Permalink

    Creo que nadie podía prever el fiasco de esta película. No sabía que en España está previsto que salga directamente en formato doméstico, otra muestra del tremendo descalabro.

    Respuesta
  • el 29 septiembre, 2014 a las 10:06 am
    Permalink

    Tener a Carlos en Francia nos va a servir par atener críticas de películas francesas antes de llegar aquí, pero también para títulos que se estrenan con antelación allí, incuso que no hay previsión de estreno como es el caso de Sin city 2.

    ciertamente esperaba más de esta película, y tendré que verla en Bluray para confirmarlo, pero es una pena que no sepan sacar más provecho al producto original. Viendo los múltiples retrasos internacionales, la falta de ventas en paises, y que este año ya sale en DVD y Bluray en muchos otros países, aquí, sin previsión ni fecha de estreno, lo lógico es que vaya directa a DVD como se preveía hace meses cuando esperaban a ver los resultados en USA para sus ventas internacioanles.

    Respuesta

Deja un comentario