Crítica de ‘Thor: El mundo oscuro’: Gracias Loki, menos mal que viniste

Las críticas de Carlos Cuesta: Thor: El mundo oscuro

Cuando uno compra la entrada para la secuela de Thor sabe que no verá una reflexión profunda sobre la esencia del hombre (aunque algo hay de eso, y tampoco pasaría nada porque así fuera) sino que espera más bien enfrentamientos épicos, luchas heróicas y duelos a mitad de camino entre lo galáctico y lo mitológico. Por eso mismo me pregunto dónde están. Si en la película no encontramos la analítica disección de las interioridades del alma que uno marcha a buscar a los cine Casablanca ¿por qué tampoco se le ofrece al espectador una desbocada película de aventuras de fantásticas proporciones? En su lugar Alan Taylor nos entrega una sucesión de incoherencias alternada con intermitentes faltas de dramatismo que se conjugan con una buena colección de bromas muy divertidas pero en muchos casos inoportunas.

Puede que lo único honesto de Thor sea Malekith (Christopher Eccleston), el rey de los elfos oscuros, derrotado siglos atrás por el ejército del padre de Odín. El villano es un tipo siniestro, malvado, consecuentemente cruel que plantea devolver al universo a la plena oscuridad utilizando una poderosa arma indestructible llamada Éter, enterrada en las profundidades de un lugar inconcreto. La conjunción de los mundos es el momento propicio para regresar, aprovechando las grietas de la realidad. La amenaza de este ser maligno es tan peligrosa como para poner en jaque a Asgard. Sin embargo los asgardianos se toman como algo rutinario ver cómo campa a sus anchas uno de los terrores que habita sus leyendas mientras algunos humanos no se toman del todo en serio a alguien capaz de oscurecer el mundo para siempre.

Thor: El mundo oscuro padece una abrumadora falta de intensidad en momentos clave de la trama, como puede ser la muerte de personajes trascendentales, porque fallan varios de los puntos claves para conseguir el efecto contrario: la intervención en el momento oportuno de la banda sonora a la hora de lucirse, el ritmo de la escena a través del montaje, la dosificación del humor (en esta película aparece como paréntesis aislados más que como puntos y seguido) y las interpretaciones. Yo no sé hasta qué punto las historias del mundo de Thor (Chris Hemsworth, Rush) tienen algún tipo de importancia para actores tan consagrados como Anthony Hopkins (Odín) o Natalie Portman (Jane Foster) pero al menos por los seguidores de estos relatos, o por sus propios fans, deberían disimular la desgana que les producen.

Hay una diferencia muy grande entre crear una película de entretenimiento y saltarse la lógica interna de una historia; hay un camino entre juguetear con el humor para hacer de un film algo más distendido y bajar a la intensidad dramática de Friends o Cómo conocí a vuestra madre; seguro que hay puntos intermedios entre los diálogos de La Iliada y poner estupideces, incoherencias y bobadas en la boca de los personajes. 

Dejemos a un lado que las columnas del palacio real de Asgard se caen como si fueran montones de cajas apiladas en el almacén de un supermercado y que no existe la más mínima sensación de que el peligro sea real; en su lugar vamos a decir algo en favor de la secuela de Thor: Loki. Tom Hiddleston vuelve a interpretar al hermano del mítico guerrero con socarronería y fidelidad a su personaje y a punto está de ser el picante que haga resurgir una película condenada a ser un nexo con la próxima entrega de Los Vengadores (no me explico cómo pueden hacer Los Vengadores tan bien y otras historias de Marvel con los mismos personajes tan mal). 

Que me perdone Alan Taylor y todo el equipo de esta producción. Yo supongo que habrán hecho su trabajo con la máxima dedicación y cariño, pero creo que se le puede pedir más a grandes estrellas que tienen un sueldo tan grande como el PIB de algunas comunidades autónomas, y se puede exigir más como espectador si van a adaptar al cine las historias de personajes que para muchos son más que una cifra de taquilla. Son los relatos con los que hemos crecido y con los que hemos aprendido a distinguir el bien del mal, a conocer el sacrificio y a emocionarnos. Quizá Thor: El mundo oscuro sólo sea una película de cómic (con lo que tiene de peyorativo decir esto). Pese a todo, sé que hay mucha gente que opinará de manera totalmente opuesta a mí y que habrá disfrutado de esta película.

Yo lo que creo es que las productoras nos siguen tomando el pelo sacando películas como churros. Que un estreno sea de “superhéroes” no obliga a la mediocridad ni legitima que todo valga o que las cosas ocurran por accidente sin esforzarse por lograr una escena convincente, o que los conflictos se resuelvan como que no costara, con remedios que nadie es capaz de explicar y de forma acelerada (acelerado no es lo mismo que rápido, ni trepidante ni dinámico).

Termino apropiándome de un término que no es mío y que una gran periodista ha bautizado como “muerte por obviedad”. Sin estropearle a nadie las sorpresas (escasas sorpresas de Thor), y esto es sólo un ejemplo, si Malekith lleva uno o dos milenios esperando usar el Éter para arruinarnos a todos la vida me resulta raro ver a un personaje decir en voz alta sin excesiva emoción la siguiente cuestión: “Lo va a usar” Joder, ¡por supuesto que lo va a usar! Este tío fue capaz de sacrificar a toda su raza para conseguirlo, caray, es lo único razonable que pasa en esta maldita película. De eso va esta película, de que lo va a usar.

9 comentarios en «Crítica de ‘Thor: El mundo oscuro’: Gracias Loki, menos mal que viniste»

  • el 5 noviembre, 2013 a las 19:14
    Enlace permanente

    Puedes leer una crítica y estar o no de acuerdo con el autor. Puedes comentarla aportando tu opinión, para eso se habilita la publicación de comentarios. Pero de lo que no hay necesidad en absoluto es insultar al autor de ésta, y menos aún si no tienes el valor suficiente para dar la cara haciéndolo desde el anonimato.

    Respuesta
  • el 6 noviembre, 2013 a las 00:21
    Enlace permanente

    Estoy totalmente de acuerdo con la crítica … Salí de la sala pensando exactamente lo mismo que expone el autor de dicha crítica… Es mi súper héroe favorito y la película me decepciono, la inexpresividad de los actores es palpable, y eso hace que ahora mismo no tenga ningún tipo de interés en ver una tercera parte …

    Respuesta
  • el 6 noviembre, 2013 a las 12:06
    Enlace permanente

    De acuerdo con Boris. Sobre la película aún no opino que no la he visto.

    Respuesta
  • el 6 noviembre, 2013 a las 13:02
    Enlace permanente

    Javier, aprovechando que nadie nos lee… ahorratelo. Madre mía. La vi en 3D y me quité las gafas para comprobar si no me había metido en sala digital en vez de 3d. La película es ciertamente lenta, aburridilla, llena de tópicos y sin carisma. Ni siquiera hay una acción trepidante que compense. La vi el domingo, y después me vi la serie Agentes de SHIELD, y hasta me pareció maravillosa la serie.

    Respuesta
  • el 6 noviembre, 2013 a las 15:53
    Enlace permanente

    Jajaja. Vaya, con estos avisos sí que se me quitan las ganas de verla. Supongo que la veré directamente en Blu-Ray como hice con la primera.

    Respuesta
  • el 7 noviembre, 2013 a las 12:17
    Enlace permanente

    Muy de acuerdo con la crítica, aunque a mí no me convenció ni siquiera Loki, que cae en lo que inteligentemente no cayó ni en el "Thor 1" ni en "Los Vengadores": la autoparodia. El problema estriba en un guion desastroso que parece escrito por unos estudiantes de primer curso de una escuela de cine, escrito a trompicones, con un humor pueril, una espectacularidad infantiloide y unas "sorpresas" de lo más predecible…

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: