Crítica de ‘Jack Ryan: Operación sombra’: Acción de la vieja escuela

Las críticas de Óscar M.: Jack Ryan: Operación sombra

Las adaptaciones de novelas al cine tienen varios problemas añadidos: los lectores ya tienen en mente cómo deben ser físicamente los personajes y siempre se quedará alguna escena por el camino que se consideraba importante y primordial para entender las motivaciones de los personajes.

Si a esto le sumamos que ya hay cuatro exitosas adaptaciones de las aventuras del personaje de Jack Ryan al cine, sorprende, cuanto menos, que ahora David Koepp se atreva a escribir una historia totalmente original, reiniciando la mitología y actualizando el origen del héroe. Pero la idea ha sido brillante.

Koepp ha realizado una excelente actualización del personaje, reiniciando la historia con Chris Pine para las nuevas generaciones, las cuales se sorprenderán al descubrir que Jack Ryan ya estuvo en La caza del octubre rojo, fue presidente de los Estados Unidos (buen guiño de guión, por cierto), tuvo otro intento de reinicio (con el futuro nuevo Batman) y cada una, fue con otra cara.

Un guión cuasi-perfecto y definitivamente bien construido y desarrollado no hubiera llegado a ningún sitio sin la implicación en la dirección de Kenneth Branagh, que sabe cómo hacer una buena película de acción cuando quiere y lo demuestra en Jack Ryan: Operación sombra igual que demostró en Thor que le importaba poco y sólo la hizo para pagar la hipoteca.

Una música excitante, amena y entretenida (que evita hábilmente recargar la acción), unas interpretaciones correctas y poco exageradas (notable para Chris Pine y sobresaliente para Kenneth Branagh y su acento ruso-americano, a pesar de que apenas le enfoquen a la cara cuando habla… cosas del doblaje en postproducción) y una puesta en escena real, coherente y creible (ya le hubiera gustado a La Jungla: Un buen día para morir aprovechar así Rusia, aunque casi todo se haya rodado en estudio) sólo reiteran el interés en la historia y en hacer pasar al espectador un buen rato.

Tanto Kevin Costner como Keira Knightley cumplen correctamente su función como secundarios apoyando las interpretaciones de los principales sin sobresalir demasiado (Keira destaca un poco más por su subtrama en Rusia, aunque ha quedado algo encasillada y relegada a acompañante).

La película puede llegar a ser tan redonda que se le perdona todo: unos pósters desafortunados (y poco originales), un inicio algo lento, un flashback inoportuno, una presentación del villano demasiado típica y fácil y una resolución “de superhéroe con máscara de murciélago”, pero nada logra ensuciar el brillante conjunto.

Este buen reinicio de la historia de Jack Ryan es una buena y sana competencia para la saga de Bourne, de la cual hereda el realismo, la puesta en escena y las carreras sin fin del protagonista durante todo el metraje (el cual, como en toda buena película, se hace corto).

Ryan ha vuelto al cine y se mantiene como lo había hecho hasta ahora en las anteriores cuatro entregas: con una película destinada a convertirse en un clásico contemporáneo del cine de acción y referente inequívoco para las siguientes que vendrán. Porque vendrán más.

3 comentarios en “Crítica de ‘Jack Ryan: Operación sombra’: Acción de la vieja escuela

  • el 31 enero, 2014 a las 11:44
    Permalink

    Por fin está aquí. Tenía unas ganas de verla…

    Respuesta
  • el 31 enero, 2014 a las 11:45
    Permalink

    Por fin está aquí. Tenía unas ganas de verla…

    Respuesta
  • el 1 febrero, 2014 a las 10:32
    Permalink

    Uf, parece que hayamos visto dos películas totalmente distintas. Película ésta de Jack Ryan muy normalita para mí. Llena de clichés, sin aportar nada nuevo, sin siquiera un solo giro de guión que pueda sorprender lo más mínimo… Una película muy plana, predecible, y que cumple sin más.

    Las interpretaciones, me ha gustado Chris Pine, incluso Kevin Costner, pero Keira Knightley? Qué le ha pasado en la cara a esta muchacha? En fin, no me gustó nada ella.

    Película entretenida como mucho.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: