Crítica de ‘Líbranos del mal’: Refrito demoníaco y policíaco

Las críticas de Óscar M.: Líbranos del mal

Al principio Líbranos del mal nos sitúa en el desierto de Irak (como en El exorcista), donde nos encontramos con una misteriosa y tétrica excavación arcaica (como en El exorcista). Acto seguido estamos en una gran ciudad (como en El exorcista) donde no deja de llover (como en Seven), hogar de un policía atormentado que comienza a investigar casos extraños con tintes sobrenaturales (como en Seven) que podrían estar relacionados con posesiones demoníacas (como en todos los sucedáneos surgidos después de Seven, por ejemplo, Resurrección).
Ese debió ser el argumento que usó Scott Derrickson para vender semejante refrito plagado de ideas poco originales al estudio. Animado por el relativo éxito de El exorcismo de Emily Rose y Sinister (y obviando el crimen cometido con Ultimátum a La Tierra), Derrickson compone una versión de El exorcista con guiños a Seven (como las constantes referencias a los siete pecados capitales) para una nueva generación de críos salidos de los gimnasios (como el musculado protagonista y los fibradísimos poseídos).

La película está ideada para que las nenas se asusten con los típicos sobresaltos inesperados (donde la casi omnipresente música da las oportunas pistas) y los nenes que las acompañan las abracen fuerte para que se sientan seguras, así que tampoco hay que buscarle muchas vueltas: el policía está angustiado por algo de su pasado que lo está persiguiendo, descuida a su familia, y solicita la ayuda de un atípico cura (como el de El exorcista) para acabar con sus demonios interiores y los que le acechan físicamente. Hasta tiene gran cantidad de personajes de origen latino para atraer al público específico a las salas.
Es una pena que Líbranos del mal decida tropezar una y otra vez con casi todos los clichés del género (tanto policíaco como demoníaco): la pareja de compañeros policías, los (aburridos) problemas familiares del protagonista, el pasado oscuro del cura, las frases en latín de los poseídos, los mordiscos y los escupitajos de varios sabores y colores y las lesiones autoinfligidas.
Y es que la película llega tarde a las carteleras, el espectador aficionado al género ya está cansado de ver los mismos productos sin que ofrezcan la mayor poca novedad: durante el cambio de milenio ya tuvimos Poseídos, Stigmata y El final de los días, luego llegó la estafa de El exorcista: El comienzo, Devil inside, El rito y últimamente El último exorcismo (y secuela), Insidious (y secuela), The possession – El origen del mal y los casos en Connecticut y Georgia, resumiendo: un sin fin de incursiones demoníacas que tienen el tema bastante gastado.
A su favor tiene un par de sustos inesperados bien preparados, desarrolla con bastante tranquilidad la historia (no se hace excesivamente larga, pese a sus casi dos horas de duración) y se agradece que no se tome mucha prisa para asustar al espectador, creando expectación e interés por el origen de las posesiones (aunque ni ésta ni la motivación sea resuelta, pero tampoco lo estaba en El exorcista), todo acicalado con una oportuna y ocurrente selección musical de The doors, creando una vinculación artificial de la banda con el maligno y situando la acción en plano más accesible para el espectador.
Sin embargo, visita demasiados lugares comunes de las películas anteriormente nombradas, presenta bastantes incoherencias narrativas (de continuidad -en el principio- y de lógica aplastante al final -las escenas de la comisaría-) y roza un ridículo muy patético (sorprendente y poco deseado) en cuanto comienza el exorcismo. Líbranos del mal mantiene el tipo como entretenimiento veraniego más de la mitad del metraje, pero desbarra y fracasa con la resolución final.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘Líbranos del mal’: Refrito demoníaco y policíaco

  • el 6 septiembre, 2014 a las 4:14 pm
    Permalink

    Tiene pinta de ser como todas, la mítica película de miedo sobre exorcismos…. pero bueno la veré, en el cine no porque no pago para ver este tipo de películas.

    Respuesta

Deja un comentario