Crítica de ‘Malditos vecinos’: Hilarante comedia veraniega

Las críticas de Óscar M.: Malditos vecinos
¡Cuántas ganas había de ver en la cartelera una comedia desbarrada, poco respetuosa y grotesca! (porque lo de En apatía secuelas del odio es de “Mejor comedia no pretendida”). Por suerte, ahora llega Malditos vecinos, la “típica comedia americana” de verano que hace que uno se ría de sí mismo, del mundo que le rodea y hasta de los abdominales de Zack Efron.
La película puede parecer en principio una versión largometraje de las series Mujeres desesperadas o Weeds, y sin ocultarlo bebe mucho de estas a la hora de presentar a los archiconocidos barrios residenciales americanos (ahora exportados al resto del planeta), habitados por familias que quieren vivir tranquilos (sin el estrés de la ciudad) y, en realidad, pasan a estar rodeados del más absoluto aburrimiento. Necesitan unos abdominales de Zack cerca.

Cuando lo más divertido del barrio es ver un camión de mudanzas, la llegada de una fraternidad a una de las casas de la urbanización hará que los primerizos padres protagonistas (genialmente interpretados por Seth Rogen y Rose Byrne) vean cómo sus peores temores se hacen realidad al tener al lado a un grupo de adolescentes ya creciditos que viven en una fiesta sin fin y están liderados por los abdominales de Zack.
Malditos vecinos está brillantemente bien escrita para atraer a público de los setenta, los ochenta, los noventa y hasta los que ahora están en la universidad, recuerda a otras geniales comedias similares como Desmadre a la americana, Porky’sDespedida de soltero o No matarás al vecino, todo mezclado con el nuevo humor de Resacón, el de la saga Jackass y los abdominales de Zack.
Hay innumerables referencias al cine (al actual y al de hace treinta años), a la cultura popular, hay bromas homosexuales poco lesivas, y chistes de todos los niveles, desde los sutiles, pasando por los absurdos, los groseros y hasta los inesperados que te hacen soltar una carcajada descontrolada hasta que se te rompe la mandíbula (o los abdominales, si no son los de Zack).
Además de los guiños cómicos, la película se ríe irrespetuosamente de los nuevos adultos de treinta años que llevan unas vidas aburridas (y ya no tienen ni relaciones sexuales) cuando se mudan a los suburbios y comienzan a reproducirse, centrando su vida en la de sus recién nacidos (como ya destacó la hilarante Nueve meses) y cuya su diversión depende de estar otros, puesto que han olvidado cómo vivir de forma divertida y sin preocupaciones (no como Zack y sus abdominales, por supuesto).
Nicholas Stoller (Todo sobre mi desmadre) demuestra que es más divertido y efectivo como director que como guionista (ha escrito las dos entregas de Los Muppets y la soporífera Los viajes de Gulliver con Jack Black), consiguiendo sacar el lado más ñoño y paternalmente detestable de Seth Rogen, y exprimiendo como nadie el talento de Dave Franco, Zack Efron y, por supuesto, el de sus marcados abdominales.
El diseño de producción se ha esmerado en representar las diferentes y alocadas fiestas temáticas que aparecen en la película (la fiesta fluorescente es un acierto), Michael Andrews mejora éstas con una composición musical realmente divertida y brillantes efectos sonoros integrados en la trama y el departamento de vestuario ha trabajado duro para destacar con la ropa las diferencias culturales y de edad de los protagonistas y para enseñar (mucho) lo que ya sabéis… ¡El abdomen de Zack!.
Malditos vecinos es diversión de principio a fin, para disfrutar con los amigos en un cine de verano, donde casi no hay tiempo para el descanso entre las carcajadas y es un excelente pretexto para desconectar de los problemas y disfrutar durante una hora y media de una despreocupada y buena comedia (y de los abdominales de Zack).

2 comentarios en “Crítica de ‘Malditos vecinos’: Hilarante comedia veraniega

  • el 16 junio, 2016 a las 16:24
    Permalink

    Leida la gran critica de Oscar no pienso perderme ni un apice de esta comedia, y sobretodo sin olvidarnos de los abdominales de Zack.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: