Festival de Málaga 2014. Sección oficial. ‘Anochece en la India’

Las criticas de Fernando Quintero en el Festival de Málaga 2014: Anochece en la India
Anochece en la India cuenta la particular aventura de Ricardo (Juan Diego) y Dana (Clara Voda). Ricardo decide viajar a la India por tierra, como hacía en los viejos tiempos, cuando llevaba hippies a Oriente con su furgón cruzando Europa, Turquía, Irán y Pakistán. Pero la situación ahora es muy distinta, pues ha pasado los últimos diez años de su vida en una silla de ruedas, aquejado de una enfermedad que ha alcanzado su fase final. Al viaje le acompaña Dana, su asistenta rumana. Se trata de dos seres solitarios con los que la vida tiene una deuda. El viaje se convertirá en la coartada para saldarla.
Juan Diego está fenomenal en está película y los que le conocen, saben que la personalidad que tiene el actor, es totalmente contraria a la que tiene el personaje que interpreta, lo que hace que se dignifique (más aun si cabe) a este gran artista. Es difícil pensar en un hippie cascarrabias, teniendo en cuenta que estos dos términos no suelen ir nunca de la mano, pero Juan Diego ha mostrado con total profesionalidad los rasgos de este personaje nada fácil de interpretar. Aunque en menor medida, también cabe destacar el papel de Clara Voda, la cual ha sabido posicionarse en gran medida como la protagonista de la película, haciendo que la mirada del espectador pase del actor sevillano a esta, por lo que es de admirar y más aun teniendo en cuenta quien es el actor que se encuentra a su lado. Confunde en cierto instante la presencia en cartel de Javier Pereira y no mencionando su participación por la reciente adquisición del premio Goya al actor revelación a sabiendas que este participó en la cinta mucho antes de que su nominación y consiguiente galardón fuera anunciado. Aun así confunde, ya que su presencia en la cinta no corre más allá de los 15 minutos contados y su papel no es de vital importancia en el argumento.
Chema Rodríguez consigue con esta película que centremos todos nuestros sentidos en una historia distinta. Pese a la confesión del director por no saber que género otorgarle, me voy a permitir la licencia de establecérselo yo.  Anochece en la India no es más que una road movie dramática con un caracter ofrecido en las películas españolas de finales de los 80 y principio de los 90. Su paralelismo con el drama ofrecido en Los santos inocentes (por poner un ejemplo cualquiera), nos transporta a ese cine merecedor de alabanzas que luego ha otorgado una familiaridad que pocas veces sentimos ante un film.
Este tipo de películas muestran siempre una fotografía soberbia y Anochece en la India no es una excepción. Sus recorridos por Sevilla, Almería, Bucarest, Turquía e India, hace que nos obnubilemos de manera sobresaliente, haciendo que toda mirada hacia los protagonistas se desvíen hacía unos paisajes llamativos y coloridos en la medida que la escena lo pide.
Curiosamente estos colores nos muestran su cambio de tonalidad a medida que sucede la película. Sus colores fríos y oscuros, van trascendiendo hacia un tono más cálido y claro a lo largo de la proyección. Curiosamente en los momentos más fríos es cuando mayor vida muestra la película y mientras suceden los acontecimientos cada vez más sombríos, su tonalidad se vuelca a esos colores que llenan la pantalla y la salada de claridad.
No es comparable con Intocable en ningún aspecto. Esto ha salido a relucir en este festival y la verosimilitud con la película francesa es muy lejana. Puede que si tenga tintes parecidos, pero como se ha mencionado antes, estos detalles son meramente estéticos y básicamente distantes. 
El viaje ha sido largo y tortuoso y nos deja con un final que podría decirse que es abierto ante la mirada del espectador. Cualquiera que vea esta cinta dramática en todos los aspectos (salvo en los toques de comedia que involucra Juan Diego con sus diálogos puramente sevillanos) puede dar a pensar un final trágico, no obstante el que ha visionado la película durante su proyección es el que elige si concluye de igual manera que ha transcurrido o le dota de esa esperanza a la que todos nos gustaría que acabase una película.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: