Crítica de ‘The Kings of summer’: Más de lo mismo y sin embargo perfecta

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Los reyes del verano

Tal vez sea cosa mía, pero últimamente creo que se ofrece un reflejo de la adolescencia algo idealizado. Pensad en ello: Emma Watson y Ezra Miller en Las ventajas de ser un marginado, Emma Roberts y Freddie Highmore en  El arte de pasar de todo, Lily Collins y Logan Lerman en Un invierno en la playa. Todos tan listos, tan filósofos, tan sofisticados, me encantan, de verdad, pero no son muy reales. No sé vosotros, pero yo era una adolescente al uso, no bebía vino, no escuchaba a Nick Cave ni recitaba a William Carlos Williams. El retrato que Hollywood nos da últimamente de la pubertad me hace creer que he perdido el tiempo. Por eso se agradecen títulos como The kings of summer, que recuperando la esencia de las películas adolescentes de los ochenta, muestra esa complicada frontera entre infancia y edad adulta con humor y cierta melancolía. 

The kings of summer trata de dos chavales, Patrick y Joe, que hartos de la autoridad de sus padres huyen al bosque con el fin de construirse una vida bajo sus propias normas. Allí, junto al excéntrico Biaggio, se enfrentarán no sólo a la naturaleza, sino a los nuevos sentimientos que trae el empezar a convertirse en adultos. 
El director Jordan Vogt-Roberts, cuya carrera hasta el momento se había centrado en la televisión, dirige este guión del novel Chris Galletta que recuerda a películas de John Hughes como El club de los cinco o a esa joya en la filmografía de Rob Reiner que es Cuenta conmigo. Es sin duda esa manera mágica de reflejar las ansias de independencia inherentes a la adolescencia la que le ha otorgado los premios a mejor película en el Festival Internacional de Cine de Dallas, en los Premios de la Crítica de Phoenix y en el Festival de cine de Zlín. 
Presentada en el 2013 en el Festival de Sundance con el nombre provisional Toy’s HouseThe kings of summer demuestra una vez más que la fuerza de un guión no reside tanto en la originalidad de su historia como en el modo en que se desarrolla. No hay nada nuevo en ella; la desconexión entre padres e hijos, el primer amor, el primer corazón roto, todo ha sido masticado ya antes, y no obstante el guión de Chris Galletta repasa todo ello con humor y un encanto que hace de la película una historia mágica y entrañable. 
Con los exteriores rodados en varias localizaciones del estado de Ohio, nos deleitamos en la imagen de la naturaleza salvaje, con continuos planos del sol colándose entre las hojas de los árboles y el agua serpenteando en el río. Ross Riege hace un elegante trabajo con la fotografía que destaca por sus primeros planos y sus juegos de luz. Toda esa atmósfera sirve de contrafuerte al modo evocador con el que reflejar la pubertad, con momentos surrealistas creados por la mente del protagonista que aun se pierde en fantasías infantiles. 
Como buen director televisivo,  Vogt-Roberts ha utilizado la pantalla pequeña como cantera de actores con los que formar un elenco perfecto.  Los padres de Joe y Patrick, son interpretador por Nick Offerman y Marc Evan Jackson, compañeros en la serie Parks and Recreation, curtidos humoristas que ofrecen aquí una interpretación hilarante, a pesar de que el personaje de Offerman se aleja poco de la personalidad de Ron Swanson, papel que interpreta en la serie. También actrices de comedia son Megan Mullally y Alison Brie, que interpretan a la madre de Patrick y a la hermana de Joe, con poco papel, pero lucido. No obstante, esta es una película sobre púberes y si hay algo que destacar en cuanto a interpretación es el trabajo que hacen Nick Robinson, Gabriel Basso y Moises Arias. Con sus cuerpos aun desgarbados, sus barbas débiles e incipientes, su talento dramático está ya madurado, haciendo de su interpretación algo natural, nunca forzado. 
The kings of summer es una película perfecta para esta estación con la pretensión de toda película independiente; ofrecer una historia sincera en un guión bien escrito. No todas lo consiguen, pero esta sin duda lo hace.

También te puede interesar

Deja un comentario