Crítica de ‘Maléfica’: Versión light de la villana de ‘La bella durmiente’

Las críticas de David P. “Davicine”Maléfica

Que las películas de acción real basadas en cuentos clásicos están de moda es algo que no discutiremos. Ya hemos visto la reciente precuela de El Mago de Oz, la versión de Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton, o ciertos fiascos como Blancanieves y la leyenda del cazador. Hasta ahora Disney tenía el mérito de haber conseguido que al menos sus versiones con actores fueran dignas películas a tener en cuenta, lo que no me ha sucedido con Maléfica, quizás por maltratar la historia de la película original, que tanto adoro.

Se presenta la historia jamás contada de la villana más querida de Disney del clásico de 1959 La Bella Durmiente y se suponía que esta película rellenaría los huecos que dejó la original. Maléfica (Angelina Jolie) es una bellísima joven con un corazón puro y unas asombrosas alas negras. Crece en un entorno idílico, un apacible reino en el bosque, hasta que es traicionada por su amor de la infancia (Sharlto Copley) para que pudiera convertirse en rey y  un día un ejército de invasores humanos amenaza la armonía del país. Maléfica se erige en la temible protectora de su reino, y tras la despiadada traición endurecerá su corazón hasta convertirlo en piedra, maldiciendo a la princesa Aurora (Elle Fanning): Se pinchará el dedo con una rueca por su 16 cumpleaños y caerá en un sueño semejante a la muerte. La base coincide, pero los sentimientos que nos intentan mostrar, así como el desarrollo de la historia, deja claro que estamos ante una versión totalmente nueva de lo que conocíamos que, a mi parecer, era innecesario modificar, pues podría ampliar perfectamente la historia sin tener que cambiarla. Parece que para Disney es imposible crear una película donde una auténtica villana sea la protagonista, algo que también sucede con otros estudios, como por ejemplo Universal y su Gru. Mi villano favorito, que tampoco nos mostraba la peor cara del protagonista.

Esta nueva versión libre de la historia original, centrada en la villana, está claramente dirigida a un sector del mercado preadolescente que adora a las princesas pero que prefiere ver a sus hadas favoritas dentro de un mundo un poco más gótico, donde ni siquiera el nombre de la malvada hace justicia a su personalidad, pues conocida como Maléfica, es de todo menos eso, emanando bondad de sus poros, y sólo siendo tediosa cuando enfurece, que son las menos veces.

Angelina Jolie es la encargada de dar vida a una de las más relevantes villanas del universo animado de Disney, pero aquí tiene la misión de hacernos sentir compasión por su personaje, una “especie” de hada que luce unos grandes cuernos de búfalo, unas alas magníficas, un vestuario ceñido de cuero negro y unos cincelados pómulos. Quizás el dotar de tanto protagonismo a Maléfica ha provocado que la película se llene de personajes intrascendentes, que a pesar de la relevancia que tenían en la original aquí no tienen tanta importancia, como las tres hadas o el propio príncipe, e incluso el cuervo. Cierto es que se han esmerado en introducir a todos los que conocemos de La bella durmiente, pero lo único que han conseguido es desviar la atención de la trama “inventada” principal. De hecho ni siquiera Aurora tiene la presencia que merece, aunque para protagonismo ya tuvo su propia película, y aquí lo que interesa es suavizar la imagen de villana que todos conocíamos de Maléfica.

Robert Stromberg, diseñador de producción responsable de los paisajes oníricos hechos por ordenador de Alicia en el País de las Maravillas y Avatar, entre otros, hace su debut como director y, curiosamente, nos ofrece unos decorados cuanto menos idénticos a los que presenta en sus trabajos anteriores, con gran cantidad de acantilados flotando y flora extraña. Al menos mantienen la la profundidad que disfrutábamos con los antiguos fondos pintados en la era predigital. Lástima que la película también llegue en “maravilloso” 3D, y no aporte nada, perdiendo además el juego de contrastes de colores y la iluminación que un mundo de fantasía merece.

No es una película mala en sí, pues tiene un toque de humor atemporal, Jolie es capaz de ofrecer algunas grandes secuencias, y en el fondo es una película romántica, porque busca enamorarnos del personaje de Maléfica, mucho más de lo que enamora el príncipe a Aurora, pero puede que la historia cree un poco de confusión, con demasiado ir y venir de personajes entre los dos únicos escenarios de la película, con un ritmo demasiado rápido que no nos deja asimilar los acontecimientos que suceden a lo largo de los años, para luego dejar pasar a toda prisa el acontecimiento principal, y base del original, cambiando a su antojo la historia que conocemos por el mero fin de forzar que ni los buenos sean tan buenos, ni los malos tan malos.

También te puede interesar

Deja un comentario