Crítica de ‘Cuando todo está perdido’: Supervivencia

 
Las críticas de Miguel Moreno: Cuando todo está perdido
 
 
 
El hombre contra el medio. Resulta una premisa apetecible para extrapolarla al mundo del cine, y de hecho ya ha sido llevada a ese terreno muchas veces. La naturaleza puede ser implacable, y el hombre se ha visto puesto a prueba innumerables veces. J. C. Chandor, director de la aclamada Margin Call, pone en apuros al bueno de Robert Redford en una aventura en solitario que podría costarle la vida.

La idea no es nueva. Todos recordamos exitosos casos de films que, contando con el protagonismo absoluto de un sólo actor durante todo su metraje, han ahondado en la supervivencia del ser humano en diversas ocasiones. Podemos recordar el caso de Náufrago, donde un sorprendente Tom Hanks sobrevivía en una isla desierta durante no pocos años, y donde la cámara se limitaba a filmar sus peripecias mientras asistíamos a su progresiva locura causada por el paso de los años en soledad. Mientras que aquí Hanks disponía de un espacio limitado, pero vasto en su propia limitación, en Cuando todo está perdido el espacio se reduce a la máxima expresión. Para el caso, J. C. Chandor le pasa el testigo a Redford,  en una actuación muy exigente a nivel físico y que además pone a prueba a un actor de edad avanzada. El personaje navega en su barco cuando fortuitamente, ocurre un accidente que cambiará todo. El hecho de que Redford acapare la totalidad del metraje no le pasa factura de forma instantánea, ya que la opción mas inmediata que tiene el espectador es pensar qué haría él en una situación así.
 
De este modo, asistimos a una historia de supervivencia en el mar en la que el actor lucha por sobrevivir en un medio hostil, a medida que las opciones se van complicando. Los días pasan, las probabilidades de supervivencia van mermando, y las esperanzas comienzan a flaquear. Y es justo en esos momentos cuando nos identificamos con Redford. Viviremos la angustia sentados al lado suyo, intentando arreglar el desaguisado, consiguiendo hasta la última gota de agua y resguardándonos de las incesantes tormentas que azotan el océano.
 
La fotografía es especialmente destacable, con unos planos de gran belleza de la inmensidad en la que se halla nuestro único protagonista. Los diálogos por su parte, se reducen a un par de palabras pronunciadas por Robert Redford en momentos puntuales. Todo minimiza su expresión para hacernos partícipes durante los 105 minutos que dura el film, de la supervivencia en su máxima expresión, y en un espacio tremendamente limitado.  
 
Cuando todo está perdido nos propone un viaje diferente, en el que podemos sentirnos partícipes, o simplemente aburrirnos hasta el agotamiento. No es un film para todos los públicos, y tendrá opiniones divididas. La interpretación de Redford es el reclamo del film, y de nuestra parte corre el sobrevivir con él y meternos en la historia o no hacerlo. La comunicación del actor con el espectador es plena, no hay interferencias. El silencio por su parte, resulta un elemento imprescindible para adentrarnos en la historia. No se trata de una película experimental, ni una experiencia tan visual como por ejemplo la aclamada Gravity, aunque la premisa sea la de sobrevivir, y en eso comparta idea. Se trata de algo mucho mas sencillo, y más real. La muerte no está tan lejos como parece en algunas ocasiones, y podemos vernos enfrentados a ella de una manera totalmente casual.
 
Resulta un curioso hallazgo por su -en parte- originalidad, y la manera en que está filmada, permitiendo al actor apoderarse de toda la carga dramática, y pasando el testigo al espectador en momentos puntuales preguntándote si tú podrías sobrevivir, y cómo lo harías. Sin duda, una película que no deja indiferente, y te hace percatarte de la fragilidad de la vida en situaciones límite.
 



 

Un comentario en “Crítica de ‘Cuando todo está perdido’: Supervivencia

  • el 15 febrero, 2014 a las 19:32
    Permalink

    Ya tenía ganas antes de verla y ahora más. Redford había demostrado en el pasado lo gran actor que es con grandes interpretaciones y diálogos. Ahora lo demuestra sin diálogo, dejando claro que es un grande de Hollywood aunque se haya ido en parte con Sundance a otra faceta.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: